Misión comercial a Brasil por un negocio de mil millones de dólares en medicamentos

Visto: 1759

Veinticinco laboratorios argentinos viajarán a Brasil en el marco de la misión comercial organizada por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que busca instalar una cabeza de playa para las exportaciones de medicamentos hacia el vecino país que, hasta ahora, ha sido un destino esquivo para los fármacos de fabricación nacional por sus medidas proteccionistas. La delegación tiene previsto viajar el 8 de noviembre.

La industria farmacéutica de Brasil se encamina a convertirse en una de las tres principales proveedoras de genéricos del mundo, pero al mismo tiempo importa por 3.500 millones de dólares y la expectativa de las autoridades comerciales argentinas es que una tajada de aproximadamente mil millones de dólares quede para las exportaciones desde Argentina mediante un proceso de sustitución acordado con Brasilia,  que privilegie a los productores nacionales en vez de los proveedores asiáticos.

Fuentes de la Secretaria de Comercio vislumbraron que con Brasil “se abre un campo de millones de dólares para la venta de medicamentos” y aseguraron que “en una primera etapa, de acuerdo con las negociaciones avanzadas, comenzaríamos con los medicamentos de venta libre”.

Por eso la delegación argentina incluirá a la multinacional Bayer y los nacionales Bagó, Omicron, Raffo y  Gezzi,  entre los exponentes más fuertes del mercado de venta libre  en el país.

La delegación también incluirá a Roemmers, Gardor, Elea y Cassara, entre otros laboratorios invitados que reflejarán la presencia en Brasil de las dos cámaras que agrupan a los laboratorios nacionales (CILFA y Cooperala) y el intento de ingresar al competitivo mercado brasileño de medicamentos de alto valor agregado.

Sin duda, es una misión difícil de la que Moreno promete resultados positivos, en momentos en que laboratorios brasileños comienzan el desembarco en Argentina en su afán de expansión en la región y al compás de su crecimiento en el mercado de los genéricos.

Por lo menos tres empresas farmacéuticas del vecino país anduvieron solicitando cotizaciones por  laboratorios medianos de Argentina, revelaron directivos del sector. Uno de ellos es el poderoso Eurofarma que ya ingreso al país con la compra del laboratorio nacional Quesada Farmacéutica y que también tiene previsto instalarse en México a partir de 2013.

Los empresarios farmacéuticos argentinos que viajarán con Moreno mantendrán rondas de negocios con sus pares brasileños, en donde participará también la agencia de vigilancia sanitaria brasileña Anvisa, que ha funcionado como telón de acero para los laboratorios nacionales. Las multinacionales, con filiales en ambos países, no han tenido problemas con barreras pararancelarias.

“El problema radicaba en que mientras los documentos del organismo certificador brasileño eran reconocidos en la Argentina, Anvisa de Brasil no hacía lo propio con la Anmat de Argentina, porque nunca lo pidió nuestro país”, aseguraron las fuentes de la Secretaría de Comercio, que esta vez aseguran que hay un camino empedrado.

“Ahora Anvisa promete aceptar los certificados expedidos por la Anmat para que los productos nacionales” entren a Brasil, aseguran los funcionarios de Comercio que organizaron la expedición al país vecino.

El interrogante que se develará en Brasil  es si además de la homologación de certificados expedidos por la Anmat, a los laboratorios argentinos se les exigirá los exámenes de bioequivalencia y costo/beneficio que aplican los brasileños a los nuevos productos. La burocracia de Anvisa promete ser más permeable, aunque siempre rigurosa.

Igualmente la competencia para los laboratorios nacionales será  una tarea homérica, pues el mercado farmaceútico de Brasil equivale a 6 o 7 veces el mercado argentino y algunos de sus laboratorios como Teuto a Aché poseen plantas industriales gigantescas dotadas de moderna tecnología y líneas de producción de hasta 150 metros de largo.

Otro dato comparativo que indica la correlación de fuerzas: En Argentina, un laboratorio de primera línea requiere alrededor de 270 visitadores médicos para abarcar el país. En brasil el promedio es de 1800 agentes de propaganda médica por empresa.