SPINRAZA, APROBADO POR LA ANMAT, CUESTA EN ARGENTINA MÁS CARO QUE EN REINO UNIDO Y CANADÁ

Visto: 5718

El medicamento Spinraza, para la atrofia muscular espinal, recientemente aprobado por la ANMAT, en Argentina se vende más caro que en Reino Unido y Canadá, y hasta ahora el tratamiento fue impuesto a las obras sociales y el Estado mediante demandas judiciales.

Spinraza ingresaba hasta ahora al país amparado en la categoría de medicamento para “uso compansivo” y solo mediante la judicialización del tratamiento que tiene un costo total que oscila en 750 mil dólares, decenas de pacientes accedieron al medicamento.

Mucho antes de ser autorizado en marzo pasado por la ANMAT, el laboratorio estadounidense Biogen acordó el 26 de julio de 2017 con la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) venderlo a 89.600 euros por vial. Hasta entonces lo facturaba a 125 mil dólares, el mismo precio que en Estados Unidos.

Un informe preparado por el economista de la salud Federico Tobar, indica que el mismo medicamento cuesta en Reino Unido 75 mil libras esterlinas, equivalente a 87 mil euros o 98.835 dólares.

En Bélgica Spinraza también cuesta más barato que en Argentina pues su cotización es de 85 mil euros o 99.450 dólares. En Grecia, una economía más parecida a la de Argentina, fue autorizado a 85.431 euros o 99.980,20 dólares.

En Canadá, Spinraza tiene un costo de 91.260 dólares. En Argentina, conversión mediante (cotización oficial) su precio equivale a 101.115,72 dólares.

En los países en los que Spinraza se vende al mayor precio son Alemania en 128, 592,61 dólares, en Rusia en 127.562,70 dólares y Estados Unidos en 125.000 dólares.

En Argentina, la SSS negocia con Biogen el precio de venta futuro a partir de la autorización de la ANMAT. El objetivo es que el laboratorio estadounidense lo facture en Argentina “en un valor equivalente al menor precio internacional”.  O sea, el valor de mercado de Canadá.

Spinraza o Nusinersen, fue considerado “demasiado caro” para su uso en el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés National Health Service) de Reino Unido, incluso después de que la farmacéutica estadounidense ofreciese un descuento.

El Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención (NICE, por sus siglas en inglés National Institute for Health and Care Excellence), el organismo supervisor de los costes de la atención médica británica, afirmó en agosto pasado que aún con descuento “no puede recomendarlo como un tratamiento rentable”.

“Incluso con el descuento confidencial propuesto, el coste de Spinraza es demasiado alto para que se considere de uso rentable en el Servicio Nacional de Salud”, informaron voceros de NICE a la agencia de noticias Reuters.

En Argentina, la aprobación de Spinraza es “una buena mala noticia”, sintetizó Hugo Juri, rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), cuya obra social universitaria DASPU está obligada por la justicia a pagar este tratamiento para uno de sus afiliados.

La justicia de Córdoba también condenó al sindicato de periodistas de esa provincia, CISPREN, a pagar un tratamiento con Spinraza, pero hasta una suma de dinero equivalente al superávit de su obra social durante el último ejercicio, alrededor de 100 mil pesos. El resto fue adosado a la provincia y eventualmente al ex Ministerio de Salud de la Nación.

Entonces, para Hugo Juri, la “buena noticia” es la aprobación de un medicamento que mejorará la calidad de vida de los niños y adolescentes que sufren esta enfermedad invalidante.

La “mala noticia” es que su alto costo “puede generar daños graves en los sistemas sanitarios del país”, incluida la obra social universitaria DASPU que atendiendo un tratamiento con Spinraza quizás no pueda atender las necesidades de otros cientos de afiliados, demandantes de tratamientos menos onerosos pero igualmente de urgentes y necesarios.

La Cámara Federal de Paraná confirmó recientemente que la Obra Social de Petroleros (OSPE), debe financiar el tratamiento con Spinraza a la hija de un afiliado.

La causa se inició por la presentación de los padres de una menor contra la obra social OSPE, a fin de que se le otorgue el tratamiento indicado por su médica tratante consistente en dosis con Nusinersen (Spinraza) 12 MG/5 ml día 0, que se repite a los 14 días, 30 días y 60 días y a partir de allí 12 MG/5 cada 4 meses por tiempo indeterminado.

Otro interrogante surgió durante el reciente seminario organizado por la Fundación Sanatorio Güemes y la OISS, pues algunos de los profesionales disertantes, se preguntaron en tono confidencial si Spinraza ha sido suficientemente probado en el mundo como para justificar su precio exorbitante, pues hubo algunas señales de advertencia recientes.

La agencia sanitaria europea EMA y el laboratorio Biogen de España admitieron cinco casos de hidrocefalia asociados al medicamento Spinraza para la atrofia muscular espinal durante el año pasado.

Sergio Teixeira, director general de Biogen en España y Portugal admitió que fueron cinco los casos notificados de hidrocefalia y en uno de ellos una niña de cuatro meses sufrió de un aumento del tamaño de la cabeza y letargo luego de recibir tres dosis de Spinraza.

También un bebe de cinco meses presentó macrocefalia después de recibir cuatro dosis del medicamento.

Otro niño de seis meses mostró signos de aumento de la presión intracraneal y un tercero de tres años evidenció también hidrocefalia tras recibir dos dosis de Spinraza.

La quinta afectada fue una adulta con atrofia muscula espinal que después de recibir varias dosis del medicamento sufrió la misma hidrocefalia.

Biogen de España recomendó a los médicos que informen a los pacientes y familiares sobre los riesgos que el medicamento ofrece y presten especial atención a los síntomas más característicos del cuadro clínico: vómitos, cefaleas permanentes y aumento del perímetro craneal.