LEGISLADORES PORTEÑOS QUIEREN PROHIBIR LA PUBLICIDAD DE MEDICAMENTOS

Visto: 763

Los legisladores Leandro Santoro y Victoria Montenegro de Unidad Ciudadana presentaron un proyecto en la Comisión de la Salud de la Legislatura de la CABA, que propone prohibir las publicidades de medicamentos de venta libre “a fin de evitar y prevenir la automedicación”.

El proyecto prohíbe todo tipo de publicidad en medios audiovisuales de la ciudad y también el patrocinio o financiación de actividades culturales, deportivas o educativas con libre acceso, por parte de empresas o personas “cuya actividad principal o más reconocida sea la fabricación, distribución o promoción de medicamentos”.

De  aprobarse el proyecto, no podría repetirse la promoción de Bayer durante la Maratón Internacional de Buenos Aires de octubre de 2013, cuando distribuyó entre la concurrencia muestras de Actron 400 mg, tal como denunció el colegio de farmacéuticos de la ciudad, COFyBCF,  ante la ANMAT.

En caso de no cumplir con la ley, los infractores deberán abonar una multa que oscilará entre 42.800 y 256.800 pesos.

El proyecto propone además que el Gobierno de la Ciudad deberá desarrollar campañas informativas acerca de las consecuencias negativas para la salud de las personas de la automedicación.

En los fundamentos de la medida, Santoro y Montenegro explicaron que “la utilización por voluntad propia de medicamentos conocidos o prescritos por un médico supone un acto sanitario que puede ocasionar perjuicios al paciente que los ingiere”.

Los legisladores consideraron sobre los medicamentos de venta libre que “las personas los consumen por recomendación de amigos o familiares, pero también, en gran medida, por la publicidad que aparece en los medios de comunicación”.

“Se calcula que en Argentina se producen unas 100 mil internaciones al año por esta tendencia a tomar fármacos sin el aval de un médico. Año tras año, las cifras de este problema se incrementan. Sólo durante 2013 en nuestro país se vendieron alrededor de 200 millones de unidades de venta libre en blísters, cajas y frascos”, fundamentaron.

El proyecto recordó que una encuesta reciente de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) arrojó como conclusión que el 82% de los consultados dijeron que tomaban medicamentos de venta libre y que, además, lo hacían sin conocer los efectos adversos que pueden causar si se los toma al mismo tiempo que otros medicamentos”.

Además, el 54% afirmó que lleva medicamentos en la cartera, el maletín o los bolsillos. La mayoría dijo consumir medicamentos por recomendación de un familiar o algún amigo”, agregaron.

Así también “estudios realizados por la Cátedra de Toxicología de la UBA destacan que el impacto de la publicidad de los medicamentos en la conducta de los consumidores  resulta muy nocivo para la salud de la población”.

“La publicidad de medicamentos sin control trae aparejados graves trastornos en la salud de quienes los consumen de manera habitual”, subrayaron.

Los legisladores recordaron que el proyecto original había sido presentado por la legisladora María Magdalena Tiesso del FpV y con mandato cumplido.

El proyecto es el siguiente:

Artículo 1°.- Queda prohibida en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires toda publicidad de medicamentos, ya sean de venta libre o de venta bajo receta, a través de anuncios en la vía pública, en el interior de estadios y otros ámbitos en los que se realicen actividades deportivas y culturales en forma masiva.

Art. 2°.- Queda prohibida la transmisión de publicidad de medicamentos, ya sean de venta libre o de venta bajo receta, en los medios de comunicación audiovisual oficiales de la Ciudad de Buenos Aires.

Art. 3°.- Queda prohibido todo tipo de patrocinio o financiación de actividades culturales, deportivas o educativas con libre acceso, por parte de empresas o personas cuya actividad principal o más reconocida sea la fabricación, distribución o promoción de medicamentos.

Art. 4°.- La violación a la normativa establecida en la presente ley es reprimida con multa de 2000 a 12.000 unidades fijas, según el artículo 19 de la Ley 451, y la clausura de los locales donde se verifique la infracción.

Art. 5°.- El Poder Ejecutivo debe desarrollar campañas informativas acerca de las consecuencias negativas para la salud de las personas de la automedicación.

Art. 6°.- La publicidad existente deberá retirarse en un plazo de 60 días corridos desde la entrada en vigencia, de la presente Ley.

Art. 7°.- Comuníquese, etc.

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

            La automedicación, definida como "el consumo de medicamentos, hierbas y remedios caseros por propia iniciativa o por consejo de otra persona, sin consultar al médico", constituye un hecho cotidiano y habitual en la mayoría de los hogares porteños. La utilización por voluntad propia de medicamentos conocidos o prescritos anteriormente por un médico supone un acto sanitario que puede ocasionar perjuicios al paciente que los ingiere. Las personas los consumen por recomendación de amigos o familiares, pero también, en gran medida, por la publicidad que aparece en los medios de comunicación.

            Se calcula que en Argentina se producen unas 100 mil internaciones al año por esta tendencia a tomar fármacos sin el aval de un médico. Año tras año, las cifras de este problema se incrementan. Sólo durante 2013 en nuestro país se vendieron alrededor de 200 millones de unidades de venta libre en blísters, cajas y frascos. Según una encuesta realizada por la Confederación Farmacéutica Argentina, el 82% de los consultados dijeron que tomaban medicamentos de venta libre y que, además, lo hacían sin conocer los efectos adversos que pueden causar si se los toma al mismo tiempo que otros medicamentos. Además, el 54% afirmó que lleva medicamentos en la cartera, el maletín o los bolsillos. La mayoría dijo consumir medicamentos por recomendación de un familiar o algún amigo.

            El consumo de paracetamol, ibuprofeno, aspirinas e incluso viagra, es una epidemia silenciosa cuyas consecuencias suelen hacerse visibles cuando ya es muy tarde. Según estudios, alrededor de un 13% de todas las enfermedades de riñón que conducen a “diálisis o trasplante en nuestro medio se debe al uso crónico de analgésicos, casi siempre en el marco de la automedicación”.

            La publicidad fomenta el uso de medicamentos sin supervisión médica. Estudios realizados por la Cátedra de Toxicología de la UBA destacan que el impacto de la publicidad de los medicamentos en la conducta de los consumidores  resulta muy nocivo para la salud de la población. La publicidad de medicamentos sin control trae aparejados graves trastornos en la salud de quienes los consumen de manera habitual.

            La proliferación de mensajes publicitarios aconsejando medicamentos de beneficio dudoso o exagerado con el único propósito de fomentar su consumo es una parte fundamental de este problema ya que contribuye a aumentar la automedicación irresponsable y fomenta el uso descontrolado de fármacos. De esta manera, además, los medicamentos van perdiendo su lugar de bien social y esencial para la salud y se convierten en un mero bien de consumo.

            Por ello, pensando a la Ley como herramienta de lucha contra los problemas de la sociedad, creemos fundamental en este caso regular la publicidad de medicamentos en la Ciudad en un sentido restrictivo y prohibitivo.

            Por lo expuesto, solicito que se apruebe el presente proyecto, que ya ha sido presentado previamente por la Legisladora María Magdalena Tiesso, mandato cumplido,  y que creemos que es necesario para esta Ciudad.