HUMO BLANCO EN LA OMS: APRUEBA RESOLUCIÓN SOBRE TRANSPARENCIA DE PRECIOS, PERO CON LIMITACIONES

Visto: 542

Al final hubo “humo blanco” en la 72 Asamblea Mundial de la OMS al aprobarse una resolución impulsada por Italia y otros 19 países que reclama una mayor divulgación pública de los precios de los medicamentos y de los costos de las inversiones en I+D. Ningún país latinoamericano copatrocinó la iniciativa, aunque finalmente Brasil y Ecuador sumaron a favor.

El texto final de la resolución fue motivo de fatigosas negociaciones hasta el último minuto y para conseguir su aprobación fue “suavizado” por presión de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, entre otros miembros de la organización.

La resolución negociada durante más de una semana encontró un punto de equilibrio en el texto redactado contra reloj por treinta delegaciones entre las que figuraron Italia, España, Brasil, Noruega, Suecia, Suiza, Tailandia, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos. O sea, por representantes de los dos bandos hasta entonces en pugna.

Finalmente, el acuerdo cristalizó cuando la delegación de Alemania abandonó la sede de la OMS para encerrarse en su hotel y desistiendo de su tenaz oposición, aún más intransigente que la de Estados Unidos.

Las fuentes de la OMS dijeron a Health Policy Watch que también fue un punto de inflexión que agrietó al bloque opositor cuando Francia cambió de posición para respaldar una referencia a los costos de los ensayos clínicos, rompiendo filas con el poderoso triángulo de Alemania, Estados Unidos y Reino Unido.

Estos tres países fueron los más reacios a aceptar cualquier resolución que interfiriera con “el dominio privado de las compañías farmacéuticas” sobre sus inversiones en I+D.

La resolución propone “mejorar la transparencia de los mercados de medicamentos, vacunas y otros productos relacionados con la salud y otras tecnologías".

La propuesta fue introducida en la OMS por Italia en febrero pasado y consiguió el copatrocinio de 19 países a medida en que fueron avanzando los debates.

Entre los copatrocinadores formales de la resolución que acompañaron a Italia desde el principio figuran Andorra, Grecia, Luxemburgo, Portugal, la Federación Rusa, Serbia, Eslovenia y España de la Región Europea; Egipto de la Región del Mediterráneo Oriental; India y Sri Lanka de la región del sudeste asiático; Malasia de la Región del Pacífico Occidental, y Suazilandia, Kenia, Sudáfrica y Uganda de la Región de África.

Noruega, los Países Bajos, Brasil, Ecuador, Tailandia, Corea del Sur y Malta, sin ser copatrocinadores, finalmente expresaron su apoyo a la resolución de transparencia durante la discusión punto por punto y a puertas cerradas del borrador.

Curiosamente Suiza, la “casa matriz” de muchas multinacionales y en principio integrante del bloque opositor, finalmente también aceptó la iniciativa de transparencia.

Las resoluciones de la OMS generalmente se aprueban por consenso, y los delegados rara vez recurren a una votación.

El objetivo de la resolución finalmente consensuada es desenredar la red de secretos que se construye en torno a los mercados farmacéuticos, desde el costo de la investigación y el desarrollo, incluidos los ensayos clínicos, hasta los precios negociados por los países y la cantidad de fondos públicos que se proporcionan en las diferentes etapas de la cadena de valor.

La oposición a la resolución se centró en sus principios más básicos: la transparencia de los precios en los mercados de medicamentos y una mayor divulgación pública de los costos de investigación y desarrollo que a menudo se utilizan para justificar los altos precios pagados por los servicios nacionales de salud y los consumidores.

El primer avance se produjo cuando los delegados llegaron a un acuerdo sobre el texto final con respecto al mayor intercambio de información por parte de los estados miembros sobre los precios netos de los medicamentos, las vacunas y otros productos relacionados con la salud. vendido en los mercados mundiales.

Luego continuó el debate sobre la cláusula centrada en una mayor transparencia para los costos de I + D.

Esta cláusula, en el apartado 1.2 insta a los estados miembros a "apoyar la difusión y el aumento de la disponibilidad y el acceso a la información sobre ... los resultados [y los costos, cuando estén disponibles] de ensayos clínicos en sujetos humanos, independientemente de los resultados ..."  Los paréntesis reflejan el desacuerdo entre los delegados sobre la referencia "costo".

El texto de compromiso final se refiere a “alguna forma de divulgación voluntaria de costos para I + D”, explicaron los voceros de la OMS.

Coincidentemente con la resolución, una declaración de la OMS señaló que “la asequibilidad de los medicamentos ha sido durante mucho tiempo una preocupación para los países en desarrollo, pero hoy en día también es global. Cada año, 100 millones de personas caen en la pobreza porque tienen que pagar los medicamentos de su bolsillo. Las autoridades sanitarias de los países de altos ingresos están cada vez más obligadas a racionar medicamentos para el cáncer, la hepatitis C y las enfermedades raras”.

El problema se extiende a los medicamentos más antiguos cuyas patentes han caducado, como la insulina para la diabetes”, resaltó la OMS.

A medida que continuaba el debate sobre la resolución de transparencia, los países expresaron un amplio apoyo al borrador de la hoja de ruta de la OMS para el acceso a medicamentos, vacunas y otros productos de salud, revisado en el Comité A de la Asamblea Mundial de la OMS.

La hoja de ruta propone un plan de cinco años (2019-2023) de acción centrada en dos áreas estratégicas: mayor acceso a productos de salud y más garantía de calidad.

En términos de acceso, la hoja de ruta establece medidas para que la OMS apoye la investigación y el desarrollo centrados en la salud pública, la gestión de la propiedad intelectual, la gestión de las compras y la cadena de suministro, el uso racional de los medicamentos y la "selección basada en evidencia y precios justos y asequibles".

"El acceso es una preocupación mundial, dados los altos precios de los nuevos productos farmacéuticos y los mercados rápidamente cambiantes para productos de salud que ejercen una presión cada vez mayor sobre la capacidad de todos los sistemas de salud para proporcionar un acceso completo y asequible a la atención médica de calidad", señaló la hoja de ruta de la OMS.

El Grupo Africano de Estados miembros de la OMS y la Unión Europea difundieron una declaración conjunta reivindicando “el uso de las flexibilidades permitidas por el Acuerdo de la Organización Mundial del Comercio sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) y el fortalecimiento de las capacidades regulatorias en los países”.

La declaración del grupo africano más la UE que sumados representan a 89 de los 194 estados miembros de la OMS, destacó “la necesidad de un uso más amplio de medicamentos genéricos y biosimilares, y de promover la investigación y el desarrollo más en sintonía con las necesidades de salud pública”.

Las organizaciones de la sociedad civil acompañaron la resolución sobre transparencia de precios y la reivindicación de los países africanos y la UE sobre las flexibilidades aceptadas por OMC en materia de propiedad intelectual, que como era de esperar levantaron advertencias por parte de la federación internacional de la industria farmacéutica.

Gaëlle Krikorian, de Médicos Sin Fronteras, calificó la resolución como un "buen primer paso", pero afirmó que debía ir más lejos para obligar a las farmacéuticas a informar más.

"La transparencia no es una meta en sí misma", comentó Health Action International, "sino un medio para lograr un fin, y puede ser un multiplicador de los esfuerzos del gobierno para mejorar el acceso universal a los medicamentos en áreas como la evaluación de tecnología de la salud y las decisiones de fijación de precios, mecanismos de compras y reembolso”.

La iniciativa Drogas para Enfermedades Desatendidas (DNDi), que trabaja con socios del sector privado, opinó que "la transparencia en los costos de I + D es un elemento central de la política de DNDi”.

"Ponemos tanta información en el dominio público como es posible, incluidos todos los datos de ensayos clínicos, nuestros costos reales de I + D y los flujos de financiamiento relacionados, incluidas las contribuciones en especie de nuestros socios cuando las proporcionan", remarcó DNDi.

Knowledge Ecology International (KEI), con sede en Washington, que encabezó la presión de las organizaciones civiles por la transparencia, pidió a los gobiernos que informen más detalladamente y con regularidad sobre los costos de I + D y de los gastos en los ensayos clínicos de los medicamentos que se realizan en sus respectivos países.

KEI vislumbró que “si no se aborda los costos de I&D, todo el argumento en contra del alto precio se convierte en una narrativa sin evidencia".

Sin embargo, un representante de la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones de Productos Farmacéuticos (IFMPA) advirtió a los países que "consideren cuidadosamente los riesgos potenciales para los pacientes, particularmente en los países menos desarrollados, de compartir los resultados de las negociaciones de precios confidenciales entre países".

Dicho intercambio de información podría en realidad aumentar los precios en los países menos desarrollados que ahora obtienen descuentos especiales, si los países desarrollados vieran lo que están pagando y luego exijan una mayor paridad de precios, ha alertado IFPMA.

En referencia a los informes sobre costos de I + D, IFPMA opinó que los precios de los medicamentos “deberían reflejar el valor terapéutico de los medicamentos y el resultado positivo”.