LOS LABORATORIOS RECLAMAN UNA PESADA HERENCIA DE 15.000 MILLONES DE PESOS

Visto: 442

Los laboratorios farmacéuticos recibirán también una pesada herencia: entre PAMI, IOMA y las obras sociales de Mendoza y Córdoba acumulan una deuda superior a los 15 mil millones de pesos que en algunos casos se cancelará en veinte meses y en otros, como la obra social bonaerense, aparece en default y sin perspectivas de que la actual gestión se proponga negociar antes de vaciar los escritorios.

PAMI ya había acordado en agosto pasado cancelar una deuda de 3.458 millones de pesos (74.2 millones de dólares al momento de la firma) en 20 cuotas mensuales actualizadas por la tasa Badlar con las cámaras farmacéuticas del sector.

La deuda se remontaba a octubre de 2018 y correspondía al anterior convenio entre PAMI y los laboratorios farmacéuticos.

PAMI comenzó a pagar las cuotas comprometidas en agosto y no hay temores de default ni que tampoco las futuras autoridades desconozcan el acuerdo.

Diferente es la situación de la obra social IOMA de la provincia de Buenos Aires que adeuda alrededor de 2 mil millones de pesos en medicamentos oncológicos y no hay plan de pago ni señales.

La deuda del IOMA aparece como “la pesada herencia” que recibirá el futuro gobernador Axel Kicillof y, mientras tanto, los laboratorios medianos y pequeños proveedores de la obra social bonaerense vislumbran una delicada situación porque si la próxima gestión decide patear para adelante la acreencia, se los colocará al borde de la quiebra.

Los intentos de las cámaras empresarias de transmitir su preocupación a la gobernadora María Eugenia Vidal fracasaron y solo fueron atendidos por el presidente de IOMA, Pablo Di Liscia, que los despacho con promesas vacuas.

La conducción de IOMA no solo no puede responder a los laboratorios por la deuda acumulada, sino que además vive al borde de la suspensión de las prestaciones de los farmacéuticos bonaerenses.

Por ejemplo, en los días previos a las elecciones, el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires le reclamó al IOMA una deuda de 400 millones de pesos con la amenaza de suspender la atención a los afiliados de la obra social de los empleados públicos bonaerenses, si no se cancelaba en un lapso breve.

La Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP) de Mendoza tampoco abona la provisión de medicamentos oncológicos desde hace ocho meses y no es la primera vez que cae en una aguda morosidad.

Ya en abril de 2016 había acumulado una deuda de 207 millones de pesos con los laboratorios que puso en peligro la atención de 2.430 afiliados con tratamientos oncológicos, discapacidad, trasplantados, con fibrosis quística y esclerosis múltiple, entre otras patologías.

También hay una deuda (no precisada) de la obra social cordobesa APROSS que está siendo cancelada en término con los laboratorios proveedores.

APROSS, obra social de los empleados públicos cordobeses, en realidad viene superando atrasos en el pago de las prestaciones que comenzaron en 2011 a causa de la estrechez financiera.