LABORISTAS PROPONEN LIMITAR LAS PATENTES Y LOS FRANCESES PIDEN TRANSPARENCIA

Visto: 548

El Partido Laborista presentó su programa electoral "Medicines-For-The-Many " (Medicamentos para muchos) que propone limitar las patentes medicinales mediante las licencias obligatorias, mientras que personalidades francesas pidieron al gobierno de su país transparencia en el precio de los medicamentos y revisar, también, el monopolio de las patentes.

El programa sanitario de los laboristas para las próximas elecciones del Reino Unido del 12 de diciembre tiene 52 páginas e incluye referencias al uso de licencias obligatorias para garantizar “el acceso y la asequibilidad a los medicamentos” de los ciudadanos británicos.

Los laboristas británicos proponen que los derechos de propiedad intelectual sean “evitados o compartidos a través de licencias abiertas o con la participación en pools de patentes.

El documento tiene una mirada ambiciosa pues de llegar al gobierno los laboristas prometen traspasar las fronteras en materia de patentes farmacéutica para “garantizar un precio justo para el resto del mundo”.

Para ello, quieren imponer condiciones para  los medicamentos financiados con fondos públicos que le permitan licenciar a un tercer país para producir genéricos asequibles, si el precio se convierte en una barrera de acceso.

También incluye la propuesta de la “fabricación en el sector público de productos genéricos o biosimilares” y la desvinculación del precio de los  medicamentos de la inversión en I+D.

“En el modelo actual, la innovación en salud se ve recompensada por la promesa y el incentivo de las ganancias basadas en el monopolio, lo que lleva a medicamentos caros que a menudo no satisfacen las necesidades de salud pública”, criticó el documento de los laboristas.

El partido liderado por Jeremy Corbyn propone el modelo conocido en la industria farmacéutica como De-linkage, que es un modelo de innovación basado en la premisa de que los costos y riesgos asociados con la I + D deben ser recompensados, pero que los incentivos para la I + D pueden proporcionarse por medios distintos de los rendimientos financieros de los altos precios de los medicamentos durante el período de protección de la patente.

El modelo De-linkage de los laboristas apoya la innovación mediante subsidios estatales al comienzo de la investigación cuando el riesgo es mayor y se recompensa con premios el ingreso al mercado con precios asequibles y con evidencias terapéuticas superadoras a los productos similares ya existentes.

“Al reemplazar los incentivos del mercado, podemos garantizar que se prioricen las necesidades urgentes de salud pública, especialmente aquellas que actualmente se ignoran, como las que afectan a las poblaciones más pobres o representan mercados de bajo crecimiento, como los nuevos antibióticos. Además, un porcentaje mucho mayor de inversión en productos farmacéuticos irá directamente a I + D”, analiza el documento de los laboristas.

“El elemento crucial es que los nuevos incentivos reemplazan el elemento de exclusividad de mercado de una patente o cualquier otra exclusividad”,  compararon los laboristas al presentar el capítulo de salud de su programa electoral.

Un primer paso en esta dirección sería un estudio de factibilidad  para probar el impacto de la introducción de períodos de exclusividad más cortos para los monopolios de drogas como una forma de transición a un modelo desvinculado, vislumbran los laboristas, de volver al gobierno después de las elecciones del 12D.

Varios grupos trabajaron con el Partido Laborista e influyeron en el contenido de la propuesta, incluidos en particular las ONGs del Reino Unido Just Treatment, Global Justice Now, STOPAIDS y las asociaciones de pacientes de base que trabajan en el acceso a medicamentos para el cáncer, la fibrosis quística y hepatitis, así como académicos como Ellen't Hoen y Mariana Mazzucato, y la OnG global KEI Ecology.

El líder del partido Jeremy Corbyn además, propone desarrollar una iniciativa para mejorar la transparencia del mercado farmacéutico de medicamentos y otros productos sanitarios, adoptando  la resolución de transparencia acordada en la 72ª Asamblea Mundial de la Salud, que la delegación de su país no acompañó.

Pero es en el medio plazo donde los laboristas lanzan las propuestas más polémicas. “De este modo -dice el documento- para garantizar un retorno de la inversión pública, se deben introducir condiciones de interés público más estrictas en los contratos de financiación del gobierno”.

Para ello, establece la puesta en marcha de una “estrategia de acceso” que identifique las barreras y cómo mitigarlas o superarlas, “que incluye referencias al uso de licencias obligatorias”.

Por ejemplo, el documento apunta a la necesidad de establecer “un precio objetivo y máximo que sea asequible para los pacientes”.

También incluye la necesidad de que las compañías farmacéuticas reinviertan una parte de sus ganancias en actividades económicas productivas o en un fondo público de innovación.

Los laboristas consideran que el estado debería recibir rendimientos financieros, sobre todo en las innovaciones más exitosas en las que la financiación pública haya desempeñado un papel importante. Estos “royalties”, señala el documento, se pueden utilizar para financiar la innovación futura.

Además, quiere apoyar y promover los esfuerzos internacionales para garantiza una mayor transparencia en los precios, los gastos de I+D y los ensayos clínicos, a través de foros internacionales como la Asamblea Mundial de la Salud, en colaboración con gobiernos progresistas de Europa y otros países del sur.

Del otro del Canal de la Mancha, una coalición de 58 organizaciones y personalidades francesas, incluidos médicos, economistas, actores y escritores, emitieron una carta abierta al gobierno de su país pidiendo mayor transparencia en el precio de los medicamentos comprados por el sistema nacional de salud y revisar, si es necesario, el monopolio de las patentes.

El pedido estuvo dirigido al Primer Ministro, Edouard Philippe, y a la ministra de Salud, Agnes Buzyn,  que se negaron a estudiar el reclamo, pero queda la expectativa que el Senado responda a la demanda cuando dentro de pocos días debata el Presupuesto de la Seguridad Social francés.

Los firmantes, precisamente, reclaman una “mayor transparencia en la selección y fijación de precios de los medicamentos comprados para el Sistema Nacional de Salud para 2020”.

Las enmiendas en los precios de los medicamentos fueron bloqueadas previamente por el Ministerio de Salud en el proyecto de Presupuesto presentado a la Asamblea Nacional a fines de octubre.

"La revisión negativa del gobierno de estas enmiendas es incomprensible y políticamente insostenible", afirmaron los firmantes  entre los que resaltaron varios académicos franceses, el compositor  Bertrand Burgalat; el escritor Edouard Louis; el economista Thomas Piketty, el antropólogo Didier Fassin; el sociólogo Arthur Vuattoux de Université Paris 13, Christophe Prudhomme en representación de varias asociaciones médicas,  Françoise Sivignon, presidenta de Médicos del Mundo y el miembro de la Academia de Medicina, Alfred Spira.

Entre las ONGs adhirieron el Observatoire de la transparence dans les politiques du médicament (OTMeds), la. ONG Santé diabète, R.E.S.I.S.T. (Réseau d'Entraide Soutien et Information sur la Stérilisation Tubaire), la UAEM-France (Universities Allied for Essential Medicine), la U.P.G.C.S (Union pour la Prévention et la Gestion des Crises Sanitaires) y la central sindical CGT Sanofi.

“Pedimos transparencia en el sector de las drogas, de trazabilidad, para evitar nuevos escándalos de salud... El gobierno elige la opacidad y una vez más se esconde detrás de falsas promesas”, cuestionaron los firmantes de la petición.

Los firmantes le recordaron al gobierno francés que votó a favor de la histórica resolución de la 72 Asamblea Mundial de la Salud sobre la transparencia de precios de los medicamentos y en consecuencia su negativa resulta una incoherencia.

También le recordaron al Primer Ministro que Malta e Italia, a la cabeza de diez países del denominado Grupo de Valleta, han puesto en marcha un mecanismo de consultas e intercambio de información para transparentar los precios y evitar los abusos de mercado.

Las enmiendas propuestas por los firmantes impondría  la publicación sistemática de datos sobre los precios pagados por el sistema de salud pública para la compra de medicamentos a granel e información sobre las patentes medicinales.

Además, el proyecto de ser aprobado en el Senado “le daría al gobierno más margen para usar la amenaza de extender licencias obligatorias para producir versiones genéricas de medicamentos patentados”,  sostuvo Pauline Londeix del Observatorio de  Transparencia  en las Políticas de Medicamentos (OTM) de Francia. Observatoire Transparence Médicaments‏ @OTMeds

Las enmiendas fueron propuestas por OTM y presentadas por diputados del partido de izquierda "La France Insoumise" en la Asamblea Nacional hace dos semanas, pero fueron rechazadas en la primera lectura del proyecto de ley por el Ministro de Salud.

Todos estamos a favor, por supuesto, de una revisión muy regular del precio de los medicamentos. Este es un objetivo que compartimos. Pero me parece que el método propuesto para alcanzarlo no se corresponde con la realidad de los hechos ",  rebatió la ministra Buzyn.

Existe "una posibilidad" de que las enmiendas de transparencia sean aceptadas en el Senado, antes de que el proyecto de ley sea devuelto a la Asamblea Nacional para una segunda y última revisión antes de su sanción por parte de ese cuerpo legislativo, explicó Londeix a Health Policy Watch, atesorando la esperanza de que "esperamos que el Senado apoye las enmiendas”.

Enlace de la carta abierta sobre transparencia en las políticas de medicamentos: https://blogs.mediapart.fr/edition/transparence-dans-les-politiques-du-medicament/article/051119/lettre-ouverte-au-gouvernement-sur-la-transparence-da

Foto: globalresearch.ca