ONGS AFRICANAS RECLAMAN MÁS FLEXIBILIDAD EN PATENTES FARMACÉUTICAS

Visto: 493

Alrededor de noventa organizaciones de la sociedad civil reclamaron a la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO) que flexibilice la concesión de licencias obligatorias y aplique los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMS, para acceder a medicamentos accesibles en el continente africano.

Las ONGs también exigieron la reforma de la ARIPO (African Regional Intellectual Property Organization) que ha mostrado escasa vocación en aplicar las flexibilidades concedidas por la OMS para las patentes farmacéuticas y que es catalogada como un apéndice de la OMPI.

La ARIPO es una organización que agrupa a 19 países y su misión es aplicar el Protocolo de Harare sobre propiedad intelectual en el continente africano.

Las organizaciones de la sociedad civil en una carta abierta reclamaron a los países miembros de ARIPO que avancen en medidas “más audaces para aprovechar las flexibilidades de los ADPIC para promover el acceso a medicamentos genéricos”.

La carta fue entregada a los delegados de los países miembros durante la Reunión Ministerio de ARIPO que se realizó a fines de noviembre en Liberia. 

Las patentes emitidas por ARIPO tienen validez en  Botsuana, Eswatini, Gambia, Ghana, Kenia, Lesoto, Liberia, Malawi, Mozambique, Namibia, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue.

La carta insta a los países miembros a actualizar el protocolo Harare para incorporar más flexibilidades de los ADPIC a nivel regional para permitir que versiones genéricas de nuevos medicamentos ingresen al mercado en tiempos más breves.

Las flexibilidades de los ADPIC, que permiten a los países remediar las prácticas anticompetitivas en situaciones de necesidad de salud pública, actualmente no se están implementando en el proceso de patentes de ARIPO”, asegura la carta.

Específicamente, las flexibilidades clave de los ADPIC, como la exención de patentes de los países menos adelantados (PMA), que brinda la máxima flexibilidad para patentar productos farmacéuticos hasta 2033, no se han implementado a través del Protocolo de Harare. Trece de los diecinueve estados miembros de ARIPO están clasificados como países menos adelantados por la ONU.

Los expertos consideran que al reformar las prácticas de patentes de ARIPO podría mejorar el acceso a medicamentos genéricos más baratos y de calidad garantizada.

"La reforma de la propiedad intelectual tiene que ir de la mano con la reforma y coordinación regulatoria para eliminar dos de las principales barreras a la competencia genérica robusta en medicamentos de calidad garantizada", afirmó Brook K. Baker, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Northeastern y asesor principal de políticas de salud GAP (Global Access Project), una organización que  trabaja en varios países de la ARIPO por medicamentos accesibles para los enfermos de sida. El profesor Baker es investigador honorario en la Universidad de KwaZulu Natal en Durban, Sudáfrica.

 “Establecer altos estándares para la emisión de patentes podría permitir la producción de genéricos para más medicamentos, y contar con los mecanismos reguladores que pueden evaluar la seguridad y la eficacia de estos productos proporcionará la aprobación regulatoria necesaria para acelerar su entrada al mercado”, afirmó Baker, quien es abogado graduado de Harvard.

Esta es la segunda vez en un año que las ONGs africanas reclaman cambios en la ARIPO y que se instrumenten las flexibilidades aceptadas por la OMC para la propiedad intelectual.

Sesenta y dos grupos de la sociedad civil africana hace un año pidieron “más transparencia en la concesión de derechos de propiedad intelectual y que se utilicen las flexibilidades acordadas en la OMC, porque el abuso de las patentes farmacéuticas afecta a la salud pública del continente”.

La demanda estuvo dirigida al Consejo Administrativo de la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual reunido en noviembre de 2018 en Namibia.

En la carta de hace un año ya era evidente la preocupación de las ONGs porque ARIPO "parece basarse en gran medida o quizás incluso exclusivamente en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)" y criticaron “el exceso de confianza” en las recomendaciones del organismo.

En coincidencia con el reclamo de la sociedad civil, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Africana (UA) anunciaron recientemente un amplio Memorando de Entendimiento “para colaborar en la mejora del acceso a los medicamentos, el fortalecimiento de la preparación para epidemias y la expansión de la cobertura sanitaria universal en todo el continente africano”.

El Memorando de Entendimiento fue firmado por el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el presidente de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, durante una reunión en Ginebra a fines de noviembre.

Tedros explicó que uno de los objetivos de la colaboración es crear en Africa una agencia reguladora que garantice la seguridad y eficacia de los nuevos productos de salud propuestos para su uso, emitiendo orientación a los países de la Unión Africana con respecto a la aprobación y el uso reglamentario”.

El titular de la OMS explicó que se tomará como modelo la Agencia Europea de Medicamentos, que proporcionará orientación normativa y asesoramiento técnico.

Según un informe de la OMS de 2017, aproximadamente 1 de cada 10 productos médicos en países de bajos y medianos ingresos se fabrican o envasan de manera deficiente o falsificados. La Región de África de la OMS contribuyó con 42% de los informes de productos falsificados o de calidad inferior a este análisis.

Foto principal:  Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el Presidente de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat.