LABORATORIOS ESPERAN ANSIOSOS A LAS NUEVAS AUTORIDADES DE PAMI, MIENTRAS HEREDAN UNA DEUDA POR 10 MIL MILLONES DE PESOS

Visto: 763

Las cámaras empresarias farmacéuticas cuentan las horas que faltan para que asuman las nuevas autoridades de PAMI para golpearles las puertas. Y no solo para desearles suerte en su gestión, sino para reclamar el pago de una deuda de 10 mil millones de pesos heredada de la gestión anterior. Como siempre,  existe el temor de que la nueva conducción pida tiempo para estudiar “la herencia recibida” o recurra a artilugios legales para demorar el pago. Dinero no abunda en el PAMI ni en ningún organismo.

Los negociadores de la industria con PAMI aseguran que existe una deuda consolidada de más de 10 mil millones que Sergio Cassinotti durante los últimos meses de su gestión comprometió saldar mediante un plan de pagos escalonados que se extiende hasta 2021. 

Esa deuda por ambulatorios asciende a 6.500 millones de pesos y se le suma la deuda por el convenio de oncología firmado en noviembre de 2018 y que no se pagó este año.

Además, en las últimas semanas se sumó un atraso con las farmacias por licitaciones y ventas  de mostrador a los afiliados al PAMI.

El monto de la deuda suena astronómico, pero la incertidumbre no es por la cantidad, sino por la actitud que pueden adoptar las nuevas autoridades. La experiencia indica que el funcionario que llega a la intervención de PAMI pide revisar las deudas, los compromisos heredados y hasta que termina de revolver los cajones, pasa un tiempo.

“Apenas asuman las nuevas autoridades vamos a pedir una audiencia, pero por ahora no hay novedades”, señalaron voceros empresarios.

Los empresarios del sector también quieren conocer de las nuevas autoridades si en marzo renegociarán el convenio PAMI por laboratorios como introdujo Cassinotti o se volverá a la práctica de negociaciones por cámaras empresarias. Juntas como en el pasado, o por separado durante los últimos años del gobierno de Cristina Fernández y que fue el sistema clausurado en 2018.

La buena noticia (a medias) es que la conducción de la obra social bonaerense IOMA comprometió un plan de pago por una deuda de 2.700 millones de pesos. Claro, la mayor parte de la acreencia queda para la gestión entrante.

A diferencia de PAMI que aún con sus atrasos terminó erguido, IOMA será una pesada herencia para el gobernador Axel Kicillof. A la deuda con los laboratorios, se le suman los habituales atrasos con los médicos y otros prestadores y últimamente no pudo garantizar la entrega normal de medicamentos oncológicos.

El panorama para la industria farmacéutica terminó en negativo tal como venía aconteciendo. El Índice de producción industrial manufacturero del sector cayó 1,7 por ciento interanual entre enero y octubre, informó el INDEC.

La caída de la actividad industrial del sector farmacéutico no fue el peor de todos, por otra parte. La producción de productos químicos básicos descendió 18 por ciento en igual período. La de caucho y materias plásticas el 17,7 por ciento y los jabones y detergentes el 14 por ciento.

La encuesta de INDEC tampoco arrojó cambios en la percepción de los empresarios argentinos. El 43,1 por ciento de los encuestados de todos los rubros estimó que hasta enero 2020 disminuirá la demanda interna y el 41,6 por ciento que no variará. Solo el 15,3 por ciento estimó que aumentará.