LOS PRECIOS DE LA INSULINA SE CONVIERTEN EN TEMA DE CAMPAÑA DE LOS CANDIDATOS DEMÓCRATAS

Visto: 539

Los candidatos demócratas y senadores estadounidenses Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Amy Klobuchar han introducido el debate sobre el precio de los medicamentos y en especial de la insulina como uno de los temas prioritarios de su agenda electoral.

“Insulina para todos”, es la consigna de asociaciones de familiares de víctimas de diabetes que no pudieron acceder a la medicación a causa de sus precios exorbitantes y que con su movilización están consiguiendo el compromiso de los candidatos demócratas que se perfilan como favoritos después de los dos primeros caucus, para acceder a la Casa Blanca.

La senadora Warren anunció que de llegar a la presidencia reducirá el precio de los medicamentos en su primer día en el cargo y criticó a Eli Lilly -uno de los tres fabricantes de insulina de Estados Unidos- durante el primer caucus electoral en Iowa.

El senador Bernie Sanders, quien se perfila como uno de los dos favoritos entre los demócratas, participó de la denominada “caravana de la insulina” de cientos de compatriotas que viajaron hasta Canadá para comprar insulina más barata.

“Los candidatos tienen un claro y simple grito de guerra por la insulina: que es el lucro corporativo”, coincidieron analistas políticos de Washington.

Los votantes estadounidenses “se han dado cuenta de los aumentos de precios desgarradores que las compañías farmacéuticas han impuesto en las últimas décadas a medida que algunos productos de insulina se han vuelto más avanzados tecnológicamente y más efectivos”, escribió el periodista Lev Facher, corresponsal en Washington de STAT.

El sitio especializado aseguró que “una encuesta reciente mostró que permitir que el gobierno de Estados Unidos fabrique insulina es el elemento más popular de la agenda completa para las elecciones presidenciales 2020 de los candidatos progresistas.

Además, el debate por el precio de la insulina “ha creado una oportunidad para que los demócratas ataquen al presidente Trump: su secretario de salud, Alex Azar, pasó cinco años como alto ejecutivo en Eli Lilly antes de unirse a la administración”, afirmó Facher.

"El acceso a insulina asequible es un asunto de vida o muerte", dijo Maura Calsyn, directora gerente de políticas de salud del Centro para el Progreso Estadounidense.

"La insulina es uno de los ejemplos más claros de aumento de precios de los fabricantes de medicamentos, y los grupos de base han hecho un trabajo realmente fenomenal explicando por qué la insulina es un problema real", añadió.

Durante los dos primeros caucus de Iowa y New Hampshire, y en los eventos de campaña en todo el país, una creciente red de organizaciones de pacientes está presionando a los candidatos para que sean más audaces y usen la insulina como un ejemplo general de los problemas de salud de Estados Unidos. A medida que la campaña 2020 se acelera, prácticamente todos los candidatos demócratas han escuchado el clamor.

Durante el primer mitin de campaña en Waterloo, Iowa, la senadora Klobuchar presentó a Janelle Lutgen, quien condujo 92 millas para contar la historia desgarradora su hijo, Jesse, quien murió después de luchar dos años contra la diabetes Tipo 1, porque su madre no pudo pagarle la medicación.

Lutgen ha utilizado su historia para lanzar una campaña de defensa que ha empujado a los funcionarios electos que van desde candidatos presidenciales demócratas a legisladores estatales republicanos. para denunciar el racionamiento de la insulina a causa de los precios exorbitantes.

Durante meses, Lutgen y su hija de 32 años, Theresa, han pasado los fines de semana despertando al amanecer y manejando cientos de kilómetros con la singular misión de entregar viales de insulina vacíos en mano a los candidatos presidenciales.

Janelle Lutgen ha recibido un abrazo comprensivo de Joe Biden, una fotografía con Elizabeth Warren, un discurso apasionado sobre la necesidad de precios más bajos de los medicamentos por parte del empresario tecnológico Andrew Yang, y una breve interacción con Pete Buttigieg, el ex alcalde de South Bend, Indiana, que disputa el liderazgo demócrata con Sanders al término de las dos primeras elecciones primarias.

"Cuando uno se postula para presidente, no puede pasar un par de días sin hablar con alguien que está describiendo a alguien que ama y que depende de la insulina o algún medicamento", dijo Buttigieg a un reportero de STAT.

El candidato demócrata y ex vicepresidente Joe Biden, en entrevistas con el periodismo citó la insulina como un ejemplo clave de cómo los estadounidenses están siendo "estafados" en los precios de los medicamentos.

 Tom Steyer, el multimillonario gestor de fondos de cobertura y ambientalista, se quejó de que las compañías farmacéuticas "cobran a los estadounidenses 10 veces más que a los canadienses" por la misma insulina.

 Y la senadora Klobuchar, en 2019, invitó a Nicole Smith-Holt, la madre de Alec Smith, otra víctima joven de los prohibitivos precios de la insulina, como su invitada para el discurso del Estado de la Unión de Trump. Cuando declaró su candidatura una semana después, volvió a contar la historia de Alec. Su mensaje se incendió rápidamente, e incluso provocó un tweet apasionado del ícono pop Cher.

Lutgen explica cada vez que le ofrecen un escenario que no podía pagar un seguro: el plan más barato disponible de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio cuesta 300 dólares por mes y conllevaba un deducible de varios miles de dólares.

La insulina, en la que los estadounidenses con diabetes tipo 1 dependen diariamente, puede costar más de 1.000 dólares por vial antes de los descuentos, aunque la mayoría de los pacientes con seguro pagan mucho menos.

Como la mayoría de los estadounidenses, “Jesse no tenía la flexibilidad de pagar 10.000 dólares al año por medicamentos recetados, una posibilidad distinta a la luz de los aumentos de precios de la insulina que ocurrieron durante su vida. Un paciente que pagó aproximadamente 175 dólares por un vial de insulina hace 15 años podría pagar casi 1.500 por la misma dosis hoy, según una base de datos de (la mayor editorial de libros científicos del mundo) Elsevier. Los costos para los estadounidenses con diabetes a menudo llegan a miles, o decenas de miles, anualmente”, explicó Lev Facher.

Las campañas de concientización como la de Lutgen han ayudado a elevar la insulina de la oscuridad de la atención médica a un elemento central en la agenda de políticas de salud de cada candidato demócrata.

Sanders ha gastado 5.5 millones de dólares en anuncios de televisión solo en Iowa, según el sitio especializado FiveThirtyEight, los cuales destacan su "caravana" a Canadá o imágenes de un paciente sacando una jeringa de un vial de insulina.

Warren, cuya propuesta para permitir que el gobierno federal fabrique insulina y otros medicamentos genéricos es un plan de campaña exclusivo, también organizó una investigación en la que sus colaboradores del Senado llamaron a casi 400 farmacias en todo el país para preguntar si tenían un producto genérico más barato de Eli Lilly. a raíz de las críticas de precios. (Solo el 17% de las farmacias dijeron que portaban el producto).

Michael Bloomberg, el ex alcalde de la ciudad de Nueva York, se convirtió en el último candidato presidencial en criticar a la administración Trump y al secretario Azar por su falta de éxito en la reducción de los precios de los medicamentos y por el conflicto percibido de contratar a un ex ejecutivo farmacéutico para liderar ese esfuerzo.

"La administración Trump está llena de ejecutivos farmacéuticos", dijo Tim O'Brien, un asesor de Bloomberg, en una conferencia con periodistas. Sobre Azar, agregó que "en su trabajo para Eli Lilly, antes de unirse a la administración, duplicó el precio de su producto de insulina más vendido en un período de cinco años".

Caitlin Oakley, portavoz de Azar, respondió en un comunicado que las críticas eran "viejas noticias" y que Azar ha priorizado reducir los costos de los medicamentos de “manera más agresiva que cualquier secretario de salud anterior”.

"De hecho", dijo en un comunicado la vocera, "es su profundo conocimiento sobre el opaco sistema de precios de medicamentos lo que ha impulsado esta prioridad de la administración".

La campaña de Lutgen representa solo una pequeña porción del esfuerzo nacional de rápido crecimiento para llamar la atención sobre los precios de la insulina. Sus esfuerzos caen bajo el paraguas del Proyecto Gold Vial, una organización sin fines de lucro centrada en la insulina, que ha crecido hasta abarcar filiales en 34 estados.

Hasta ahora, los defensores de Gold Vial han entregado viales simbólicos de insulina a seis candidatos presidenciales, además de las entregas de Janelle, se realizó una entrega de California a Bloomberg y una presentación en New Hampshire para Yang, así como 11 más a miembros del Congreso y 18 a legisladores estatales y funcionarios de gobiernos estaduales.

La creciente campaña "Insulina para todos" y otras organizaciones de pacientes de diabetes han orquestado "caravanas" a Canadá para comprar insulina más barata, una protesta frente la sede de Eli Lilly en los Estados Unidos y una "sepelio simbólico” ante las oficinas de Sanofi en Cambridge, Massachusetts, otro fabricante de insulina.

Un portavoz de Eli Lilly dijo que el 95% de los pacientes que usan Humalog pagan menos de 100 dólares mensuales y promocionó el genérico a mitad de precio de la compañía, Lispro. El portavoz criticó a las aseguradoras y farmacias de salud por no cubrir o almacenar el medicamento más barato.

Pronto, el movimiento Insulin for All podría incluso tener un legislador nacido de sus propios rangos: Quinn Nystrom, un defensor de la insulina accesible y demócrata de toda la vida que se postula para representar al 8vo Distrito del Congreso de Minnesota en una plataforma centrada principalmente en la atención médica.

Los grupos de base informales también han disfrutado de un creciente respaldo de organizaciones nacionales más estrechamente vinculadas a la corriente política principal. Health Care Voter, el grupo de izquierda que se fundó en 2017 para oponerse a la derogación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, anunció recientemente una nueva organización derivada: Insulina asequible ahora.

"Tuvimos muchas conversaciones con defensores y pacientes en todo el país que sabían que había un vacío que debía llenarse", dijo Rosemary Enobakhare, directora del grupo.

"Decidimos abordar esto no solo a nivel local, sino también a nivel federal, para asegurarnos de que sepan que las personas literalmente les están suplicando", completó Enobakhare.