MULTA DE 762 MILLONES DE DOLARES PARA LABORATORIO ESTADOUNIDENSE

Visto: 2023

El laboratorio estadounidense Amgen acordó pagar una multa de 762 millones  de dólares por la “comercialización inadecuada”  de  su medicamento Aranesp, recetado para tratamientos de anemia como efecto secundario de la quimioterapia.

Del total de la multa, 612 millones de dólares están destinados a pagar las indemnizaciones de los damnificados que demandaron al laboratorio.

El laboratorio aceptó declararse culpable de las imputaciones que presentó el Departamento de Justicia de Estados Unidos y además de la millonaria multa se someterá a un programa de “integridad corporativa” durante cinco años de la Oficina de Inspección General para Salud y Servicios Humanos del Departamento de Justicia.
Sin embargo, Amgen consiguió retener sus contratos con el Medicare y otros programas federales, cuya pérdida hubiese implicado la paralización de la empresa.
El Aranesp es el medicamento estrella del laboratorio Amgen que el año pasado facturó 2,3 mil millones de dólares por las ventas de su producto.
Sin embargo,  en los últimos años la facturación por  Aranesp había sufrido un paulatino retroceso debido a  los recortes en la seguridad social, las restricciones en los reembolsos y las estrictas pautas de uso.
Amgen intentó compensar el deterioro de sus ventas mediante su comercialización para usos no aprobados por la FDA y mediante una campaña de marketing destinada a los médicos, que estuvo teñida de “sobornos” según comprobó el Departamento de Justicia. El resultado fue un aumento de las prescripciones de la marca Aranesp “a costa de alternativas más baratas”,  señaló la sentencia.
La mayor prescripción de Aranesp “llevó a que Medicare y seguros privados pagaran de más” mientras que “estas prácticas ilegales dieron como resultado que Amgen siguiera ganando cuota de mercado”, señaló el Departamento de Justicia.
Entre las competidoras perjudicadas figura Johnson & Johnson que tenía un producto similar y más barato para tratamientos de anemia.
El abogado Marshall Miller de Nueva York, representante de un grupo de damnificados, señaló que “las empresas biotecnológicas y farmacéuticas como Amgen hacen un trabajo muy importante. Este trabajo puede prolongar y mejorar la vida de las estadounidenses o puede colocar esas vidas en riesgo en la búsqueda de beneficios”.
Miller consideró que el fallo puede “disuadir a otras compañías farmacéuticas a utilizar los mismos métodos con el fin de aumentar sus ventas.
Sin embargo, en diciembre pasado la Corte de Apelaciones de Manhattan para el Segundo Circuito dejó sin efecto una condena contra el representante comercial Alfred Caronia que promocionaba medicamentos para uso terapéuticos no autorizados por la FDA, fallo que fue interpretado como un “vía libre” para la promoción de las grandes compañías farmacéuticas estadounidenses.
A su vez, Johnson & Johnson está por sellar un acuerdo inminente con el Departamento de Justicia de Washington,  que implicará abonar 2,2 mil millones de dólares de indemnización  por cargos civiles y penales relativos a la comercialización del fármaco antipsicótico Risperdal para terapias no autorizadas por la FDA.
Risperdal fue promovido por Johnson & Johnson para usos no aprobados como depresión, ansiedad, trastorno bipolar en niños y adolescentes y la demencia en personas de edad avanzada.
Entre  2003 a 2010, Risperdal recaudó más de 20 mil millones de dólares en Estados Unidos, antes de perder la protección de las patentes en 2007.