LA GUERRA DE LOS TEST LLEGÓ A LA ARGENTINA

Visto: 543

En el cúmulo de noticias que circulan en la Argentina en medio de la pandemia, el laboratorio Roemmers tuvo que salir a desmentir que estuviese involucrado en la venta de test de detección del COVID-19 que difundió un medio digital. Fake news y punto. Pero quizás no tan inocente porque en el mundo ha estallado una guerra por la venta de los reactivos ante la ausencia, todavía, de una vacuna por la que reclamar derechos monopólicos de patentes.

“El Gobierno concentró todas las compras de reactivos del país y Ginés González García quiere que sólo se aplique el sistema de detección del virus que implica el envío de muestra a laboratorios. En la primera línea de la política y el sector, mencionan a Roemmers -líder de la industria- como el actor central detrás de la decisión”, publicó LPO.

Como sustento de la información el medio digital publicó que “fuentes de dos gobiernos provinciales afirmaron a LPO que el grupo Roemmers sería uno de los beneficiados con la decisión, con el agravante que pidió diez días para empezar a proveer los kits, lo que va a contramano de la decisión del mundo que está virando a la estrategia de testeos masivos, como una herramienta clave en la contención de la pandemia”.

“Roemmers controla CILFA -la cámara del sector-, pero voceros de ese grupo, que tiene varias compañías y marcas, afirmaron a LPO que no participamos de ninguna licitación ni compra directa de kits de detección del coronavirus, aunque no quisieron precisar si lo harán a futuro”, reforzó LPO.

Guillermo Fornari, gerente de  Relaciones Institucionales de Roemmers, horas después a través de un comunicado desmintió esa versión, al afirmar que “ante noticias falsas aparecidas en algunos medios digitales referidas a un supuesto involucramiento del laboratorio Roemmers en una posición de monopolio para la adquisición de reactivos para la detección de COVID 19, el directorio del laboratorio desmiente esa información, aclarando que no participa ni participó en la comercialización ni en distribución de reactivos de ningún tipo ni especie, no contando con registros ni habilitación para hacerlo”.

La versión de LPO ignoraba, por cierto, que también horas antes, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, mencionó que Córdoba, Chaco, Santa Fe, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Santa Cruz, Tierra del Fuego, San Luis, Neuquén y los hospitales nacionales Posadas, El Cruce y Garrahan, ya están haciendo análisis de detección en una progresiva descentralización de los controles.

“Estamos trabajando para que toda la red nacional de laboratorios de virus respiratorios puedan contar con insumos e incluso ampliar el testeo a otras plataformas que se han ofrecido a colaborar como el laboratorio de VIH, de Biología Molecular del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), SENASA y del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación”, agregó Vizzotti.

PRECIOS Y MONOPOLIOS EN EL MUNDO

Mientras tanto en el mundo hay una puja comercial por los kits de detección y afloran denuncias casi escandalosas como en España donde se asegura que el ministerio de Sanidad compró miles de tets a una empresa china no habilitada por el gobierno de su país.

Ante los elevados costos, Médicos Sin Fronteras (MSF) lanzó una campaña para impulsar un precio de 5 dólares para una nueva prueba de diagnóstico rápido COVID-19 que puede usarse en GeneXpert, un instrumento de diagnóstico ampliamente implementado en todo el mundo para diagnosticar la tuberculosis. 

La prueba para SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, recibió la aprobación de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos el viernes pasado, y representa una esperanza para ampliar las pruebas de COVID-19 en países de bajos y medianos ingresos.

“La prueba Xpert Xpress SARS-CoV-2 para la prueba del nuevo coronavirus no debe costar más de 5 dólares por cartucho", predijo Sharonann Lynch, asesora de políticas de VIH y tuberculosis en la campaña de acceso Médicos / Fronteras de Médicos sin Fronteras, en una entrevista con Health Policy Watch

La compañía estadounidense Cepheid de Silicon Valley, que produce las pruebas GeneXpert ha establecido el precio de la prueba de coronavirus en 19.80 dólares por cartucho para 145 países en desarrollo, según Lynch. En países de altos ingresos, la prueba de coronavirus cuesta 35 dólares por cartucho. 

La prueba de TB para la plataforma actualmente cuesta 9.98 dólares por cartucho para países de bajos y medianos ingresos. Una prueba de diagnóstico de VIH, que también se puede realizar en la plataforma, cuesta 14 dólares por cartucho.

Sin embargo, incluso el precio de 10 dólares en la prueba de TB es demasiado alto para muchos países, aseguró Lynch. Por lo tanto, Cepheid podría "reducir drásticamente el precio a 5 dólares por prueba".

Una evaluación de otras pruebas GeneXpert realizada por MSF y Cambridge Consultants descubrió que un precio de 5 dólares por cartucho aún podría generar ganancias para Cepheid, pues el "costo de los bienes", o el costo de los materiales, fabricación, mano de obra, gastos generales, propiedad intelectual, y otros gastos indirectos fueron estimados en solo 3 dólares. 

La campaña para una prueba de coronavirus de 5 dólares es una extensión de una campaña existente 'Time for 5' de MSF para reducir los precios de los cartuchos de prueba de TB y VIH a 5 dólares por pieza.

La empresa Cepheid, una unidad de Danaher, el conglomerado médico con sede en Washington, D.C. anunció que ha desarrollado un método de diagnóstico para el coronavirus que arrojará resultados en solo 45 minutos y es cuatro veces más rápido que los existentes.

Pero la prueba, cuyo uso de emergencia fue aprobado por la FDA el miércoles, probablemente se usará solo en las situaciones más urgentes: evaluar pacientes que ya están en el hospital o en la sala de emergencias y evaluar a los trabajadores de atención médica que podrían estar infectados para ver si pueden volver al trabajo.

"No creemos que esta tecnología deba usarse, al menos inicialmente, en el consultorio de un médico", dijo David Persing, director médico de Cepheid, la compañía que desarrolló la prueba. "Esta no es una prueba para los preocupados", completó.

El anuncio se produce en medio de una grave escasez de kits de prueba en los Estados Unidos, lo que ha obstaculizado la capacidad de los funcionarios del gobierno federal y local para rastrear la propagación del coronavirus.

Detección del covid19: el grito de un genetista francés

Un genetista francés de un laboratorio de investigación público del CHRU de Lille (CHRU, Centro Hospitalario de Investigación Universitario) propuso producir test de detección de coronavirus pero no obtuvo la autorización y denunció la rigidez de las autoridades en plena penuria de los test.

Philippe Froguel es genetista y es el jefe de un gran laboratorio de investigación en el CHRU de Lille. El 10 de marzo, mientras que los casos de coronavirus aumentaban sin parar y como en Francia había escasez de test de detección, le propuso por correo a su Dirección General de permiso para producirlo. Aseguró que practica estos test PCR desde unos 30 años: “muchos laboratorios de investigación hacen eso con  ingredientes, reveladores y enzimas. No hay problemas con para hacerlo acá en Lille, aseguró.

Con el argumento de respetar los procedimientos legales le niegan el derecho de preparar los test, comentó al periodismo. El proceder legal dice que solo un biólogo medico está habilitado a leer los resultados de los tests.

El genetista dice que su laboratorio sabe leerlos y que en la situación de urgencia que atraviesa Francia “podrían ser más elásticos”. Esta posición es defendida por la bióloga jubilada del Hospital Necker, Christine Rouzioux.

Pero aunque en este momentos le den la autorización en los hospitales de Lille y Mulhouse no hay más enzimas.

Según Froguel es así en todos los laboratorios de Francia. Por otro lado el CNRS (Centro nacional de investigación científica) le pidió a los laboratorios de investigación de hacerle saber el estado preciso de personal y los stocks disponibles de productos necesarios para fabricar los tests.

Hay que señalar que el gobierno francés decidió de no realizar tests a la mayoría de la población como lo hizo Corea o en menor medida Alemania.

El test de la Ariège validado en Estados Unidos y no en Francia

El Test de la Ariège del laboratorio BioMérieux de Francia  que en 45 minutos revela el resultado 6 veces más rápido que los diagnósticos moleculares, fue aprobado por la FDA  de Estados Unidos.

Pero se tienen que realizar con las máquinas de este laboratorio de la región de Verniolle y hay 11.000 en el mundo.

Este test elaborado por el laboratorio francés del Departamento de La Ariège limítrofe con Andorra, no es todavía utilizado ni en Francia ni en Europa. 

Los laboratorios BioMérieux tienen otra sede en Salt Lake City y la FDA de Estados Unidos dio el visto bueno para ser utilizado en ese país. La empresa hizo saber que estaban destinados sobre todo al Departamento de la Defensa estadounidense.

Fuente France Inter y diario La depêche