SPINRAZA MARCA LA NUEVA POLÍTICA PARA LOS MEDICAMENTOS DE ALTO COSTO EN ARGENTINA

Visto: 1317

La decisión de la Secretaria de Comercio de fijar un precio máximo de 27 mil dólares para el medicamento Spinraza/Nusinersen, anticipa la política que adoptarán a partir de ahora las autoridades sanitarias de exigir un precio de venta acorde con el mercado, antes de autorizar el registro y comercialización.

El laboratorio Biogen cuando en marzo pasado pidió renovar la comercialización de Spinraza en el país, encontró un anticipo de lo que vendría: “aunque se renueve, a este precio imposible”, le respondieron las autoridades de la ANMAT, enterrando el acuerdo de precios considerado desventajoso que había dejado de herencia la gestión precedente de la entonces Secretaría de Salud.

Pero, quizás Biogen no esperaba que además la Secretaria de Comercio le imputara abuso de precios por monopolio de mercado y ordenara el inicio de una investigación por la presunta violación de la Ley de Defensa de la Competencia.

La decisión de fijar un precio máximo al término de una semana de mazazos sucesivos de la ANMAT, el Ministerio de Salud y la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), anticipa como será a partir de ahora la aprobación de medicamentos de alto costo en el país, exigiendo no solo exámenes de efectividad, sino que el dueño de la patente fije por anticipado el precio de mercado.

“No es nada extraño, se aplica en otros países, como Reino Unido y Alemania”, explicaron voceros oficiales y remarcaron que esa política ya había sido explicitada durante años y desde el llano, por las actuales autoridades sanitarias, cuya usina ha sido y es la Universidad Isalud.

La Secretaría de Comercio en su resolución además afirmó que Biogen “ha obtenido ganancias desproporcionadas en las ventas del Spinraza / Nusinersen”, aún con el descuento del 40 por ciento que comprometió cuando la entonces Secretaría de Salud accedió a autorizarlo por los tratamientos de la Atrofia Muscular Espinal (AME) en el país.

También reivindicó “la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados y al control de los monopolios naturales y legales” y que Spinraza como único medicamento aprobado para el tratamiento de AME garantizó “un mercado concentrado y dominado por la firma BIOGEN (ARGENTINA) S.R.L”.

La Secretaría de Comercio también apuntó que las indagaciones del Ministerio de Salud demostraron que Spinraza se vendía más barato en Brasil que en Argentina, una diferencia de precios difícil de justificar entre dos países miembros del Mercosur.

Pharmabaires ya había publicado el 22 de abril del 2019 que “el medicamento Spinraza,….en Argentina se vende más caro que en Reino Unido y Canadá”.

“Mucho antes de ser autorizado en marzo pasado por la ANMAT, el laboratorio estadounidense Biogen acordó el 26 de julio de 2017 con la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) venderlo a 89.600 euros por vial. Hasta entonces lo facturaba a 125 mil dólares, el mismo precio que en Estados Unidos”, reflejó este sitio.

A continuación, agregaba que “un informe preparado por el economista de la salud Federico Tobar, había detectado que el mismo medicamento costaba en Reino Unido 75 mil libras esterlinas, equivalente a 87 mil euros o 98.835 dólares”.

En Bélgica, Spinraza también costaba a comienzos de 2019 más barato que en Argentina pues su cotización era de 85 mil euros o 99.450 dólares. En Grecia, una economía más parecida a la de Argentina, fue autorizado a 85.431 euros o 99.980,20 dólares.

En Canadá, Spinraza tenía un costo de 91.260 dólares. En Argentina, conversión mediante (cotización oficial) su precio equivalía a 101.115,72 dólares.

En los países en los que Spinraza se vendía a un precio mayor eran Alemania en 128, 592,61 dólares, en Rusia en 127.562,70 dólares y Estados Unidos en 125.000 dólares.

Spinraza o Nusinersen, fue considerado “demasiado caro” para su uso en el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés National Health Service) de Reino Unido, incluso después de que la farmacéutica estadounidense ofreciese un descuento.

El Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención (NICE, por sus siglas en inglés National Institute for Health and Care Excellence), el organismo supervisor de los costes de la atención médica británica, afirmó en agosto 2018 que aún con descuento “no puede recomendarlo como un tratamiento rentable”.

En Argentina, la aprobación de Spinraza fue “una buena mala noticia”, sintetizó Hugo Juri, rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), cuya obra social universitaria DASPU estaba obligada por la justicia a pagar este tratamiento para uno de sus afiliados.

La “mala noticia” para Juri era que su alto costo “puede generar daños graves en los sistemas sanitarios del país”, incluida la obra social universitaria DASPU que financiando un tratamiento con Spinraza quizás no pueda atender las necesidades de otros cientos de afiliados, demandantes de tratamientos menos onerosos pero igualmente de urgentes y necesarios.

La “buena noticia” eran los supuestos beneficios de Spinraza en tratamientos de AME, pero las recientes resoluciones del Ministerio de Salud, la SSS y la Secretaria de Comercio discrepan sobre el resultado de esos tratamientos pues las evidencias son débiles según Comisión Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (CONETEC).

La ANMAT agregó que “la información presentada (por el laboratorio) no era suficiente para determinar el coeficiente beneficio- riesgo de SPINRAZA/NUSINERSEN para la indicación aprobada por esta Administración”.

El mismo interrogante ya había surgido durante un seminario organizado el año pasado por la Fundación Sanatorio Güemes y la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS) cuando algunos de los profesionales disertantes, se preguntaron si Spinraza ha sido suficientemente probado en el mundo como para justificar su precio exorbitante.

En Argentina, Spinraza ha sido el medicamento más judicializado desde Glivec (imatinib) a mediados de la década pasada. Y quizás el último…si los precios de mercado se discuten antes y no después y si el Estado y las obras sociales comienzan a aplicar un concepto vigente en muchos sistemas de salud de países desarrollados: “no se puede pagar por todo y todo el tiempo”.

Resolución Secretaria de Comercio: https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/231517/20200701