¿CUANTO COSTARÁ LA VACUNA COVID 19?

Visto: 474

Cinco multinacionales expusieron en una audiencia del Congreso Estadounidense sobre el precio futuro de la vacuna COVID 19. Merck, que no tiene ninguna vacuna y recién está en investigación, y Moderna reconocieron que aspiran a obtener la mayor rentabilidad posible. AstraZeneca y Pfizer dijeron que estarían dispuestos a vender miles de dosis al costo en la primera etapa de la vacunación para calmar la ansiedad mundial.

En una audiencia reciente del Subcomité de Supervisión e Investigaciones de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, las principales compañías farmacéuticas que están en la búsqueda de una vacuna expresaron opiniones diferentes sobre cuánto debería costar.

Según los informes, funcionarios de Pfizer, AstraZeneca y Johnson y Johnson dijeron que inicialmente producirán vacunas sin fines de lucro. Moderna y Merck, sin embargo, indicaron que sus vacunas tendrán un precio superior al costo de producción.

La posición de AstraZeneca ante el Subcomité de la Cámara de Representes ha sido similar a la que expusieron en sendas entrevistas mantenidas en los últimos días en Buenos Aires con el presidente, Alberto Fernández, y el ministro de Salud, Ginés González García.

En esas entrevistas, los directivos prometieron que AstraZeneca “impulsará el acceso amplio y equitativo a la vacuna, sin rédito económico mientras dure la pandemia”.

La agencia Télam difundió que los directivos de la multinacional con casa matriz en Reino Unido “manifestaron que durante la pandemia no obtendrán ganancias y sólo se cubrirán los costos de producción”.

Por lo general, las vacunas contra la gripe tienen un precio de entre 16-25 dólares por dosis, pero los analistas de la empresa de asesoría financiera Jefferies de Nueva York han especulado que la vacuna para el coronavirus podría costar de 50 a 100 por unidad.

Aunque las vacunas no suelen generar grandes ganancias para las compañías farmacéuticas, Jefferies ha estimado que si se necesitan varias dosis de una vacuna contra el coronavirus, compañías como Moderna podrían obtener más de 5 mil millones de dólares en ingresos.

Sin embargo, Pfizer pudo haber resuelto el asunto por anticipado pues en los últimos días junto con su socia alemana BioNTech firmaron un acuerdo de 2 mil millones con el gobierno de Trump para la compra anticipada de 100 millones de dosis.

Como parte del acuerdo, las compañías acordaron vender su vacuna por 19.50 por dosis, que según los analistas podría establecer un precio máximo para el mercado de rápido desarrollo.

El precio de 19.50 dólares de Pfizer tiene en cuenta los “requerimientos de salud pública durante la pandemia”, dijo Sally Beatty, una portavoz de la compañía.

Las empresas estudian un régimen de dos dosis de sus vacunas, y el tratamiento completo por aproximadamente 40 dólares, afirmó Beatty.

Aún así, el precio sería “casi 30 por ciento más barato que lo que otros cobran por una vacuna contra la gripe estacional”, comparó la vocera de Pfizer.

Beatty dijo que Pfizer “no dependerá de los dólares de los contribuyentes para el desarrollo o la fabricación de la vacuna”, y por lo tanto “está asumiendo todo el riesgo de llevar una vacuna al mercado”.

Aunque las otras compañías aún no han dicho exactamente cómo fijarán el precio de sus vacunas, los analistas creen que es poco probable que ahora fijen el costo por encima de 20 dólares por dosis, a menos que se demuestre que su vacuna es más efectiva.

Los analistas estiman que “es poco probable que los fabricantes de medicamentos rivales superen el precio de 20 dólares, a menos que puedan entregar un producto que sea más efectivo, tenga menos efectos secundarios o que no necesite tantas dosis, particularmente aquellos candidatos en desarrollo basados en la llamada tecnología de ARN mensajero, como Moderna”.

“Esto definitivamente establece una base, creo que incluso puede considerarse un techo para el precio de la vacuna de ARNm”, comentó Brad Loncar, director ejecutivo de Loncar Investments, en una entrevista.

Las acciones de Pfizer subieron 5.1 por ciento a 38.56 dólares en la bolsa de Nueva York, mientras que de BioNTech en Estados Unidos subieron 13.7 por ciento a 104.17 dólares.

“Si esta vacuna previene la enfermedad después de un uso, calculamos una ganancia inesperada de más de 15 mil millones de dólares de ingresos para Pfizer”, estimó Sam Fazeli, analista de Bloomberg Intelligence, en una nota para El Financiero de México.

 “Creemos que esto establece el precio más alto para una vacuna, con precios más bajos en otros lugares. La necesidad de repetir el uso sería el punto decisivo”, explicó.

El acuerdo tiene implicaciones para compañías como Moderna, cuyos inversionistas ven una oportunidad financiera significativa. La vacuna de la empresa estadounidense de biotecnología podría generar ventas de más de 5 mil millones de dólares al año, según Jefferies. Las acciones de las biotecnológicas Moderna, Inovio Pharmaceuticals y Novavax han aumentado considerablemente este año.

A principios de esta semana, Tazeen Ahmad, analista de BofA Securities, estimó que el programa de vacunas de BioNTech vale aproximadamente 11.700 millones de dólares. Eso se basa en un precio neto estimado de 36 dólares por dosis en Estados Unidos, 30 dólares por dosis en la Unión Europea y 12 dólares por dosis en el resto del mundo.

El precio de una vacuna contra el COVID-19 “es muy diferente al de otros productos, debido a la demanda y el valor potenciales”, dijo el presidente ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, en junio en una conferencia.

“Si tratamos de calcular el valor de la vacuna para fijar el precio como cualquier otra vacuna, a través de principios comunes del mercado- dijo Bourla- no sería ético”.

Pfizer y BioNTech anunciaron un plan para suministrar 30 millones de dosis de vacunas al Reino Unido este año y el próximo, aunque no revelaron cuánto ganarían con el acuerdo.

Estados Unidos generalmente paga “un alto precio” cuando se trata de productos farmacéuticos, según Loncar. Es probable que el Reino Unido y otros países puedan asegurar la vacuna aún experimental por sumas menores, comparó.

Beatty, la vocera de Pfizer, señaló que las compañías también participan en el programa Covax, un grupo establecido por Gavi, la Alianza de Vacunas, la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias y la Organización Mundial de la Salud, para iniciar discusiones sobre el suministro.

Estados Unidos prometió en mayo hasta mil 200 millones de dólares a AstraZeneca para ayudar a fabricar la vacuna contra el COVID de Oxford, y el Gobierno ha respaldado los proyectos en curso de Johnson y Johnson, Moderna y otras empresas.

La vacuna Pfizer sería gratuita para el pueblo estadounidense, según el Gobierno de Donald Trump que en noviembre se juega la relección.

 La promesa del gobierno es parte de una iniciativa mayor para asegurar las vacunas contra el coronavirus para el país, oficialmente denominada Operation Warp Speed.

CANCILLERES DE AMÉRICA LATINA Y CHINA CONVERSARON SOBRE EL ACCESO A LA VACUNA DE COVID 19

Los ministros de Relaciones Exteriores de China, América Latina y el Caribe mantuvieron una videoconferencia que tuvo como objetivo consolidar la cooperación internacional para garantizar el acceso mundial a los medicamentos, las vacunas y el equipo médico con los que hacer frente al COVID-19.

En el encuentro copresidido por los cancilleres de México, Marcelo Ebrard, y de China, Wang Yi, también se hizo mención a la posibilidad de utilizar préstamos especiales de infraestructura para apoyar proyectos de salud pública en América Latina y promover asignación de fondos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación con el fin de asegurar la seguridad alimentaria en nuestra región.

En este marco, el ministro Wang indicó que la vacuna desarrollada en su país será un bien público de acceso universal y que su país destinará un préstamo de mil millones de dólares para apoyar el acceso de las naciones de la región al antídoto.

El canciller argentino Felipe Solá indicó:

“Pocos pueden hacer la vacuna pero todos la necesitamos. Escuchar que los descubrimientos chinos serán un bien público genera un enorme alivio. Lo celebro en este mundo cerrado y financiarizado. También celebro el préstamo antiepidémico de mil millones de dólares que anunció el Canciller chino”.

“Hay que ocuparse solidariamente también de los vecinos. Celebro la resolución mexicana sobre el acceso a medicamentos y vacunas”, añadió el canciller que estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti, y el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves.

“Una de las lecciones que deja la pandemia es el rechazo al ajuste del Estado. También es una paliza a las ideas neoliberales sobre la economía. Nos obliga a que la producción científica sea común. Cuanto más colaboremos en diagnósticos y cifras de recuperación, mejor. Cada país deberá hacer su ajuste tributario”, concluyó el canciller.

Del encuentro también participaron los cancilleres de Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay.