RUSIA ELIGIÓ A BRASIL PARA PRODUCIR LA VACUNA COVID 19 PARA AMÉRICA LATINA

Visto: 666

Rusia anunció una asociación con Brasil para la producción de su flamante vacuna COVID 19 en la región y que estará destinada, prioritariamente, al mercado latinoamericano.

El anuncio fue realizado por El Fondo de Inversión Directa de Rusia y reproducido por la agencia rusa TASS y la británica Reuters, poco después del registro oficial en Moscú de la vacuna "Sputnik V” contra el COVID 19.

“El Fondo de Inversión Directa de Rusia ha recibido solicitudes de más de veinte países para la compra de 1.000 millones de dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus”, comunicó el titular de la entidad, Kiril Dmítriyev.

Dmítriyev anticipó que la vacuna será producida en asociación con otros cinco países y que para América Latina ya se decantó la elección por Brasil.

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la producción de la vacuna rusa contra el coronavirus en América Latina comience en noviembre.

"Esperamos que nuestra vacuna pueda ser producida en Brasil. Creemos que Rusia y América Latina desarrollarán una colaboración en torno a la vacuna", afirmó durante una conferencia de prensa.

Dmítriyev destacó que América Latina “es una región es muy importante para el fondo”.

"Esperamos que la producción [de la vacuna] en América Latina comience en noviembre. Trabajaremos con los reguladores para conseguir la aprobación de la vacuna en América Latina para noviembre", insistió.

Dmítriyev añadió que "ahora tenemos la capacidad de producir 500 millones de dosis de la vacuna, que pueden ser elaboradas en 12 meses".

"Vemos un gran interés en el extranjero por la vacuna rusa desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya” y "hemos recibido solicitudes preliminares de 20 países para la compra de más de 1.000 millones de dosis de la vacuna", subrayó Dmítriyev.

La vacuna será producida en dos plataformas: por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y la compañía Binnofarm.

El presidente ruso, Vladímir Putin, agregó que espera que la producción en masa del medicamento empiece en breve.

La vacuna, que se comercializará como "Sputnik V" en el extranjero, se ofrecerá en primer término a los trabajadores de la salud y para octubre comenzará la vacunación masiva y voluntaria de los ciudadanos rusos.

La OMS a su vez informó que está en contacto con las autoridades rusas para la evaluación de la nueva vacuna contra el covid-19 "Sputnik V”.

“Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad", ha señalado en rueda de prensa el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic.

La decisión de Moscú de otorgar la aprobación antes de completar los ensayos clínicos de fase III ha suscitado preocupación entre algunos expertos porque temen que Moscú esté anteponiendo el prestigio nacional a la seguridad.

Sin embargo, el presidente Vladimir Putin y otros funcionarios, han dicho que la vacuna es completamente “segura”.

El presidente anunció que una de sus hijas participó como voluntaria durante el ensayo de la vacuna y se sintió bien después de inyectarse-

“Sé que funciona con bastante eficacia, forma una fuerte inmunidad y, repito, ha pasado todos los controles necesarios", dijo Putin en una reunión del gobierno.

El conglomerado empresarial ruso anticipó que espera que la vacuna, desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú, se produzca en masa a finales de año.

La vacuna se administra en dos dosis y consta de dos serotipos de un adenovirus humano, cada uno de los cuales porta un antígeno S del nuevo coronavirus, que ingresa a las células humanas y produce una respuesta inmune.

La plataforma utilizada para la vacuna fue desarrollada por científicos rusos durante dos décadas y había formado la base de varias vacunas en el pasado, incluida una vacuna contra el ébola.

Mientras tanto, proseguirán los ensayos clínicos en el exterior y se ha identificado a Emiratos Arabes Unidos y Filipinas como próximos epicentros donde se probará entre las poblaciones locales.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ha dicho que está dispuesto a participar personalmente de una vacunación voluntaria de prueba en su país.

La Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos (OTCA) con sede en Moscú, un organismo comercial que representa a los principales fabricantes de medicamentos del mundo en Rusia, había instado al Ministerio de Salud ruso que pospusiera la aprobación de la vacuna hasta que el ensayo final se hubiese completado con éxito.

"Normalmente, es necesario realizar la prueba a un gran número de personas antes de aprobar una vacuna", también discrepó Peter Kremsner del Hospital Universitario de Tuebingen, Alemania, que actualmente prueba la vacuna COVID-19 de CureVac en ensayos clínicos.

El secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, al ser consultado sobre el anuncio de Rusia, dijo que la seguridad era primordial y que los ensayos en etapa avanzada “son claves”.

Azar resaltó que Estados Unidos también está en camino “de una vacuna eficaz para fin de año, con seis candidatas en desarrollo”.

“El punto no es ser el primero en una vacuna. El punto es tener una vacuna que sea segura y eficaz", completó Azar en el programa" Good Morning America "de ABC News.