CONSEJO DE LA OMC PIDIÓ QUE PATENTES NO OBSTACULICEN EL ACCESO A MEDICAMENTOS COVID 19

Visto: 612

Una mayoría de países en desarrollo insistió que los derechos de propiedad intelectual no deben entorpecer o demorar el acceso a medicamentos asequibles y en condiciones equitativas para combatir la pandemia COVID 19, durante una reciente sesión del Consejo de los ADPIC de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La sesión ordinaria y virtual del Consejo de los ADPIC (Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio) fue presidida por la Embajadora Xolelwa Mlumbi-Peter de Sudáfrica y se reunió después de varias dilaciones, porque Estados Unidos, Japón, Suiza y otros países europeos intentaron, sin disimulos, congelar su convocatoria.

Precisamente, Sudáfrica presentó al plenario una declaración en la que advierte que cualquier “enfoque de negocios” es inadecuado en el actual contexto de crisis sanitaria mundial y que, por el contrario, se impone la cooperación internacional.

La declaración sudafricana, auspiciada también por otros países en desarrollo, les recordó a los líderes mundiales que prometieron que la vacuna COVID 19 sería un “bien público mundial”, que ha llegado el momento de cumplir con esa promesa.

La sesión del Consejo “ofreció la primera oportunidad para que los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) debatieran sobre la propiedad intelectual (PI) cuestiones en el contexto de COVID-19”, sintetizó Nirmalya Syam, Oficial Principal de Programas del Programa de Salud, Propiedad Intelectual y Biodiversidad (HIPB) del Centro Sur (South Centre).

Syam, en su crónica de la sesión, explicó que “los debates se centraron en las medidas nacionales adoptadas por varios países en relación con la propiedad intelectual en respuesta al COVID-19, así como el alcance del uso de las flexibilidades de los ADPIC en todo el espectro de varios derechos de propiedad intelectual a fin de garantizar un desarrollo rápido, una fabricación ampliada y asequible, acceso oportuno y equitativo a diversas tecnologías y productos necesarios para responder al COVID-19”.

Una de las coincidencias e insistencias de los países participantes de la sesión fue solicitar “la aplicación de las disposiciones de los ADPIC con un enfoque en los derechos para proteger la salud pública y promover el acceso a los medicamentos. para todos, en particular mediante la utilización de las flexibilidades de los ADPIC, como lo reafirma la Declaración de Doha sobre los ADPIC y la salud pública”.

A este respecto, los países en desarrollo pidieron que se eliminen las complejidades del Acuerdo sobre los ADPIC para mejorar la eficacia de la Declaración y asegurar beneficios para los Miembros que no tienen capacidad nacional de fabricación de productos farmacéuticos.

Durante la sesión, Sudáfrica presentó una propuesta solicitando un debate sobre el alcance de las flexibilidades de los ADPIC en relación con los derechos de propiedad intelectual, además de las patentes que se aplican a los productos y tecnologías necesarios para responder a COVID-19.

Varios países en desarrollo se unieron a Sudáfrica para explicar los desafíos legales, técnicos e institucionales que enfrentan al utilizar las flexibilidades de los ADPIC y advirtieron que la falta de capacidad de fabricación nacional los hace dependientes de las importaciones para satisfacer sus necesidades médicas, particularmente en tiempos de crisis.

La propuesta sudafricana presentó específicamente ejemplos de casos en los que otras formas de derechos de propiedad intelectual que son aplicables a Big Data, Inteligencia Artificial (IA), impresión 3D se relacionan con tecnologías más allá de las tecnologías esencialmente médicas que son aplicables a COVID-19.

En este contexto y con el fin de garantizar que esos derechos de propiedad intelectual no obstaculicen la capacidad de los países para desarrollar e implementar de manera rápida, eficaz, asequible y segura tales tecnologías en respuesta a COVID-19, Sudáfrica propuso un debate en el Consejo de los ADPIC para abordar las siguientes preguntas:

¿En qué medida se comprenden bien las flexibilidades de los ADPIC en áreas ajenas a la protección de patentes? En caso afirmativo, ¿cómo están aplicando los Miembros esos entendimientos en sus leyes nacionales y regionales?

¿Cuáles son las posibles dificultades a las que se pueden enfrentar los Miembros al abordar un panorama tecnológico cambiante en el que los derechos de propiedad intelectual incorporados pueden afectar la dicotomía entre los derechos de propiedad intelectual como derechos privados y las dimensiones de interés público reconocidas en el Acuerdo sobre los ADPIC?

¿Cuáles son los beneficios y las limitaciones de iniciativas como las licencias voluntarias y los compromisos de acceder a la tecnología que tanto se necesita para hacer frente a la pandemia de COVID-19?

¿Existen circunstancias en las que los secretos comerciales se puedan compartir de manera más amplia? Si es así, ¿cuáles son esas circunstancias? ¿Las pandemias de salud nacionales o internacionales caerían dentro de esta categoría?

En respuesta a estas preguntas y la propuesta sudafricana, los países desarrollados participantes de la sesión del Consejo, respondieron que “el Acuerdo sobre los ADPIC ya ofrece varias vías para abordar posibles cuestiones de propiedad intelectual en el caso de emergencias sanitarias en caso de que fallen los mecanismos voluntarios, no solo en lo que respecta a las patentes, sino también a los derechos de propiedad intelectual”, reseñó Nirmalya Syam.

Declaración General de Sudáfrica

“Se han confirmado más de 16,5 millones de casos y 650 mil muertes por COVID-19 a nivel mundial. La comunidad mundial se enfrenta a un desafío extraordinario. Ningún país se ha librado de los devastadores efectos del Covid-19. La salud y el costo humano son considerables y se espera que continúen creciendo.

En este contexto, recordamos la Resolución WHA73.1 del 19 de mayo de 2020, que reconoce que la pandemia de COVID-19 tiene un impacto desproporcionadamente fuerte en los pobres y los más vulnerables, con repercusiones en los beneficios para la salud y el desarrollo, en particular en los países de bajos ingresos.

Además, insta a la cooperación entre las organizaciones multilaterales y otras partes interesadas y el Director General de la OMS para identificar y ofrecer opciones que respeten las disposiciones de los tratados internacionales pertinentes, incluidas las disposiciones del Acuerdo sobre los ADPIC y las flexibilidades de la Declaración de Doha sobre el Acuerdo sobre los ADPIC que se utilizarán en la ampliación de las capacidades de desarrollo, fabricación y distribución necesarias para un acceso transparente, equitativo y oportuno a diagnósticos, terapias y medicamentos de calidad, seguros, asequibles y eficaces, y vacunas para la respuesta COVID-19.

Sudáfrica da la bienvenida al lanzamiento del Estudio Trilateral sobre Acceso a Tecnologías Médicas e Innovación, pero observa con decepción que no cubre temas relacionados con COVID-19.

Frenar la pandemia y limitar las consecuencias sociales y económicas depende de un despliegue oportuno sin precedentes de cantidades suficientes de suministros médicos a todos los países que lo necesiten, incluidos máscaras, equipo de protección personal, ventiladores, kits de diagnóstico, así como terapias y vacunas a medida que se identifican.

Esto requiere solidaridad global para la transferencia de tecnología y la fabricación masiva a escala mundial. En la actualidad, existe una gran escasez de productos médicos dentro de un país, así como entre países desarrollados y en desarrollo. A la luz de las posibles segundas oleadas del coronavirus, los países deben tomar medidas para garantizar que puedan reponer los productos médicos que serán necesarios para combatir el virus.

En el tema de las vacunas, ya existen noticias sobre disputas de propiedad intelectual que podrían obstaculizar el desarrollo y producción de las vacunas COVID-19.

Observamos con gran aprensión la prisa de los países desarrollados por firmar acuerdos para obtener acceso preferencial a las vacunas, dejando atrás a muchos países.

El nacionalismo de las vacunas puede abordar las demandas políticas a corto plazo de un país, pero no alcanza drásticamente lo que se requiere para contener esta pandemia.

Los líderes mundiales del norte y del sur se han referido a la vacuna como un bien público mundial, que debería estar disponible de manera justa y equitativa a nivel mundial, sin dejar a nadie atrás. Ahora es el momento de ponerlo en práctica.

El desafío que tenemos ante nosotros es producir una vacuna eficaz para satisfacer las necesidades de la población mundial de 7 800 millones en el menor tiempo posible.

 Esto requerirá el intercambio de conocimientos y tecnología de vacunas exitosas para que se pueda lograr la distribución más amplia al menor costo.

Incluso la Resolución del Parlamento Europeo titulada "La estrategia de salud pública de la UE después del COVID-19", que se adoptó el 10 de julio de 2020, reconoce su importancia, ya que pide "el máximo intercambio de conocimientos, propiedad intelectual y datos relacionados con la tecnología sanitaria COVID-19 para el beneficio de todos los países en el contexto del Fondo de Acceso a la Tecnología de la OMS (C-TAP). También pide un fuerte apoyo para el Fondo de Acceso Técnico de la OMS (C-TAP), al tiempo que incorpora salvaguardas colectivas a favor del público con respecto a la financiación pública, como la transparencia, cláusulas de accesibilidad y asequibilidad y licencias no exclusivas para la explotación de productos finales, en todas las convocatorias actuales y futuras de financiación e inversión.

 Además, pide un diálogo reforzado con terceros países y la emisión de licencias obligatorias en caso de que dichos países no compartan sus vacunas o conocimientos terapéuticos.

En resumen, opinamos que la OMC debería ser consciente de los obstáculos a la propiedad intelectual en los productos médicos esenciales necesarios para contener la pandemia y tomar medidas urgentes para abordar estos obstáculos de manera integral.

El Acuerdo sobre los ADPIC de la OMC ofrece una serie de flexibilidades que los Estados miembros pueden utilizar para superar los obstáculos a la propiedad intelectual. Anticipándose a tales obstáculos, algunos miembros de la OMC han realizado cambios urgentes en la legislación nacional sobre patentes para facilitar la expedición de licencias obligatorias.

Sin embargo, existen varios desafíos: en primer lugar, las barreras de propiedad intelectual van más allá de las patentes y, a menudo, las flexibilidades en otra propiedad intelectual como los diseños industriales, los derechos de autor y los secretos comerciales a menudo se comprenden e implementan menos a nivel nacional.

En segundo lugar, los países en desarrollo Miembros pueden enfrentar desafíos legales, técnicos e institucionales al utilizar las flexibilidades de los ADPIC. Esto es especialmente cierto para los países que nunca han utilizado flexibilidades como las licencias obligatorias.

En tercer lugar, cuando un país exportador está produciendo bajo una licencia obligatoria principalmente para la exportación, sería aplicable el mecanismo establecido por la decisión del 30 de agosto de 2003, y posteriormente traducido en una enmienda del Acuerdo sobre los ADPIC como Artículo 31bis.

Este mecanismo renuncia a la condición del Artículo 31 (f) de que una licencia obligatoria debe ser predominantemente para el suministro del mercado interno. Sin embargo, la experiencia en el uso de este mecanismo es en gran parte inexistente.

En 2006, Medecins Sans Frontieres (Médicos sin Fronteras) intentó utilizar los procedimientos para exportar medicamentos contra el VIH de Canadá a Ruanda, pero llegó a la conclusión de que el mecanismo no es rápido ni viable.

También observamos que la aplicación del mecanismo del artículo 31bis a nivel nacional es bastante limitada o puede que no logre los objetivos previstos.

Han surgido varias iniciativas voluntarias desde el estallido de COVID-19, incluidas promesas y licencias voluntarias. Algunas de ellas son encomiables, pero son iniciativas ad hoc, simplemente inadecuadas para abordar de manera sistemática y completa las barreras de la propiedad intelectual. Los titulares de propiedad intelectual de tecnologías esenciales también pueden decidir no participar en tales iniciativas.

La Organización Mundial de la Salud ha lanzado el Grupo de Acceso a la Tecnología COVID-19 (C-TAP) que llama a los titulares de PI a emitir voluntariamente licencias globales no exclusivas o ceder voluntariamente los derechos de propiedad intelectual, para facilitar la producción, distribución, venta y uso a gran escala tecnologías sanitarias en todo el mundo.

Sin embargo, hasta la fecha ninguna empresa se ha comprometido a hacerlo. En cambio, las licencias voluntarias limitadas, exclusivas y a menudo no transparentes parecen ser el enfoque preferido y son insuficientes para abordar las necesidades de la pandemia actual de COVID-19.

Los enfoques de “negocios como siempre” son simplemente inadecuados para abordar el COVID-19. Necesitamos considerar nuevas medidas audaces que abordarán de manera integral y rápida los desafíos de la propiedad intelectual. Se pueden considerar los siguientes enfoques:

Los miembros deben explorar colaboraciones internacionales y compromisos vinculantes para facilitar el intercambio abierto y el derecho a usar tecnologías, conocimientos, datos y derechos globales no exclusivos para usar y producir productos médicos COVID-19.

Los miembros deben tomar políticas y medidas legislativas para garantizar que las patentes y otra propiedad intelectual no levanten barreras al acceso a medicamentos, diagnósticos, vacunas y suministros y dispositivos médicos.

Esto incluye abordar la permanencia de las patentes restringiendo la concesión de patentes secundarias sobre medicamentos conocidos y excluyendo de la patentabilidad los segundos usos médicos como meros métodos de tratamiento en términos del artículo 27 del Acuerdo ADPIC.

Se alienta a los miembros a tomar medidas para facilitar la fabricación o importación local de suministros, dispositivos o tecnologías médicos esenciales, incluidos diagnósticos, medicamentos y vacunas".

Fuentes:

[1] OMC, “Covid-19: Medidas relativas a los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio”. Disponible en https://www.wto.org/English/Tratop_E/Covid19_E/Trade_Related_Ip_Measure_E.Htm

[2] Nirmalya Syam, “Propiedad intelectual, innovación y acceso a productos de salud para COVID-19: una revisión de las medidas tomadas por diferentes países”, Informe de política 80 del Centro Sur (junio de 2020). Disponible en https://www.southcentre.int/policy-brief-80-june-2020/

[3] Knowledge Ecology International, “Consejo de los ADPIC de la OMC (julio de 2020): Sudáfrica lidera los debates sobre COVID-19”, 1 de agosto de 2020. Disponible en https://www.keionline.org/33593