INDUSTRIA QUIERE INMUNIDAD LEGAL PARA LAS FUTURAS VACUNAS COVID

Visto: 720

La industria farmacéutica multinacional y los gobiernos europeos negocian un sistema legal que evite en el futuro reclamos por eventuales efectos colaterales de las vacunas COVID y deje a las compañías exentas de toda denuncia en su contra.

El sistema está siendo negociado entre Vaccines Europe, la división de vacunas de la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia, por sus siglas en inglés) con autoridades nacionales, para diseñar "un sistema que pueda funcionar, basado en ejemplos de éxito que ya existan en países de Europa".

Según el diario francés Le Fígaro en una nota de la periodista Claudia Cohen, “la industria farmacéutica hace varias semanas que presiona a la Unión Europea, para que esta proteja su retaguardia de manera financiera, en el caso que las vacunas contra el Covid-19 conlleven efectos secundarios inesperados”.

En Bélgica que ya compró por anticipado la vacuna de la sociedad farmacéutica AstraZeneca, la agencia Reuters confirmó que el gigante británico se inmunizó de toda denuncia legal en el caso de que la vacuna contra el Covid-19 tenga efectos secundarios nocivos, en virtud de un acuerdo con el gobierno de Bruselas.

Para Ruud Dobber, CEO de AstraZeneca, “es normal que enfrentados a una situación única, la empresa sola no corra ningún riesgo”.

“En general cuando nosotros cerramos un contrato, pedimos ser exonerados de posibles denuncias. La mayoría de los países aceptan esta cláusula sin ningún problema, porque piensan que el riesgo vale la pena. Es en el propio interés nacional. La seguridad y la tolerancia a

la vacuna son una prioridad absoluta”, afirmó Ruud Dobber, quien no quiso difundir la lista de países que han aceptado dicha excepción.

Directivos europeos de la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica, confirmaron que “para Pfizer, Sanofi y Johnson & Johnson, la responsabilidad jurídica es tan importante como la vacuna misma”.

En Estados Unidos la Public Readiness and Emergency Preparedness (PREP) Act de la Food and Drug Administration (FDA), ya deja exentas a las compañías farmacéuticas de toda denuncia en su contra.

El presidente de Merck & Co de Estados Unidos, Kenneth Frazier, declaró el mes pasado, “todas las empresas no confunden velocidad y precipitación” pero “si deseamos vacunar millones de personas, se tienen que conocer los efectos de dicha vacuna”.

Cabe aclarar que en los últimos 25 años sólo entraron al mercado 7 vacunas, 4 de ellas son

de Merck. Mi posición es simple: si no estamos todos en seguridad, nadie está en seguridad”, agregó el CEO de la multinacional estadounidense.

La Efpia emitió un comunicado recientemente en Europa para transmitir un mensaje de confianza en las vacunas para la Covid-19, las cuales, recordó, “se están desarrollando en plazos más cortos de los habituales”.

Eso es así gracias a que procesos que habitualmente transcurren de forma secuencial ahora se están llevando a cabo en paralelo", explicó.

No obstante, aseguró que ese acortamiento de los plazos no será "a costa de una peor seguridad o calidad".

"Las vacunas serán aprobadas para su uso solo cuando su seguridad y eficacia sean demostradas a las autoridades regulatorias europeas", aseguró la asociación que agrupa a la industria multinacional en Europa.

Sin embargo, la Efpia admitió que las vacunas para la Covid-19, "como todos los medicamentos y vacunas", no estarán exentas de producir efectos adversos a algunas personas que las reciban.

En estos casos, la industria ha mostrado su disposición a negociar con los gobiernos nacionales "un sistema de compensación para todos los individuos afectados, así como para los sistemas sanitarios y los que están trabajando para poner fin a la pandemia".

En este sentido, consideró que dicho sistema deberá servir para asignar "la compensación adecuada al paciente adecuado cuando sea preciso, evitando demoras interminables a través de procesos de litigio que nunca se sabe dónde pueden terminar".