SALTA Y CORRIENTES ADOPTAN IVERMECTINA EN SUS PROTOCOLOS COVID

Visto: 13233

Los ministerios de Salud de Salta y Corrientes recomendaron el uso de ivermectina para pacientes graves de COVID y para prevención de su personal de salud, en virtud de los resultados positivos conseguidos en los ensayos del protocolo IVER.CAR realizados en centros hospitalarios del AMBA.

Al mismo tiempo, el Hospital Muñiz de la Ciudad de Buenos Aires se ha sumado recientemente a los ensayos clínicos del protocolo IVER.CAR que combina el uso de las drogas invermectina y carragenina.

En Salta, el Comité Operativo de Emergencia del Ministerio de Salud Pública a partir del 21 de septiembre incluyó Ivermectina en gotas (24 mg) y ivermectina 6 mg (cuatro comprimidos) para el tratamiento de pacientes “de alto riesgo”.

En Corrientes también el Ministerio de Salud Pública recomendó el uso de ivermectina para tratamientos preventivos del personal de salud de centros asistenciales públicos y privados.

El Ministerio de Salud de Corrientes recomendó ingerir dos comprimidos juntos de ivermectina de seis miligramos y la dosis debe repetirse una vez por semana durante un lapso de seis a ocho semanas.

En Corrientes el esquema es voluntario y gratuito para el personal de salud, pero excluye mujeres embarazadas o personas con enfermedades hepáticas severas. Los efectos colaterales son poco frecuentes e inocuos.

Corrientes es uno de los tres epicentros de los ensayos con la ivermectina en Argentina, mientras que existen otros treinta ensayos el mundo. En Corrientes responde al ensayo clínico IVERCOR-COVID 19.

Los ensayos y la información disponible hasta ahora han demostrado que la combinación Ivermectina-carragenina utilizada oportunamente reduce la carga viral.

En el ensayo del protocolo IVER.CAR participaron casi ochocientos agentes de salud en cuatro centros asistenciales durante un mes y medio y ninguno se contagió.

Durante los ensayos también se aplicó el tratamiento de las drogas combinadas a 35 pacientes graves o severos y solo falleció uno de los participantes del estudio.

Ivermectina fue utilizada en Australia por primera vez donde evidencias de laboratorio demostraron que reduce el virus en alrededor 90 por ciento en apenas 48 horas después del suministro de la droga porque anula su capacidad de reproducirse.

Ivermectina es un antiparasitario descubierto en 1960 por el japones Satoshi Omura y que se utiliza desde 1981 en uso veterinario por descubrimiento del irlandés William Campbell. 

Campbell y Omura recibieron el Premio Nobel de Medicina en 2015 por el descubrimiento de la ivermectina y por su uso medicinal en la lucha de enfermedades parasitarias como la oncocercosis y la filariasis linfática.

La OPS considera la ivermectina una de las veinte drogas esenciales y es el antiparasitario de más uso en el mundo.

En el protocolo IVER.CAR participaron voluntariamente 1.195 Agentes de Salud de diferentes Centros Asistenciales entre el primero de junio y el 10 de agosto, repartidos en cuatro centros asistenciales de Ezeiza, Caseros y Cañuelas.

De los 1.195 Agentes de Salud que participaron del ensayo 788 recibieron IVER.CAR, en tanto 407 no lo recibieron.

En el grupo que no recibió IVER.CAR, se verificaron 237 contagios (58 %). Por el contrario, en el grupo que recibió IVER.CAR, no se registraron contagio.

El diseño científico del protocolo estuvo a cargo de Héctor Carvallo Investigador Principal Médico Endocrinólogo Ex Profesor Adjunto Medicina Interna, U.B.A.; Roberto Hirsch, Subinvestigador Médico Infectólogo Director Carrera Especialista en Infectologia, U.B.A.; Jefe Depto. Enfermedades Infecciosas, Htal. Muñíz; Ex Prof. Titular Infectología, U.B.A. Marcelo Nacucchio, Subinvestigador Prof. Titular, Depto. Tecnología Farmacéutica, Facultad de Farmacia y Bioquímica, U.B.A. María Cassará, Subinvestigadora Farmacéutica, Fundación Pablo Cassará, y Patricio Ghirardi, Subinvestigador Prof. Reg. Adjunto, Facultad de Ciencias Veterinarias, U.B.A.

En este protocolo se suministró medicación para casos leves, moderados y graves. En los leves se suministró ivermectina en una dosis de 200 microgramos por kilo de peso y aspirina para prevenir la hipercoagulabilidad.

En los casos moderados, la dosis de ivermectina fue de 400 microgramos y, además de la aspirina, se le agregó dexametasona inyectable, un antiinflamatorio para prevenir la hiperinflamación en los pulmones.

En los casos graves, la dosis de ivermectina se aumentó a 600 microgramos, la aspirina se reemplazó por enoxaparina y se mantuvo la dexametasona.

“Tanto la ivermectina, como la enoxaparina, la dexametasona y la aspirina están aprobados desde hace muchos años”, sostuvo Héctor Carvallo, en junio pasado cuando comenzaron los ensayos.

“En todos los casos, la ivermectina se suministra una vez por semana, mientras los otros fármacos se suministran diariamente. La idea con la ivermectina no es eliminar totalmente el virus, con el objetivo de que se generen anticuerpos, a la manera de una vacuna producida por el propio cuerpo”, explicó oportunamente.

Héctor Carvallo recordó que “en un estudio hecho en Estados Unidos de acuerdo con la recopilación de información de 702 personas tratadas con ivermectina a nivel mundial, comparadas con otros pacientes perfectamente comparables, se determinó que solo la tercera parte de los tratados con ivermectina tuvo necesidad de respirador y la mortalidad se redujo de ocho a uno. Eso es muy significativo».

En este protocolo, destinado al personal sano del hospital, se administra un spray nasal y unas gotas orales para proteger la nariz y la boca.

“El objetivo es proteger porque si se infecta un agente de salud de guardia –ocupe el puesto que ocupe- tiene que ir a cuarentena todo el personal de la guardia, incluso la gente de limpieza”, comentó Cavallo.

El spray nasal tiene carragenina, un producto derivado de algas rojas que actúa como emulsionante, muy utilizado en productos farmacéuticos y de cosmética.

La carragenina tiene efecto viricida, por ello está presente en la leche larga vida como conservante natural.

Tanto la ivermectina como la carragenina tienen gran concentración en las glándulas salivales, generando una antisepsia en las gotas de la saliva.

“Por lo tanto el paciente sano podría estar bastante protegido y el asintomático dejaría de ser infectante”, afirmó Carvallo.

Protocolo: https://www.cadenanueve.com/wp-content/uploads/2020/08/Protocolo-IVERCAR-Sinopsis-y-Resultados.pdf