FUNCIONARIOS Y REFERENTES MUNDIALES PIDIERON POR UNA VACUNA SEGURA Y ACCESIBLE PARA TODOS

Visto: 729

Funcionarios y referentes mundiales en salud pidieron a los países de altos ingresos que se unan al grupo mundial de COVID-19 que requiere de financiamiento urgente para garantizar “el acceso mundial a una vacuna segura y equitativa”, requisito esencial para vencer la pandemia a escala global.

La convocatoria fue efectuada desde un foro paralelo a la Asamblea General de la ONU que este año delibera de modo virtual y con el temario COVID 19 como tema prioritario.

Los llamamientos se produjeron días después de que unos 64 países de ingresos altos, incluidos los 27 Estados de la Unión Europea, Suiza, Noruega e Islandia, se unieran formalmente al grupo de vacunas COVAX, implementado por Gavi-The Vaccine Alliance junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), para conseguir bajar los precios y garantizar un amplio acceso a las vacunas.

Sin embargo, Estados Unidos, Rusia y China no participan de la iniciativa e incluso en el caso del gobierno de Donald Trump abandonó la OMS. China ha expresado interés en comprometerse con el Fondo, pero hasta ahora no ha asumido ningún compromiso vinculante.

La iniciativa COVAX requiere de al menos de 7.500 millones de dólares para finales de 2020 para financiar la adquisición y distribución de 2.000 millones de dosis de vacunas en 2021 para 92 países de bajos ingresos que ya participan en el sistema de adquisición de vacunas a granel de Gavi, explicó Seth Berkley, director ejecutivo de la Alianza.

Si bien se trata de una suma enorme, los 7.500 millones de dólares que Berkley pidió como contribución urgente, siguen siendo solo una quinta parte de los 35.000 millones de dólares que la OMS y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, estimaron como el financiamiento indispensable para garantizar la distribución mundial y equitativa de vacunas, pruebas y tratamientos COVID-19.

Todavía se necesitan con urgencia unos 35.000 millones de dólares para ampliar las vacunas, los tratamientos y las pruebas que se necesitan para combatir el COVID-19, estimó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

COVAX es una póliza de seguro global", dijo Berkley porque “la probabilidad de muerte por Covid-19 aumenta con el aumento de la pobreza y sabemos que si los países ricos compran los primeros dos mil millones de dosis de vacunas Covid-19 en lugar de asegurarse de que se distribuyan en proporción a la población mundial, entonces casi el doble de personas podrían finalmente morir de COVID-19 ", estimó.

Seth Berkley precisó que “unos 64 países de ingresos más altos han asumido compromisos financieros vinculantes con el Fondo COVAX”, una iniciativa dirigida por la Organización Mundial de la Salud, la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias y Gavi, la Alianza de Vacunas, para aunar la demanda mundial y distribuir equitativamente un COVID-19 vacuna.

En sus primeros comentarios concretos sobre el número de participantes comprometidos con la iniciativa, Berkley agregó que se espera que otros 38 países se comprometan la semana siguiente.

Otros 92 países de ingresos más bajos que califican para la asistencia para el desarrollo serán elegibles para beneficiarse de los precios subsidiados que ofrecerá la Facilidad COVAX.

Esto podría significar que un total de 156 países podrían estar listos para unirse a la iniciativa, lo que la convierte en el mecanismo de adquisición conjunta más grande de una vacuna en la historia.

Una vacuna COVID-19 exitosa “solo debe ser vendida por empresas a los países si encaja dentro de una plataforma de distribución equitativa hecha por un tercero neutral, como la Organización Mundial de la Salud”, propuso Kate Elder, asesora senior de políticas de vacunas en Médicos sin Fronteras (MSF).

La asignación equitativa debe realizarse en base a criterios de salud pública”, pidió Elder. “Todos los países deben estar de acuerdo en que eso podría significar que no son los primeros en la fila para una cierta cantidad de dosis, y las corporaciones farmacéuticas ciertamente también deben cooperar con eso y no vender de manera prioritaria esas dosis futuras a ningún país o bloque de países ", reclamó la asesora de Médicos sin Fronteras.

La muestra de multilateralismo fue aplaudida por la Federación Internacional de Asociaciones y Fabricantes de Productos Farmacéuticos (IFPMA), que representa a las multinacionales farmacéuticas, aunque al mismo tiempo relativizó que la distribución de las vacunas COVID 19 queden en manos de gobiernos y OnGs.

“La noción de un bien público global significa que si tú puedes conseguirlo, yo puedo conseguirlo. Pero simplemente no es el caso cuando tienes dosis limitadas”, explicó a modo de excusa anticipada Thomas Cueni, Director General de la IFPMA.

Para Cueni “lo ideal sería tener un mecanismo de asignación global, pero desafortunadamente eso no es probable que suceda”, aunque elogió que “es muy alentador ver a tantos países pasar del discurso al compromiso total”.

“El acceso equitativo solo puede lograrse si existe solidaridad entre los países ricos y los más pobres y estamos orgullosos de ser parte de este esfuerzo único para no dejar a nadie atrás”, afirmó el director general de IFPMA.

Cueni agregó que era "optimista" de que muchos países ricos se unirían a COVAX, incluso después de firmar acuerdos bilaterales por fuera de la iniciativa para garantizarse millones de dosis de vacuna.

Japón es un ejemplo hasta ahora: el país ha reservado vacunas directamente de Moderna y AstraZeneca, y al mismo tiempo se ha comprometido a participar en COVAX.

Pero los defensores del acceso a los medicamentos dicen que los términos de la iniciativa COVAX aún se inclinan a favor de los países ricos, que pueden pagar más para elegir cuál de la docena de vacunas en la cartera de COVAX quieren respaldar y optar por comprar.

“Ahora tenemos una nueva opción que fue impulsada por los países de altos ingresos sobre cómo los países que se autofinancian pueden unirse a la instalación de COVAX”, explicó Elder.

Según los términos de esa nueva opción, si pagan más dinero por adelantado, pueden optar por no participar en ciertos acuerdos. Pueden elegir de qué ofertas quieren beneficiarse ahora”, detalló sobre la opción de compra en beneficio de los países ricos.

“Creo que debemos reconocer honestamente que al dar la oportunidad inicial a los países de pagar más por adelantado y darles solo a ellos la opción de elegir de qué dosis se van a beneficiar, se introduce la inequidad por definición: o sea, si no pagas eso por adelantado, entonces no tiene esas opciones", lamentó la asesora de Médicos sin Fronteras (MSF).

Xavier Castellanos, sub- secretario general de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), coincidió con Berkley, al afirmar que el grupo de COVAX representa una oportunidad "para garantizar que la vacuna Covid-19 se asigne de manera justa y equitativa, no reservada para unos pocos privilegiados”.

“Reconstruir la confianza en los programas nacionales de inmunización, mantener los servicios de vacunación esenciales y garantizar campañas de inmunización seguras y efectivas no solo evitará innumerables muertes, sino que también sentará las bases necesarias para el despliegue de una vacuna COVID segura y eficaz”, agregó Castellanos.

“Para poner fin a la fase aguda de la pandemia, la vacuna debe estar disponible en todos los lugares donde se necesite, no solo donde se pueda obtener. Ninguno de nosotros estará a salvo hasta que todos estemos a salvo”, enfatizó Castellanos. "Asegurar una asignación justa y una entrega oportuna a todos los que necesitan [una vacuna], especialmente a los más vulnerables, es el mayor desafío al que nos enfrentamos”, enfatizó el sub- secretario general de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja.

La industria farmacéutica debe desempeñar un papel para garantizar una amplia distribución global, analizó Berkley y enfatizó que “necesitamos un compromiso de [las compañías farmacéuticas] para asegurarnos de que podamos suministrar a nivel mundial y no solo al precio más alto pagado”, enfatizó el director de Gavi.

La participación de países de ingresos altos y medianos en el grupo COVAX es fundamental para aumentar el volumen de pedidos de vacunas y así mantener los precios manejables.

Sin embargo, la ayuda de los donantes seguirá siendo necesaria para financiar la compra de vacunas para unos 92 países de bajos ingresos a precios muy reducidos.

Asha Mohammed, secretaria general de la Cruz Roja de Kenia, predijo que habría grandes desafíos para brindar acceso a una vacuna COVID-19 porque “las creencias culturales y religiosas también podrían representar una amenaza para la aceptación y el acceso a la inmunización dentro de estas comunidades, y en general”.

Mohammed incluyó entre las poblaciones en extremo vulnerables a los migrantes, los campamentos de refugiados, las poblaciones nómadas y las víctimas civiles de las guerras modernas.

Berkley dijo, sin embargo, que muchos migrantes y poblaciones desplazadas ya se cuentan entre la población elegible para vacunas en países que reciben vacunas subsidiadas de Gavi, y que serían "atendidos por los mecanismos avanzados de compromiso del mercado".

“Se están haciendo planes para garantizar la entrega a dichos grupos, incluso si están excluidos de los planes nacionales”, prometió.

Joyce L. Kilikpo, Directora Ejecutiva de la Iniciativa de Salud Pública de Liberia, destacó los paralelismos entre la respuesta al ébola en Liberia y la actual pandemia de COVID-19, que ha dejado un enorme impacto en el sistema de salud liberiano.

La desinformación generalizada ha impedido que las familias lleven a sus hijos a centros de salud durante el período de COVID. Se han suspendido campañas de vacunación como la del sarampión, dejando a los niños vulnerables. También hubo una interrupción en otros servicios de atención médica esenciales para mujeres y niños, que fue exactamente lo que presenció en la primera línea del brote de ébola.

“Necesitamos una inversión sólida y continua en el sistema de salud”, aconsejó Kilikpo. Esto requeriría inversiones en personal sanitario, infraestructuras de atención primaria de salud, sistemas de planificación y seguimiento, enumeró.

Pero un fuerte compromiso de la comunidad es la clave subyacente, según Kilikpo, porque “después de que todo está dicho y hecho, y tenemos el sistema funcionando, necesitamos que la comunidad lo use”.