CONICET Y SANOFI PREMIAN A INVESTIGADORES QUE DESARROLLAN VACUNA CONTRA EL CHAGAS

Visto: 1709

   

Un proyecto para desarrollar una vacuna oral para el Mal de Chagas, enfermedad endémica en  21 países de América Latina con alrededor de 7.5 millones de infectados,  diseñado por tres investigadores santafesinos,  fue premiado por el Conicet y el Sanofi  en virtud de su aporte para combatir  las denominadas “enfermedades olvidadas”. 

   El proyecto  premiado  pertenece a Christian Magni, doctor en Bioquímica, Instituto Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR); Ana Rosa Pérez, doctora en Ciencias Médicas, Instituto de Inmunología, Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Rosario (UNR) e Iván Marcipar, doctor en Ciencias Biológicas, Laboratorio de Tecnología Inmunológica, Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas, Universidad Nacional del Litoral (UNL).

   Durante la entrega del premio  durante una ceremonia en la Embajada de Francia, las autoridades  del Conicet  destacaron que el proyecto  –entre ocho que accedieron a la selección final- fue elegido por representar “un avance científico tecnológico destinado a combatir las denominadas ‘Enfermedades Olvidadas, Huérfanas o Desatendidas".

   El Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Roberto Salvarezza, junto al director médico de la compañía farmacéutica Sanofi, Cristian von Schulz-Hausmann, hicieron entrega del premio Sanofi-CONICET “Incentivo a la Innovación en Enfermedades Huérfanas” .

   En América Latina existen alrededor de 7,5  millones de chagásicos  de acuerdo a las estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)   de los cuales entre dos y tres millones son enfermos crónicos.  Otras estimaciones de organizaciones médicas han calculado el número de chagásicos en 10 millones en el continente americano.

  "Nuestro trabajo está enfocado a desarrollar una probable cura del Chagas y vamos a hacer un prototipo de vacuna oral con un sistema de transporte de antígenos que nunca se había probado anteriormente, que va a ser introducido en el ser vivo a través del Lactococcus lactis, que ya se usa en los alimentos y es segura para uso humano", explicó la médica Ana Pérez.

   Los médicos santafesinos   recibieron un premio de 800 mil pesos aportados por el laboratorio Sanofi para desarrollar su proyecto.

   El Conicet destacó que  el proyecto  “es innovador ya que busca una aproximación de vacuna oral utilizando el sistema de Lactococcus lactis que, si bien este sistema ha sido utilizado con otros patógenos y enfermedades, no lo ha sido con Chagas”.

   "Elegimos Chagas porque pensamos que era una `enfermedad huérfana` en la Argentina,  coincidió  Magni,  que junto a sus dos colegas elaboraron el proyecto a partir de haber encarado “una idea factible” que ahora requiere de tiempo para completar su desarrollo.

   En el acto de entrega de la distinción  se destacó “la originalidad y relevancia social del desarrollo de una vacuna oral contra la enfermedad de Chagas y su factibilidad de implementación y aplicabilidad clínica”.

   En referencia al trabajo, Salvarezza destacó esta propuesta conjunta con el sector privado y reafirmó que el organismo continuará con su política de “apoyar iniciativas que impliquen transferencia de conocimiento, que impacten directamente en la sociedad y mejoren la calidad de vida de todos los habitantes”.

  “En esta convocatoria han sido muchos los proyectos que se presentaron y cada uno tenía en sí una innovación tecnológica vinculada al CONICET y a las universidades. Ha sido muy placentero evaluar estos proyectos porque en la lectura de cada uno realmente se toma conciencia de lo importante que son los científicos para la Argentina y su trabajo para el país”, manifestó von Schulz-Hausmann en nombre del laboratorio francés.