LEGISLATURA VOLVERA A INSISTIR CON PROYECTO CONTRA VENTA LIBRE

Visto: 1434

El legislador Jorge Selser,  titular de la comisión de Salud de la Legislatura de Buenos Aires anticipó que este año volverá a presentar el proyecto de adhesión a la ley nacional que impone la venta de medicamentos –incluidos especialidades de venta libre- exclusivamente en farmacias, por mostrador y a cargo de un farmacéutico. La iniciativa ya fue vetada en la Ciudad de Buenos Aires a fines de 2011 y es resistida por los kiosqueros y Farmacity.

   “Vamos a insistir con el proyecto, aunque no descartamos que vuelvan a vetarlo”, anticipó Selser a Pharmabaires,  recordando que el jefe de Gobierno Mauricio Macri vetó el 15 de diciembre de 2011 la ley aprobada en la Legislatura de adhesión a la Ley Nacional 26.567 según la cual todos los medicamentos –incluidos los de venta libre- deben dispensarse por mostrador  bajo control de un profesional farmacéutico.

  Selser  reiteró el apoyo de entidades profesionales como la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA)  para “presentar de nuevo ese proyecto que  prohíba la venta de medicamentos fuera de las farmacias o al alcance del consumidor en las góndolas”.

  El proyecto original votado  a fines de 2011 contó el respaldo de los bloques opositores en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires  e incluso provocó algunas fisuras  entre los legisladores oficialistas del PRO, ya que algunos se mostraron “neutrales” o escasamente confrontativos con la iniciativa.

  En esta oportunidad se repetirá el mismo escenario político con una mayoría a favor que puede aprobar la ley y la amenaza posterior del  veto del Jefe de Gobierno, aunque  con un costo político que muchos legisladores del PRO preferirían evitar, ya que de las ocho cadenas de farmacias que operan en la ciudad solo una, Farmacity, expende medicamentos de venta libre en góndolas.

  Macri había prometido en diciembre de 2011 a directivos de laboratorios nacionales que no vetaría la ley de adhesión al régimen nacional, pero una semana después puso su firma en el veto. En una reunión confidencial mantenida en una de las cámaras del sector, en los días precedentes, se asumió como “víctima” de la presión de su entorno para que vetara la ley.

  Cuando Macri vetó la ley de adhesión a la prohibición de comercializar medicamentos de venta libre por fuera de las farmacias  muchos creyeron percibir la influencia de la diputada nacional Gabriela Michetti, pareja de Juan Tonelli, presidente de Capemvel, la cámara de medicamentos de venta libre de Argentina.

Sin embargo, voceros de la Legislatura aseguraron a Pharmabaires que la influencia de Michetti en la actual Legislatura es “nula” y si fuese por las “internas” partidarias ninguno de los referentes del PRO se comprometería a impulsar la resistencia a una ley que pudiese perjudicar a su actual pareja.

  Coincidentemente, la Comisión Nacional de la Competencia acaba de aplicarle a Farmacity una multa diaria de 10 mil  pesos acumulable y aplicable desde el 17 de enero  pasado  por desconocer las resoluciones del Ministerio de Salud de la Nación que ordenaban retirar los medicamentos de las góndolas de sus establecimientos.

  La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia multó a Farmacity (ya sumaba casi 800 mil pesos a mediados de abril) por resistirse a retirar sus  medicamentos, incluidos los de venta libre, de “góndolas, escaparates, anaqueles y en cualquier otro lugar que no sea un mostrador en el que sean dispensados personalmente por farmacéuticos  o personas autorizadas para el expendio”.

  En la sentencia se recordó que desde mediados de 2011 el Ministerio de Salud de la Nación le había concedido a la cadena un plazo de 15 días para retirar sus medicamentos de las góndolas y cumplir con la Ley de Farmacias.

  La multa fue aplicada luego de una inspección a 15 de los 117 establecimientos de la cadena en la Capital Federal, realizada por la Dirección Nacional de Registro, Fiscalización y Sanidad de Fronteras del Ministerio de Salud de la Nación.

  Los inspectores el único cambio que detectaron fue la colocación de cadenas plásticas o bandas separadoras, “supuestamente dispuestas para  impedir el acceso del consumidor a las góndolas donde se exhiben los medicamentos de venta libre”.

  Pero, “los productos siguen estando al alcance de la mano del consumidor “, afirmaron los inspectores, que además presenciaron durante su recorrida como los clientes de la cadena accedían fácilmente a los medicamentos de venta libre, según consta en actas.


Link para acceder a la Resolución de la Comisión de Defensa de la Competencia Farmacity:

https://docs.google.com/file/d/0BzFjeupcWNtQbVFTWFpkZnVSMFE/edit?usp=sharing