MINISTRO DE SALUD ALEMÁN EXPRESÓ ROTUNDO RECHAZO A LA EXENCIÓN DE LAS PATENTES Y CONFÍA EN LA OFERTA DEL MERCADO PARA 2022

Visto: 751

El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, expresó su rotundo rechazo a la exención de las patentes COVID mientras que la canciller Angela Merkel era recibida en Estados Unidos por manifestantes que repudiaron la negativa de su gobierno en la OMC de suspender los derechos de propiedad intelectual durante la pandemia.

Spahn justificó el rechazo a la exención de las patentes con el argumento de que ahora escasean las vacunas, pero el año próximo el mercado global dispondrá de una oferta abundante.

El ministro alemán aseguró que eliminar sus derechos de propiedad intelectual en esta etapa “no sería efectivo”, ya que la principal barrera para expandir la capacidad “son los conocimientos técnicos necesarios para la fabricación de vacunas complejas y sensibles, en lugar de las patentes en sí”.

“Estoy seguro de que el próximo año tendremos un excedente de producción”, agregó, durante un panel de debate organizado por el Centro de Salud Global del Instituto de Graduados de Ginebra.

"Entonces, si podemos alcanzar este objetivo sin interferir con los derechos de propiedad intelectual, hagámoslo de esta manera, es aún más rápido", propuso.

Durante el panel de discusión en el Centro de Salud Global del Instituto de Graduados de Ginebra, Spahn dijo que las tres empresas que habían desarrollado las primeras tecnologías de vacunas de ARNm de COVID "son nuevas empresas" y no deben ser obligados a renunciar a su propiedad intelectual.

El ministro de Salud de Alemania propuso que a los fabricantes de vacunas hay que “alentarlos a compartir voluntariamente sus conocimientos técnicos con los países en desarrollo”.

"Siempre es mejor hacerlo de forma voluntaria, siempre que las empresas estén dispuestas a cooperar y estemos desarrollando la capacidad...", dijo Spahn, hablando en el evento del Graduate Institute.

Dos empresas alemanas, CureVac y BioNTech, han sido pioneras, junto con Moderna, en el desarrollo de vacunas de ARNm de COVID. Pero solo BioNTech ha lanzado su vacuna COVID al mercado, en colaboración con Pfizer. Mientras tanto, la vacuna de CureVac mostró resultados decepcionantes en su último ensayo clínico.

“Para Moderna, CureVac y BioNTech es el primer producto en su inventario y la primera vez que realmente obtienen ganancias”, observó Spahn, durante una reunión informativa de la OMS, también en Ginebra.

Sin embargo, enfatizó que el apoyo del gobierno alemán para el proceso de I + D de vacunas de BioNTech y CureVac llegó con el entendimiento de que las empresas colaborarían voluntariamente en una rápida ampliación, "con la expectativa de que estas empresas cooperarían con empresas de Asia y África, y hay conversaciones en curso..."

Sin embargo, no mencionó si alguna de las empresas alemanas podría unirse a iniciativas como la que anunció recientemente el centro de transferencia de tecnología de vacunas de ARNm de la OMS, que está creando en asociación con el gobierno sudafricano.

Al mismo tiempo en Baltimore, los manifestantes corearon “libera la vacuna” cuando Merkel llegó para recibir un título honorífico en la Universidad Johns Hopkins, que cuenta con una de las escuelas de salud pública más prestigiosas del mundo.

Más tarde, en Washington, DC, los manifestantes protestaron frente a la Casa Blanca cuando Merkel y el presidente Joe Biden se reunieron en la que es la última gira internacional de la canciller alemana.

Los manifestantes con carteles pidieron a la canciller alemana que deje de bloquear la iniciativa de exención de propiedad intelectual de COVID, que actualmente está estancada en las conversaciones en la Organización Mundial del Comercio.