ORGANIZACIÓN DE ESTADOS UNIDOS FINANCIÓ INVESTIGACIONES SOBRE LOS MURCIÉLAGOS EN WUHAN, CUANDO SE DESATÓ LA PANDEMIA, DESCUBRIÓ INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA

Visto: 1133

La organización estadounidense EcoHealth Alliance financió investigaciones sobre los coronavirus en los murciélagos en el Instituto de Virología de la ciudad de Wuhan -origen de la pandemia- desde 2014, publicó The Intercept de Estados Unidos, en base a 900 páginas de documentos que consiguió luego de una batalla legal con los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de ese país.

La financiación aportada por EcoHealth Alliance al proyecto compartido con el instituto chino, reconoce como origen fondos federales solicitados por la organización y acordados por los NIH.

Cuando se le preguntó sobre la subvención, Robert Kessler, gerente de comunicaciones de EcoHealth Alliance, respondió a The Intercept que "solicitamos subvenciones para realizar investigaciones. Los organismos competentes consideraron que se trata de una investigación importante y, por lo tanto, la financiaron. Así que no sé si hay mucho que decir".

La subvención se otorgó inicialmente por un período de cinco años, de 2014 a 2019. La financiación se renovó en 2019, pero fue suspendida por la administración Trump en abril de 2020, explicó la publicación.

“Los documentos fueron publicados en relación con el litigio en curso por la Ley de Libertad de Información iniciado por The Intercept contra los Institutos Nacionales de Salud. The Intercept “está poniendo los documentos completos a disposición del público”, informó.

Los documentos detallan la investigación sobre varios tipos de coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan, epicentro del inicio de la pandemia, supuestamente en un mercado de mariscos de la ciudad.

Pero The Intercept ha obtenido más de 900 páginas de documentos que detallan el trabajo de EcoHealth Alliance, una organización de salud ambiental con sede en Estados Unidos que utilizó dinero federal para financiar la investigación del coronavirus en murciélagos en el laboratorio chino.

La abrumadora cantidad de documentos incluye dos propuestas de subvenciones inéditas que fueron financiadas por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, así como actualizaciones de proyectos relacionados con la investigación de EcoHealth Alliance, que ha sido examinada en medio de un mayor interés en los orígenes de la pandemia.

"Esta es una hoja de ruta para la investigación de alto riesgo que podría haber llevado a la pandemia actual", dijo Gary Ruskin, director ejecutivo de Right To Know, un grupo que ha estado investigando los orígenes del Covid-19.

Una de las subvenciones, titulada "Comprender el riesgo de la emergencia del coronavirus en murciélagos",  https://www.documentcloud.org/documents/21055989-understanding-risk-bat-coronavirus-emergence-grant-notice describe un ambicioso esfuerzo dirigido por el presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, para examinar miles de muestras de murciélagos en busca de nuevos coronavirus.

La investigación también incluyó la detección de personas que trabajaban con animales vivos en la ciudad china.

Los documentos contienen varios detalles críticos sobre la investigación en Wuhan, incluido el hecho de que el trabajo experimental clave con ratones humanizados se llevó a cabo en un laboratorio de nivel 3 de bioseguridad en el Centro de Experimentación Animal de la Universidad de Wuhan, y no en el Instituto de Virología de Wuhan, como se suponía anteriormente.

Los documentos plantean preguntas adicionales sobre la teoría de que la pandemia pudo haber comenzado en un accidente de laboratorio, una suposición que Peter Daszak ha descartado enfáticamente. Reconocerla sería aceptar parte de la culpabilidad por parte de su organización.

La subvención para el coronavirus de murciélago proporcionó a EcoHealth Alliance un total de 3.1 millones de dólares, incluidos 599.000 que el Instituto de Virología de Wuhan utilizó en parte para identificar y alterar los coronavirus de murciélagos que probablemente infectan a los humanos.

“Incluso antes de la pandemia, muchos científicos estaban preocupados por los peligros potenciales asociados con tales experimentos”, escribió la publicación.

La propuesta de subvención reconoce algunos de esos peligros: "El trabajo de campo implica el mayor riesgo de exposición al SARS u otros CoV, mientras se trabaja en cuevas con alta densidad de murciélagos en la parte superior y la posibilidad de que se inhale polvo fecal".

Alina Chan, bióloga molecular del Instituto Broad, dijo que los documentos muestran que EcoHealth Alliance tiene razones para tomar en serio la teoría de las fugas de laboratorio.

 "En esta propuesta, en realidad señalan que saben lo arriesgado que es este trabajo. Siguen hablando de personas que potencialmente son mordidas, y mantuvieron registros de todos los que fueron mordidos", dijo Chan. "¿EcoHealth tiene esos registros? Y si no, ¿cómo pueden descartar un accidente relacionado con la investigación?".

Según Richard Ebright, biólogo molecular de la Universidad de Rutgers, los documentos contienen información crítica sobre la investigación realizada en Wuhan, incluida la creación de nuevos virus.

"Los virus que construyeron fueron probados por su capacidad para infectar ratones que fueron diseñados para mostrar receptores de tipo humano en su célula", escribió Ebright a The Intercept después de revisar los documentos.

Ebright también dijo que los documentos dejan en claro que dos tipos diferentes de nuevos coronavirus pudieron infectar ratones humanizados. "Mientras trabajaban en el coronavirus relacionado con el SARS, estaban llevando a cabo un proyecto paralelo al mismo tiempo sobre el coronavirus relacionado con el MERS", explicó Ebright, refiriéndose al virus que causa el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio.

En los últimos meses, científicos calificados de diferentes nacionalidades n han pedido una investigación más profunda de los orígenes de la pandemia, al igual que el presidente Joe Biden, quien en mayo ordenó a la comunidad de inteligencia que estudiara el tema. El 27 de agosto, Biden anunció que la investigación de inteligencia no era concluyente.

Biden culpó a China por no publicar datos críticos, “pero el gobierno de Estados Unidos también ha tardado en divulgar información”, aseveró la publicación, pues The Intercept solicitó inicialmente el acceso a los documentos confidenciales en septiembre de 2020 y recién ahora y mediante una demanda judicial, consiguió acceder a las 900 carillas.

La segunda subvención,"Comprender el riesgo de aparición de virus zoonóticos https://www.documentcloud.org/documents/21055988-risk-zoonotic-virus-hotspots-grant-notice en los puntos críticos de enfermedades infecciosas emergentes del sudeste asiático", se otorgó en agosto de 2020 y se extiende hasta 2025. La propuesta, escrita en 2019, a menudo parece profética, centrándose en ampliar y desplegar recursos en Asia en caso de un brote de una "enfermedad infecciosa emergente" y refiriéndose a Asia como”el más caliente de los puntos críticos”.

EcoHealth Alliance es una organización global sin fines de lucro de salud ambiental dedicada a proteger la vida silvestre y la salud pública de la aparición de enfermedades.

Documentos:
https://www.documentcloud.org/documents/21055989-understanding-risk-bat-coronavirus-emergence-grant-notice

https://www.documentcloud.org/documents/21055988-risk-zoonotic-virus-hotspots-grant-notice

Nota The Intercept: https://theintercept.com/2021/09/06/new-details-emerge-about-coronavirus-research-at-chinese-lab/?utm_medium=email&utm_source=The%20Intercept%20Newsletter