LOS FARMACEUTICOS PIDEN LA INTERVENCION DE MORENO

Visto: 1350

El secretario de Comercio Guillermo Moreno recibirá el 29 de julio a la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que denunciará ante el funcionario la situación “asfixiante” de las farmacias y la imposibilidad de seguir financiando a la seguridad social, anticipó Ricardo Aizcorbe, presidente de la entidad.

   “Vamos a pedir legalidad en la comercialización de medicamentos para que se cumpla que la dispensa sea exclusivamente a través de las farmacias y además que se acorte el pago de la seguridad social, pues estamos financiando el sistema 60 y 90 días y ya resulta insoportable”, anticipó Aizcorbe, el diálogo con Pharmabaires.

  “También queremos que se bajen los porcentajes de bonificaciones” que deben absorber los farmacéuticos”, agregó el titular de la COFA sobre los reclamos que trasladarán a Moreno.

  La reunión con la secretario de Comercio resultará decisiva para que los farmaceúticos sigan atendiendo a las obras sociales y las prepagas, ya que varios titulares de colegios farmacéuticos del interior han anticipado al periodismo que a partir del primero de agosto dejarán de atender a la seguridad social.

  Voceros de la COFA explicaron a Pharmabaires que “todavía no hay medidas de lucha concretas”, aunque crece el malestar entre los colegios del interior, que son los más “asfixiados por la baja rentabilidad” y están  en  “situación límite”,  según sus directivos.

   La COFA, la Federación Argentina de Cámara de Farmacias y la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de la República Argentina ya han realizado medidas de protesta y , por ejemplo, dejaron de atender a las prepagas y obras sociales el 31 de junio pasado.

  “Hay que recuperar la rentabilidad de las farmacias para proseguir con la atención de obras sociales y prepagas” porque “casi el 80 por ciento de las farmacias se encuentran en una situación muy precaria y se puede producir un crack de la red farmacéutica que repercutirá en el sistema sanitario y en el acceso a los medicamentos”, enfatizó Aizcorbe.

   En un documento conjunto, las tres entidades farmacéuticas pidieron recientemente “una disminución inmediata de las bonificaciones que están haciendo inviables a las farmacias ya que muchas no llegamos a cubrir nuestros propios costos”.

   También solicitaron “la disminución inmediata de los plazos de pago por parte de las obras sociales y la medicina prepaga; y que todos los medicamentos vuelvan a la farmacia para seguridad de la población y en cumplimiento de la ley vigente”.

   En este sentido, aseveraron que “los fármacos que se entregan en forma ilegal representan el 50 por ciento de la facturación de medicamentos en la Argentina”.

   La COFA y también el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, han coincidido en calcular que alrededor de doscientas farmacias cerraron el año pasado por carecer de rentabilidad.

   “Una farmacia que se cierra no se vuelve a abrir. No es como un negocio cualquiera, pues se requiere de mucho capital y de estructura””, explicó Marcelo Peretta, del Sindicato Argentino de Farmacéuticos.

   Claudio Ucchino, secretario de la COFA, coincidió que “somos la variable de ajuste que sostiene el modelo. Somos los que más aportamos para los descuentos a los clientes. Las prepagas sólo tienen que poner el 10 por ciento, aunque son las únicas autorizadas a subir tarifas”.

   Isabel Martínez, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Salta, afirmó al periodismo de su provincia que “no estamos dispuestos a seguir asumiendo el costo que tenemos que afrontar por los descuentos que las obras sociales otorgan a sus afiliados”.

   Martínez explicó que “nosotros como farmacias tenemos que cancelar el pago de los medicamentos a los laboratorios en un plazo no mayor de diez días y al contado, pero las prepagas te cancelan los pagos de 90 a 120 días”.

   Los farmacéuticos Andrea Paura y Daniel Restuccia, candidatos opositores para las elecciones del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, también fueron tajantes cuando pidieron que la entidad profesional bonaerense difunda “los nombres propios de los laboratorios que todos días sacan los medicamentos fuera de las farmacias para venderlos en una sola en forma exclusiva o en los circuitos lejos de los mostradores de nuestras farmacias”.

   Los farmacéuticos bonaerenses acompañaron las medidas adoptadas por la COFA contra las “irregularidades” en el mercado de las insulinas y tiras reactivas que “está viciado de negociados”, aseguraron.

   Precisamente, uno de los reclamos que llevará la COFA a Moreno es la venta de insulina en forma directa “por lo cual estarían violando la ley 26567, que establece la exclusividad  de las farmacias en la comercialización de todo tipo de remedios”, explicó Aizcorbe.