ELI LILLY FINANCIA GRUPOS QUE SE OPONEN A LOS TOPES DE PRECIOS DE LA INSULINA EN ESTADOS UNIDOS

Visto: 438

La multinacional Eli Lilly, uno de los principales actores en el mercado de la insulina a nivel mundial, financia a grupos de lobistas que presionan contra los controles de precios del producto en Estados Unidos.

El financiamiento de estos grupos de presión está a cargo de la Fundación Lilly Endowment, fundada en 1937 por la familia fundadora del laboratorio y que se enmascara en “subvenciones destinadas a acciones corporativas”.

La fundación es dirigida por exejecutivos de Eli Lilly y entre los beneficiarios de las subvenciones figuran “grupos de expertos que trabajan para proteger a las corporaciones de los impuestos o la regulación gubernamental”, publicó el sitio periodístico The Intercept de Washington.

“La fundación ha proporcionado millones de dólares a lo largo de los años a grupos libertarios que presionan contra cualquier control de precios de la insulina, un producto clave para Eli Lilly”, aseguró la publicación.

Una esas organizaciones lobistas es la Sociedad Federalista, por ejemplo, que ha recibido más de 1.5 millones de dólares durante la última década y figura en la lista de beneficiarios de "desarrollo comunitario" de Lilly Endowment. El grupo con sede en Washington, DC es una sociedad profesional para abogados conservadores, con la vista puesta en posiciones ideológicas favorables a las empresas.

Los fondos de la Sociedad Federalista incluyeron una subvención de 150,000 dólares el año pasado, al mismo tiempo que el grupo criticaba duramente una nueva ley de Minnesota que obliga a los fabricantes a proporcionar insulina gratuita o asequible a los residentes de bajos ingresos.

La ley inflige una injusticia a las empresas que son regularmente satanizadas en los medios”, escribió un abogado del Instituto Goldwater en el sitio web de la Sociedad Federalista.

La Fundación Lilly Endowment se describe a sí misma como independiente y "una entidad separada de la empresa, con una junta directiva, personal y ubicación distintos".

Sin embargo, la junta incluye a Daniel P. Carmichael, quien anteriormente dirigió las operaciones de cabildeo de Eli Lilly y se desempeñó como vocero de la compañía.

Eli Lilly II, el bisnieto del fundador está en la junta directiva de Lilly Endowment. Y Eli Lilly, la corporación, ha promocionado esfuerzos filantrópicos conjuntos con Lilly Endowment en el pasado.

Lilly Endowment también es el mayor accionista de Eli Lilly, con 10.461.053 acciones, con un valor aproximado de 31 mil millones de dólares.

"Durante muchos años, Lilly Endowment ha otorgado modestas subvenciones de apoyo operativo general a las cuatro organizaciones que enumeró, cada una de las cuales realiza investigaciones de políticas públicas y programas educativos sobre muchos temas importantes relevantes para nuestro trabajo en el desarrollo comunitario", escribió Judy Cebula, portavoz de Lilly Endowment, en un comunicado.

“Estas subvenciones no están restringidas ni dirigidas a temas específicos y, como cuestión de práctica, no compartimos públicamente nuestras discusiones con beneficiarios potenciales o reales”, completó en respuesta a la inquisitoria de The Intercept.

Sally C. Pipes, presidenta de Pacific Research Institute de California, que hace campaña contra el pagador único y otras intervenciones gubernamentales en el mercado de la atención médica, está financiada en gran medida por Lilly Endowment, que ha proporcionado 175,000 dólares por año en subvenciones a su organización sin fines de lucro, desde 2015.

Pipes es autor de múltiples columnas de opinión que critican cualquier intento de limitar el precio del copago mensual de la insulina a 35 dólares. La propuesta fue parte de la fallida legislación Build Back Better debatida el año pasado.

Los republicanos del Senado la semana pasada derrotaron una enmienda para vincular el tope de precios para las personas con seguro médico privado a la Ley de Reducción de la Inflación antes de que el proyecto de ley general fuera aprobado en la cámara. La legislación solo reduce los costos para los beneficiarios de medicamentos recetados de la Parte D de Medicare.

El Instituto de Investigación del Pacífico, que tiene oficinas en Pasadena y San Francisco, criticó una iniciativa de California para desarrollar un fabricante de insulina genérica respaldado por el gobierno para competir con los fabricantes de medicamentos con fines de lucro.

“El estado estaría mejor servido si el gobernador desistiera de esta idea”, escribió un miembro senior del Pacific Research Institute en una columna publicada en el San Francisco Chronicle.

Lilly Endowment también apoya desde hace mucho tiempo al American Enterprise Institute, un grupo de expertos prominentes en Washington que se opone a la mayoría de las regulaciones de precios de atención médica y apoya los recortes de impuestos corporativos.

El mes pasado, antes del lanzamiento de las negociaciones de la Ley de Reducción de la Inflación, un grupo bipartidista de legisladores presentó la Ley de Mejora de las Salvaguardas Necesarias para los Usuarios de la Insulina Ahora, o INSULINA.

El proyecto de ley, al igual que la enmienda derrotada, reducía los gastos de bolsillo de la insulina al garantizar que los planes de seguro renuncien a los deducibles y proporcionen programas de ahorro de costos a los pacientes para que la insulina nunca cueste más de 35 dólares por mes o el 25 por ciento del precio de lista.

En respuesta, American Enterprise Institute condenó rápidamente la propuesta, argumentando que la Ley de la INSULINA “probablemente socavaría la competencia y aumentaría los costos en general”.

Eli Lilly es una de las tres empresas que controlan la industria de la insulina, junto con la empresa francesa Sanofi y Novo Nordisk, con sede en Dinamarca.

Eli Lilly recaudó el año pasado más de 2.400 millones de dólares en ingresos de sus productos de insulina, incluida la marca Humalog, de los cuales aproximadamente 1.300 millones provinieron de ventas en Estados Unidos

“Un vial de Humalog (insulina lispro), que solía costar 21 dólares en 1999, costó 332 en 2019, lo que refleja un aumento de precio de más del 1000 %. Por el contrario, los precios de la insulina en otros países desarrollados, incluido el vecino Canadá, se han mantenido igual”, escribió S. Vincent Rajkumar en la revista de Mayo Clinic en 2020.

Las demandas políticas para hacer frente a los costos altísimos de la insulina han crecido a medida que el precio pagado por los pacientes y el gobierno ha aumentado constantemente.

El gasto de bolsillo de los beneficiarios de Medicare en productos de insulina aumentó de 236 millones a 1030 millones entre 2007 y 2020, según cifras recopiladas por Kaiser Family Foundation.

Los costos de bolsillo para las personas con planes con deducibles altos pueden requerir que los pacientes paguen hasta 8,000 dólares.

La ley de Minnesota que hace que la insulina sea más accesible para los residentes de bajos ingresos se aprobó en honor a Alec Smith, un paciente con diabetes de 26 años que murió porque racionó su insulina después de luchar para pagar los costos mensuales de 1,300.

La derogación de la ley de Minnesota ha sido un foco de atención de la industria farmacéutica. Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, un grupo de cabildeo de drogas que cuenta con Eli Lilly como miembro, se encuentra actualmente en un tribunal federal de apelaciones intentando anular la ley por inconstitucional.

 Eli Lilly, en respuesta al impulso del Congreso para regular los costos de la insulina, ha desplegado grupos de presión en una variedad de propuestas de control de costos, según muestran las investigaciones de The Intercept.

En el pasado, Eli Lilly y otros fabricantes de medicamentos han culpado a los administradores de beneficios de farmacia, que negocian acuerdos entre farmacias y compañías de seguros, por el alto costo de la insulina.