MORENO ANTICIPA TIEMPOS DIFICILES PARA LA INDUSTRIA

Visto: 1599

Los representantes de las cámaras empresarias salieron preocupados. Los farmacéuticos medianamente conformes de la reunión convocada por el secretario de Comercio Guillermo Moreno en su despacho, el miércoles 11 de septiembre, en un cónclave del que participaron también el ministro de Trabajo Carlos Tomada,  la ministra de Industria Débora Giorgi, y el interventor del Indec, Norberto Itzcovich. La sensación es que no se avecinan tiempos fáciles para la industria.

  Después de repartir sus tradicionales llaveros, Moreno planteó que “hay márgenes novelescamente altos en toda la  cadena” del mercado farmacéutico desde los laboratorios a las farmacias, pasando por las droguerías, también presentes en la reunión.

  El  funcionario  pidió a los laboratorios más información sobre estructuras de costos, especialmente de los medicamentos de alto costo. Con esa información ya procesada, el secretario de Comercio volverá a citar a una nueva reunión dentro de un mes, aproximadamente.

 Moreno especuló que los medicamentos vendidos en Argentina son más caros que en el exterior. “Vamos a ver si es cierto o si es una impresión”, dijo Moreno. La ministra Giorgi pareció coincidir y anunció que enviará delegaciones a India y China a comparar los precios de las materias primas que utilizan la mayoría de los laboratorios nacionales.

  “Queremos ver precios internacionales para ver si tienen correlación con los precios locales”, afirmó Giorgi, quien, además, advirtió que se “ha desacelerado la aplicación de la Ley de Prescripción de  Medicamentos  por Nombre Genérico”, aprobada en agosto de 2002. La cámara de fabricantes de medicamentos genéricos (Capgen) también fue invitada a la reunión.

  Giorgi también invocó a la producción pública de medicamentos como una supuesta alternativa al precio de los medicamentos de marca, quizás desconociendo que la Ley Nacional que impulsa la producción estatal sancionada por el Congreso, no ha sido todavía reglamentada por el Ministerio de Salud.

  La estructura de costos que reclama Moreno ya ha sido presentada por, al menos, los laboratorios nacionales. Y se ha convertido en un tema espinoso que ha enfriado la tradicional relación con la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), porque fue la entidad que pidió la intervención de Moreno, debido a sus problemas de rentabilidad.

  “Estamos para ver el tema de los precios y la rentabilidad de los diferentes sectores”,  puso como límite Moreno, cuando Carlos Villagra, de la Asociación de Farmacias Sindicales y Mutuales, quiso introducir el porcentaje de gasto que implica para las obras sociales el costo de los medicamentos.

  “Los laboratorios deben demostrar precios lógicos, pero los márgenes son cada vez más acotados”, fue el comentario del dueño de un laboratorio mediano de origen nacional.

  Ricardo Pesenti, tesorero de la COFA en cambio destacó la iniciativa del secretario de Comercio, aunque le aclaró a Pharmabaires que en realidad los medicamentos ambulatorios “pueden estar atrasados en sus precios” con relación a otros países.  “El impacto es muy importante en los medicamentos de alto costo, pues no sabemos que margen de ganancias tienen y las obras sociales o el PAMI tienen que pagar hasta 300 mil pesos mensuales por tratamientos oncológicos”, agregó.

 “Encima esos medicamentos de alto costo no pasan por las farmacias”, se quejó el dirigente farmacéutico. O sea no aportan rentabilidad al sector.

   Según su versión de la reunión, se les pedirá a “ los grandes laboratorios que  informen cuanto gastan en publicidad y marketing, que ha sido un tema tabú”.

  Al mismo tiempo que Moreno se mete con el mercado farmacéutico, la Superintendencia de Servicios Sociales (SSS) y la CGT apuntan al gasto en medicamentos de las obras sociales, que son jaqueadas también por los proveedores de  prótesis y los costos incrementados de sanatorios y clínicas. Es cierto, como dice Moreno: “el mercado farmacéutico hace ruido”. Y según parece, seguirá haciendo.