LOS FARMACEUTICOS QUIEREN UN PAIS SERIO

Visto: 1463

“Los farmacéuticos queremos un país serio, donde se cumplan las reglamentaciones existentes en el mercado  de los medicamentos”, pidió Manuel Agotegaray, presidente de FEFARA, en la apertura de las 10 Jornadas Federales y 10 Internacionales sobre “Política, economía y gestión en Medicamentos” que organiza la Federación de Farmacéuticos de la República Argentina, en Posadas.

  Agotegaray apuntó contra las cadenas de farmacia en general y contra Farmacity en particular: “No tenemos temor a las cadenas, pero tenemos que ver de quien hablamos cuando hablamos de las cadenas”.

   “El cuco no es la cadena, sino las sociedades anónimas que están detrás. Y que a diferencia nuestra no tienen responsabilidad civil o penal si se equivocan al dispensar un medicamento”, agregó el dirigente de FEFARA.

  Agotegaray comparó que “hay que poner todos los huevos en la misma canasta (como los farmacéuticos) y las sociedades anónimas no lo hacen”, remarcando: “las farmacias no deben ser atendidas por kiosqueros”.

  El presidente de FEFARA enfatizó que “los farmacéuticos  podemos competir de igual a igual con las cadenas cuando hablamos de medicamentos, pero estamos en desventaja con las sociedad anónimas y con la venta de medicamentos por fuera de las farmacias”.

  El dirigente aseveró que los farmacéuticos no “somos un ente abstracto dentro de un sistema de salud que gasta 150 mil millones de dólares por año, de los cuales del 25 al 30 por ciento corresponde a los medicamentos y de esa suma el 60 o 70 por ciento lo pone la gente de su bolsillo”.

  Al referirse al reciente escándalo de la obra social IOMA de la provincia de Buenos Aires,  pidió un sistema “transparente que termine con la corrupción de las obras sociales y con licitaciones con precios irrisorios para medicamentos de origen desconocido”.

  El dirigente recordó que el Colegio de Farmacéuticos de Santa Fe, de donde proviene,  fue el primero en aplicar el sistema de Trazabilidad, antes que se convirtiera en ley nacional.

  Al insistir sobre la necesidad de un país “serio”, Agotegaray subrayó que “estamos ante un mercado contaminado, sin transparencia, en que está en riesgo la profesión del farmacéutico”.

  Las jornadas de FEFARA contaron con la participación de Martín Etcheverry,  directivo de CAEME que comenzó su intervención con un comentario que sonó a ironía. “lamento que nuestros primos nos hayan dejado en soledad”  ante la ausencia en la mesa de los representantes de CILFA y Cooperala.

 “Si no vinieron será porque no tienen nada que decir”, reforzó Agotegaray con pocas palabras, pero sin ocultar cierto malestar,  sobre la incompleta mesa de la industria farmacéutica.