ARGENTINA ENTRE LOS PAÍSES QUE PIDEN EXENCIONES IRRESTRICTAS EN LA OMC, PERO LA PROPUESTA NO AVANZA

Visto: 163

Argentina figura en el lote de países que insiste en la exención de las patentes también para las terapias y los diagnósticos vinculados al COVID, tal como había quedado pendiente de la resolución ministerial de la OMC de junio pasado que aprobó la exención, pero solo para las vacunas.

La Argentina fue ubicada junto a Sudáfrica, India, Kenia, Indonesia, Zimbabue, Pakistán, Egipto, Bolivia, Venezuela y el Grupo de estados de África, el Caribe y el Pacífico, que figuran a la vanguardia, escribió el sitio Geneva Health Files.

Por el contrario, los países que niegan la necesidad de una extensión incluyen Suiza, Singapur, Japón, Canadá, Corea del Sur, la Unión Europea y el Reino Unido.

Un tercer grupo, integrado por Colombia, Costa Rica, Uruguay, México, China y Taipei, está considerando una solución de compromiso; una extensión limitada para incluir una lista específica de productos terapéuticos y de diagnóstico. En la actualidad, más de 1800 tratamientos para la COVID-19 se encuentran actualmente en diferentes etapas de la tubería de I+D.

La OMC debería adoptar una decisión a más tardar el 19 de diciembre, pero el tiempo avanza y los acuerdos están lejanos, analizó el sitio especializado Health Policy Watch.

Una comunicación de Suiza y México que cuestiona la necesidad de extender la exención de los derechos de propiedad intelectual sobre las vacunas COVID-19 a la terapéutica y el diagnóstico circuló en los últimos días en la sede de la OMC y dejó al descubierto “las divergencias y complejidades de uno de los temas más polémicos que enfrenta la organización”, analizó el sitio especializado.

La 12 Conferencia Ministerial (MC12) realizada en Ginebra el 17 de junio, fue la que adoptó un acuerdo sobre la renuncia condicional a las patentes de las vacunas contra el COVID-19, pero dejó afuera diagnósticos y terapias por presión de los países desarrollados.

“Si la OMC podía decir que había tenido éxito, en realidad el acuerdo no satisfizo a nadie: sus defensores, los activistas de la salud y la sociedad civil lo rechazaron por ser demasiado limitado, mientras que las grandes farmacéuticas habían luchado con uñas y dientes para evitar cualquier acuerdo de exención”, escribió Health Policy Watch.

El acuerdo de junio pedía explícitamente que la exención de vacunas se extendiera a la "producción y distribución de diagnósticos y terapias de COVID-19" dentro de los seis meses posteriores a la adopción, fijando la fecha límite para la aprobación de un acuerdo hasta el 19 de diciembre”.

“El nivel de urgencia dentro de la OMC para llegar a un consenso sobre este tema es difícil de evaluar”, según la periodista especializada Priti Patnaik, autora de un libro recientemente publicado sobre el tema.

Una serie de países siguen indecisos y han buscado más información. Ni siquiera está claro si los defensores harán el último esfuerzo para luchar por esto”, agregó la periodista.

El presidente del Consejo de los ADPIC, el embajador Lansana Gberie de Sierra Leona, dijo que la ausencia, en esta etapa tardía, de propuestas concretas basadas en textos sobre el tema de la prórroga es “muy preocupante, e instó a las delegaciones a explorar todas las opciones para avanzar”.

Sudáfrica, copatrocinador de la propuesta de exención inicial junto con India, también informó que su delegación ha estado manteniendo contactos bilaterales recientemente para tratar de encontrar una salida al estancamiento.

El único documento presentado hasta el momento ha sido una comunicación presentada por México y Suiza, que no representa una posición formal de negociación. Sin embargo, plantea dudas sobre la capacidad del organismo de comercio para cumplir su objetivo de llegar a un acuerdo a mediados de diciembre.

En esencia, la comunicación de Suiza y México utiliza el mismo razonamiento que ya presentó Suiza cuando se opuso a una exención de las vacunas contra el COVID-19 en el punto álgido de la pandemia: una exención no aceleraría, argumentaron Suiza y varios países occidentales. la tasa de vacunación en el mundo, porque el principal problema radica, afirmó la industria, en la fabricación y distribución de las vacunas recién desarrolladas.

Hoy, escriben México y Suiza, se puede repetir el mismo argumento, incluso si en este caso, el problema no es de escasez sino de un excedente de terapias y diagnósticos disponibles: “No existe escasez de terapias”, afirman en la comunicación interna.

En cambio, “gran parte de la capacidad de producción de los innovadores permanece inactiva debido a la falta de demanda. […] Esto implica problemas de logística y distribución, que no están relacionados con la propiedad intelectual, pero que deben abordarse”.

La carta conjunta suizo-mexicana señala que 138 acuerdos bilaterales de licencia voluntaria con 127 países han resultado en la creación de 191 sitios de producción para la terapia COVID-19 en todo el mundo.

Con base en esta información, la comunicación establece que “no nos enfrentamos a una situación en la que tengamos una falta de acceso inducida por IP o una falta de capacidad de fabricación de terapias y diagnósticos de COVID-19. Como consecuencia, no parece que sea necesario realizar ajustes en el sistema de propiedad intelectual”.

Sin embargo, estos argumentos hasta ahora no han logrado convencer a los defensores de una exención amplia como la propuesta inicialmente por India y Sudáfrica.

La Unión Europea, Suiza y el Reino Unido están jugando un juego cínico de agotarse en las negociaciones de la OMC sobre la extensión del [acuerdo MC12 TRIPS] a diagnósticos y terapias”, dijo Thiru Balasubramaniam, representante en Ginebra de Knowledge Ecology International.

Balasubramaniam también señaló que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, mencionó que “una de las lecciones más importantes de la pandemia es que la capacidad de fabricación de medicamentos, diagnósticos, vacunas y otras herramientas se concentra en muy pocos países”.

Para Balasubramaniam, “los miembros de la OMC que expresen dudas sobre las barreras que plantea la propiedad intelectual con respecto al acceso a la terapia y el diagnóstico de la COVID-19 deben prestar atención a los consejos de la Organización Mundial de la Salud, la principal autoridad en salud mundial”.

El Consejo de los ADPIC se reunirá nuevamente esta semana, de manera informal. “No tenemos mucho tiempo”, reconoció el presidente el embajador Lansana Gberie.

Entonces, se programaron más reuniones para el 6 de diciembre, con la posibilidad de convocar a los miembros para otra reunión el 15 de diciembre, cuatro días antes de la fecha límite.