LA INDUSTRIA ASEGURA QUE EL PROBLEMA NO ES LA PI SINO LAS CARENCIAS DE LOS SISTEMAS DE SALUD, MIENTRAS QUE ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL INSISTEN EN LA OMC POR LA EXENCIÓN DE LAS PATENTES COVID

Visto: 176

El Consejo de los ADIPC de la OMC fracasó una vez más en el intento de consensuar una exención para las patentes de los tratamientos y diagnósticos COVID, posición que alienta Argentina entre otros miembros de la organización, mientras el tiempo se acaba y la intransigencia de un puñado de países desarrollados aleja la posibilidad de su aprobación.

El Consejo de los ADPIC de la OMC tiene hasta el 17 de diciembre para decidir si la exención de la propiedad intelectual (PI) a las vacunas adoptada por la Cumbre Ministerial de junio pasado, se extiende a las terapias y diagnósticos de COVID-19.

Singapur, Suiza, Japón, Corea, la Unión Europea y el Reino Unido “quieren ver pruebas de que las barreras de propiedad intelectual obstaculizaban el acceso a terapias y diagnósticos antes de apoyar cualquier extensión de la exención”, declaró a Health Policy Watch un funcionario de la OMC al término de la reunión del Consejo de los ADIPC.

Entre los miembros que siguen presionando por la exención figuran Argentina, Sudáfrica, India, Sri Lanka, Nepal, Nigeria e Indonesia, todos ellos parte del grupo central que introdujo por primera vez la noción de una exención del Acuerdo sobre los ADPIC para todos los productos relacionados con la pandemia de COVID.

Mientras tanto, China y México son parte de un grupo que apoya una exención limitada sobre productos específicos.

Las organizaciones de la sociedad civil Oxfam y la Alianza Popular para las Vacunas (PVA) volvieron a denunciar en Ginebra antes de la reunión del Consejo que “los países ricos han obtenido casi tres veces más ciclos de Paxlovid de Pfizer, un medicamento COVID-19” recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Solo una cuarta parte de los pedidos para el tratamiento se destinarán a países de ingresos bajos y medios (PIBM), a pesar de que representan el 84% de la población mundial y tienen una necesidad mucho mayor, ya que muchas menos personas están vacunadas contra COVID, a diferencia de las naciones ricas que están en gran medida protegidas", dijeron las dos organizaciones en un comunicado de prensa.

En el comunicado advirtieron sobre "la misma preocupante tendencia de inequidad que vimos con las vacunas COVID".

Sin embargo, la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) replicó que "de los 105 países de bajos ingresos elegibles para tratamientos COVID-19 coordinados por el Acelerador ACT, muy pocos países han expresado interés y apenas unos pocos han realizado hasta ahora pedidos de muy bajo volumen".

"La falta de demanda significa que, de las 38 compañías genéricas alineadas para producir Paxlovid y las 27 compañías con licencias para Molnupiravir, actualmente apenas hay un mercado para que opere incluso un puñado de compañías", aseveró la IFPMA a Health Policy Watch.

Oxfam y la PVA sostuvieron su denuncia sobre la inequidad a partir de estadísticas aportadas por la consultora internacional de análisis de mercado de salud global Airfinity.

El CEO de Airfinity, Rasmus Hansen, confirmó a Health Policy Watch que era correcto que solo alrededor del 25% de las dosis compradas de Paxlovid iban a LMIC.

"Pero es un poco erróneo solo mirar ese número sin mirar otros indicadores de demanda", agregó Hansen.

Un indicador importante fue la demanda de dosis de Paxlovid de los países que calificaron para el medicamento de forma gratuita a través del Acelerador ACT, agregó.

"Solo alrededor del 7% de las dosis de Paxlovid que están disponibles para donación han sido aceptadas por países de bajos ingresos. Cuando vi ese número, me sorprendió mucho porque eso no es un problema de precios", analizó Hansen.

Mientras tanto, la demanda total de los PIBM para ambos antivirales aprobados por la OMS, Molnupiravir y Paxlovid, disponibles gratuitamente a través del ACT-Accelerator solo había alcanzado el 13%, y una demanda cero de cualquiera de los medicamentos en el cuarto trimestre del año, dijo Hansen.

"Este número disponible de dosis ni siquiera es el 25% completo de las dosis disponibles para donación. Creo que esto es alrededor del 10% de las donaciones prometidas", agregó.

El analista agregó que “la historia es más complicada que las dosis no están disponibles. Parece haber un problema con la capacidad o la voluntad de un país para usar el medicamento".

Hansen especuló que los factores que influyen en esto podrían incluir la incapacidad de los países para realizar pruebas sistemáticas de COVID-19, ya que los antivirales deben administrarse temprano para prevenir enfermedades graves, así como que tengan otras prioridades de salud.

También dijo que un país podría no aceptar un medicamento donado no porque no lo necesitara, sino porque carecía de la capacidad para implementarlo.

Hansen también dijo que la falta de datos sobre hospitalizaciones, particularmente en África, significaba que decidir sobre lo que se necesitaba "es un poco como disparar en la oscuridad porque en realidad no tenemos datos objetivos sobre cuántos están gravemente enfermos por COVID".

Al término de la última y frustrada reunión, el embajador Lansana Gberie de Sierra Leona, que preside el Consejo de los ADPIC, lamentó la falta de propuestas concretas de texto para forjar un consenso hacia tal decisión, según fuentes de la OMC.

El Consejo tiene previstas dos reuniones más antes del plazo máximo del 17 de diciembre, con una primera convocatoria no oficial para el 5 de diciembre, según el cronograma del embajador Gberie.