COLOMBIA IMPONE REGULACION DE PRECIOS PARA MEDICAMENTOS DE MULTINACIONALES

Visto: 3016

Al término  de la reciente renovación del contrato con el PAMI, el dueño de un laboratorio pyme nacional se quejaba de que el acuerdo favorecía esencialmente a las multinacionales, ya que le vendían a la obra social de los jubilados sus medicamentos oncológicos y la artritis de alto costo- sin licitación. Por eso el organismo pagaba, sin chistar, tratamientos de hasta 300 mil pesos mensuales.

  Una situación similar, de agobio de la seguridad social debido a los medicamentos de alto costo, se vive en Colombia.  Por eso el gobierno de Juan Manuel Santos – el presidente más liberal de Sudamérica junto con Sebastián Piñera- acaba de introducir precios máximos para 70 medicamentos, patentados y comercializados en el país por Bayer, Novo Nordisk, Glaxo, AstraZeneca, Roche, Janssen, Novartis y Sanofi, entre otras multinacionales.

La lista incluye Mabthera y Avastín de Roche, para la artritis reumatoidea y tratamientos oncológicos, respectivamente, Humira de Abbvie/Abbott, también para la artristis reumatoidea, Betaferon y Ventavis de Bayer, Tomozanoex y Citabibex de Astrazeneca y Novoserver de Novo Nordisk.

  El gobierno también impuso control de precios para Volibris de Glaxo, Synagis de Abbott, Temodal de Merck,  Revlimid de Celgene, Sabril de Sanofi y Reminyl de Janssen. Sabril se receta como antiepiléptico y Reminyl para casos de demencia leve.

  Los precios máximos adoptados por el gobierno del liberal Santos incluyen al Xolair de Novartis (para tratamientos contra el asma), Somatuline del francés Ipsen para pacientes con acromegalia, y el inmunosupresor Prograf de Janssen.

  Entre los 70 medicamentos regulados, aparece también Enbrel de Pfizer para la artritis reumatoidea y que en la década pasada  fue introducido en el mercado argentino entre denuncias de entidades profesionales y de consumidores por su elevado precio.

  La lista se extiende al Tacrolimus de Sandoz (inmunosupresor), Rebif de Merck (MSD) para la esclerosis múltiple, Feiba de Baxter (coagulante anti-inhibidor) y el famoso Kaletra de Abbott, inhibidor de la proteasa requerido para los tratamientos contra el VIH.

  También estarán sujetos a precios máximos Volibris de Glaxo para la hipertensión arterial, el monoclonal Synagis de Abbvie/Abbott para la insuficiencia respiratoria y Temodal de Merck (MSD) indicado para tratamientos de tumores cerebrales.

  A propósito: el Ministerio de Salud de Argentina hizo una contratación directa de Synagis, en marzo pasado por 13, 3 millones de pesos.

  De acuerdo a la regulación de precios, a partir de ahora el Mabthera de s00 mg x 50 se venderá en Colombia al equivalente de 1,52 dólares, el Avastin por 100 mg inyectable a 1,60 dólares, el Betaferon a 1.04 dólares, el Humira de 40 x 0,8 a 1,12 dólares, el Actembra de Roche de 80 mg inyectable x 4 a 4,40 dólares y Linezolid de Vesalius Pharma de 600 mg por cápsulas de 300 a 20 dólares.

  Vesalius Pharma y Lafrancol son los únicos laboratorios colombianos incluidos en la lista, en la que aparece también Biotoscana Farma, de origen italiano aunque actualmente radicado en varios países de Latinoamérica y la multinacional mexicana Sthendal  Internacional. 

  Otros dos laboratorios  menos conocidos como son Venus  Remedies de India, UCB Pharma de Bélgica,  Elan Pharma (de origen irlandés radicado en Nueva York), y Genzyme, filial de Sanofi, también aparecen en la regulación de precios.

  En cuestión de medicamentos de alto costo, el secretario de Salud de la provincia de Santa Fe, Miguel González, anunció que el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) ingresó en la primera etapa de producción de eritropoyetina e interferón.

  El laboratorio santafesino ya produce sildenafil (Viagra) y González aseguró que “si nos quieren bloquear que nos bloqueen” en referencia a las multinacionales, cuando anunció la fabricación del interferón y eritropoyetina durante las recientes Jornadas Federales de FEFARA.