PARITARIAS: Una “ventanita” para la negociación

Visto: 1060

Las negociaciones paritarias entre la industria y los visitadores médicos han ingresado en una nueva etapa que aleja por el momento las medidas de fuerza, con el surgimiento de una “ventanita” que por lo menos devolverá la posibilidad de retornar el díalogo durante una semana.

  La apertura de una nueva etapa negociadora contempla algunos puntos de acuerdo que arrojan expectativas sobre el desenlace de la negociación, que de prosperar quedaría plasmada el próximo lunes ante el Ministerio de Trabajo.
  A partir de la “ventanita” que se abrió entre las partes, se han suspendido las medidas de fuerza que la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) tenían prevista para los próximos días y que incluía bloqueos similares a los que protagonizaron hace una semana en Droguería del Sud.
  Sin embargo, Ricardo Peidro, titular de la AAPM, advirtió que “nuestro plan de lucha sigue vigente” aunque en la práctica estará congelado hasta que se defina si hay posibilidades de firmar un acuerdo paritario.
 En principio, el borrador del acuerdo elaborado por una de las cámaras empresarias otorga un incremento del 26 por ciento a los visitadores médicos, similar al que recibieron los empleados de los laboratorios y droguerías representados por FATSA.
  Además, reconoce la demanda de la AAPM de un incremento del plus por  guardería y viáticos, entre otros cambios y actualizaciones del convenio laboral.
  Sin embargo, persiste una dura disputa sobre el monitoreo a la labor cotidiana de los visitadores médicos a cargo de los supervisores, que es una de las exigencias de la industria, para  otorgar las actualizaciones en los plus que piden los visitadores médicos.
  Un acuerdo implicaría también negociar las denuncias presentadas por  algunas empresas contra los visitadores médicos por “hurto, intrusión y destrozos en la propiedad privada” que conducen a un proceso penal.

  Los AAPM se habían propuesto denunciar ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otros organismos internacionales la “criminalización de la protesta” por parte de  esos laboratorios. Tal vez, la semana próxima se apague la hoguera y se ahorren denuncias,  ante los foros internacionales.