COMO FAUCI Y CIENTÍFICOS VINCULADOS CON EL LABORATORIO DE WUHAN, PERSUADIERON A LA COMUNIDAD DE INTELIGENCIA QUE COVID TENÍA UN ORIGEN NATURAL

Visto: 208

Los científicos con conexiones con el Instituto de Virología de Wuhan, incluido el influyente Anthony Fauci, alejaron a las agencias de inteligencia de Estados Unidos de las hipótesis sobre los orígenes de COVID-19 que podrían implicar su investigación, según demuestra una nueva andanada de correos electrónicos obtenidos por el sitio especializado US. Right to Know a través de la Ley de Libertad de Información.

El 3 de febrero de 2020, científicos vinculados a la investigación de coronavirus de alto riesgo en Wuhan se unieron a una conferencia telefónica con funcionarios de seguridad nacional sobre cómo descubrir cómo había surgido un virus excepcionalmente infeccioso de esa ciudad china.

La conferencia telefónica incluyó a funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones, la Oficina del director de Inteligencia Nacional y la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, según un correo electrónico al que accedió el sitio estadounidense especializado en transparencia de la información.

La evaluación prematura de la comunidad de inteligencia de que COVID-19 era un virus natural a su vez ha sido esgrimida por Fauci, por entonces director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases que había financiado investigaciones sobre los coronavirus de los murciélagos en Wuhan a través de la empresa de salud ambiental EcoHealth Alliance.

“La conferencia telefónica muestra el aparente poder de una pequeña camarilla de científicos para nublar la comprensión del público sobre la pandemia”, publicó US. Right to Know.

Los dos colaboradores más cercanos del Instituto de Virología de Wuhan, el presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, y el virólogo de la Universidad de Carolina del Norte, Ralph Baric, participaron de la conversación telefónica colectiva.

Daszak era quien recibía los subsidios del National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID) para la investigación de los coronavirus, como agente intermedio entre los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y el Complejo de Laboratorios de Wuhan.

Baric es un coronavirólogo que innovó técnicas de ingeniería y las aplicó a virus prospectados en la naturaleza por el laboratorio de Wuhan y aparentemente ayudó a persuadir a la comunidad de inteligencia de que el nuevo virus no traccionó signos de ingeniería.

"Gracias por participar en la reunión de expertos de hoy para discutir e identificar qué datos, información y muestras son necesarias para comprender los orígenes evolutivos de 2019-NCOV y responder más efectivamente al brote y la información errónea resultante", escribió Andrew Pope, director de la Junta de Política de Ciencias de la Salud para las Academias Nacionales.

Fauci informó al grupo sobre la "perspectiva de NIAID", confirma el correo electrónico. El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Fauci, NIAID, había suscripto el trabajo de Daszak y Baric.

La agenda muestra que la llamada del 3 de febrero fue provocada en parte por una preimpresión defectuosa y finalmente retirada que alegaba similitudes entre el genoma del SARS-CoV-2 y el VIH, que había hecho sonar las alarmas en la comunidad de enfermedades infecciosas.

También está claro que los rumores sobre el Instituto de Virología de Wuhan ya habían comenzado a girar en las redes sociales chinas.

La discusión fue codirigida por Fauci, el director de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, Kelvin Droegemeier, y Chris Hassell, quien además de servir como asesor científico principal del Departamento de Salud y Servicios Humanos también se desempeñaba como presidente del comité secreto que supervisaba la investigación de ganancia de función con potencial pandémico.

Los correos electrónicos contemporáneos muestran que Fauci estaba discutiendo las aparentes conexiones entre el NIAID y la investigación de ganancia de función en Wuhan con su jefe, el director de los NIH, Francis Collins.

Fauci se reunía rutinariamente con altos funcionarios de seguridad nacional en ese momento, incluso en la Sala de Situación de la Casa Blanca, según reveló su agenda.

Dos días antes, Fauci y Collins habían discutido el asunto con un pequeño grupo de virólogos en una conferencia telefónica confidencial.

Esos virólogos escribieron una carta muy influyente que llevó a las organizaciones de noticias de todo el mundo a descartar prematuramente la hipótesis de la fuga de laboratorio como una teoría de conspiración.

Uno de esos virólogos, Kristian Andersen, del Instituto de Investigación Scripps, también participó en la llamada del 3 de febrero

Correos electrónicos reportados previamente por US. Right to Know, demuestran que Andersen descartó la idea de un virus diseñado al grupo de las Academias Nacionales y lo definió como "chiflado".

Sin embargo, días después insistió en un correo electrónico separado que la evidencia científica no era lo suficientemente concluyente como para tener una alta confianza en las hipótesis naturales o de laboratorio.

A pesar de la complejidad de la cuestión, el grupo de las Academias Nacionales concluyó su labor en pocos días.

La carta que resultó de la llamada del 3 de febrero de las Academias Nacionales a la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca asumió un origen natural.

La posibilidad de que el virus emanara de los ensayos de laboratorio, que las organizaciones científicas y los elementos de inteligencia de Estados Unidos ahora consideran como factible, fue descartada posteriormente, según Daszak.

Daszak parecía pensar que esa carta de las Academias Nacionales, junto con la carta coescrita por Andersen, eran suficientes para disuadir a la Casa Blanca de explorar un posible origen de laboratorio.

"No creo que este comité [de las Academias Nacionales] vuelva a entrar en la hipótesis de la liberación del laboratorio o la bioingeniería en el corto plazo: la Casa Blanca parece estar satisfecha con la reunión anterior, el artículo en Nature y los comentarios generales dentro de la comunidad científica", comentó Daszak a Baric en otro correo.

Unas semanas más tarde, Baric pudo haber informado a los analistas del Departamento de Estado, según muestra otro correo electrónico.

La investigación de ganancia de función de Baric estaba en el centro de la especulación sobre un posible origen de laboratorio.

La investigación de Baric había alarmado en privado a Fauci y Andersen. Fauci se reunió con Baric nueve días después de la llamada del 3 de febrero, según muestra la agenda de Fauci. Discutieron sobre "quimeras" o virus modificados, según virólogos cercanos a Baric.

Sin embargo, los correos electrónicos obtenidos del Departamento de Estado parecen mostrar que se le pidió a Baric que informara a la Oficina de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado sobre los posibles orígenes de la pandemia.

La sesión informativa coincidió con la carta prematura que "desacredita" la idea de que el SARS-CoV-2 fue diseñado, que se publicó el 17 de marzo y de autoría de Andersen.

Baric aparentemente recibió varios correos electrónicos invitándolo a participar en un "intercambio analítico" entre el 23 y el 25 de marzo.

La sesión informativa de la Oficina de Inteligencia e Investigación tuvo lugar el 26 de marzo.

"Los científicos estadounidenses dicen que la evidencia genómica disponible muestra que el virus SARS-CoV-2 a lo mejor surgió naturalmente en un animal antes de cruzar a los humanos y no fue diseñado en un laboratorio", se lee en el informe de esa sesión informativa.

David Feith, ex subsecretario de Estado adjunto de Estados Unidos para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, dijo en un testimonio jurado ante el Congreso el mes pasado que las preocupaciones sobre los conflictos de intereses que sesgaban la sesión informativa eran válidas, pero que no podía nombrar qué virólogos participaron.

Feith dijo que los expertos en la llamada enfatizaron la "buena calidad" y los "sólidos programas de bioseguridad y bioseguridad" de los laboratorios de virología de China.

Baric expresaría más tarde su preocupación por la investigación de ganancia de función del coronavirus que ocurre en condiciones BSL-2 en el Instituto de Virología de Wuhan, más bajas que las condiciones BSL-4 requeridas para los patógenos más peligrosos.

Feith describió el llamado del Departamento de Estado como "distractor" en su testimonio ante el Congreso.

"Los funcionarios y expertos que podrían haber ayudado a equipar a sus colegas (y al público) con los antecedentes apropiados para comprender una situación novedosa y grave y sopesar las probabilidades en consecuencia, en cambio, se desviaron y negaron abrumadoramente", dijo Feith.

La cadena de correo electrónico "Red Dawn" a principios de 2020 consistió en especulaciones sobre la pandemia en desarrollo e incluyó a funcionarios activos y anteriores de varios departamentos y agencias, incluidos HHS, CDC, el Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Asuntos de Veteranos y el Pentágono.

Alguien en la cadena de correo electrónico preguntó si los sitios de restricción a lo largo del genoma viral sugerían que el patógeno era artificial.

"No hay absolutamente ninguna evidencia de que este virus sea de bioingeniería", respondió Baric.

A fines de abril de 2020, la Oficina del director de Inteligencia Nacional emitió una declaración inusual de que la comunidad de inteligencia estaba de acuerdo con el "amplio consenso científico" de que el virus no fue diseñado, una declaración que parecía hacerse eco de las conclusiones de las sesiones informativas del 3 de febrero y el 26 de marzo.

"La mayoría de las opiniones ahora es que era natural, era orgánico", dijo el entonces secretario de Defensa, Mark Esper.

De hecho, un consenso científico sobre este asunto no existía entonces y no existe ahora.

Aun así, la idea de que el SARS-CoV-2 no podía diseñarse también encontró su camino en la revisión de 90 días que la comunidad de inteligencia concluyó en agosto de 2021.

"La mayoría de las agencias también evalúan con baja confianza que el SARS-CoV-2 probablemente no fue modificado genéticamente; Sin embargo, dos agencias creen que no había pruebas suficientes para hacer una evaluación de ninguna manera", se lee en la evaluación desclasificada.

US Right to Know obtuvo documentos reportados en este artículo a través de solicitudes de la Ley de Libertad de Información al Departamento de Salud y Servicios Humanos y al Departamento de Estado.

Informe completo:

https://usrtk.org/covid-19-origins/how-fauci-scientists-with-wuhan-ties-persuaded-covid-natural-origin/?mc_cid=d77fc28eb7&

https://usrtk.org/covid-19-origins/foi-documents-on-origins-of-sars-cov-2-risks-of-gain-of-function-research-and-biosafety-labs/