BAGO: ESCENARIO COMPLEJO Y UN AÑO PARA EL OLVIDO

Visto: 2321

Juan carlos Bagó durante el tradicional brindis de fin de año de su laboratorio volvió a repetir el pronóstico que había anticipado hace doce meses: un año “difícil y complicado” el que pasó mientras que  2015 no promete nada mejor para la industria farmacéutica argentina. Su hermano Sebastián tampoco fue optimista sobre lo que vendrá. El termómetro de dos hermanos con más de cincuenta años en el sector suele refractar el pensamiento del resto de los laboratorios nacionales.

“Un año difícil para la industria en el que ha sido difícil ordenar lo que ha pasado”,  fue la introducción de Juan Carlos Bago durante el festejo que convoca el laboratorio Bagó para despedir el año, en esta ocasión acompañado de la presentación de libro “Innovación y descubrimientos”, reseñado por Canela, habitué de estos encuentros.

“Un año muy complicado para la industria”, insistió Juan Carlos que, sin embargo, tuvo margen para festejar la obtención por parte de River de la Copa Sudamericana y para autodefinirse como un buen jugador de fútbol en su juventud.

Un año complicado y complejo, “pero siempre hay lugar en el corazón y en las neuronas para aprender algo nuevo y ser un poco más sabio”, agregó,  con un mensaje mas optimista.

Juan Carlos resaltó el apoyo de las filiales latinoamericanas de Bagó para sostener a la casa matriz en Argentina que “no ha tenido un año muy bueno”.

El año pasado, para esta época, Juan Carlos Bagó había destacado el crecimiento en Bolivia, una especie de “niña bonita” de la multinacional argentina.

Pero no todas fueron malas noticias. Juan Carlos anunció la construcción de una planta en Brasil de 8 mil metros cuadrados y otra en pleno desarrollo en China de Biogenesis-Bagó para la producción de vacunas contra la aftosa.

También mencionó la terminación de la planta de Montpellier en el Polo Farmacéutico de la zona sur aunque aclaró que hubo que “poner el hombro” para completar el proyecto.

“Nos preparamos para otro año complejo” fue la síntesis de Juan Carlos Bagó que estuvo matizada, para que el mensaje final, antes del brindis, no resultara tan pesimista.

Sebastián Bagó coincidió que “estamos en un estado de suspenso” y advirtió que hay dos desviaciones en el modelo capitalista – a nivel global- que hay que evitar:

“Evitar que la democracia se vuelque demasiado al populismo” y “evitar la concentración del capitalismo”, subrayó.

“Ojalá logremos un ambiente de confianza en un año electoral”, pidió Sebastián Bagó, aunque aclaró que su pedido “era más un deseo que un pronóstico”.

Sebastián Bagó también criticó las “regulaciones arbitrarias” que retrasan la evolución de la industria nacional en innovación y desarrollo.

Mientras Sebastián Bagó cuestionaba las regulaciones, en las horas previas trascendió que la Secretaria de Comercio había autorizado a los laboratorios actualizar sus precios el 3 por ciento a partir del 15 de diciembre, lejos del porcentaje inflacionario.

Sin embargo, hubo una buena noticia: el secretario Augusto Costa en las reuniones con los laboratorios nacionales les reconoció que existe un atraso en los precios de al menos el  5 por ciento y que en febrero volverá a estudiar la situación del sector.

Febrero es cerca y es lejos. Depende de la mirada. El vaso medio lleno o un año complejo y complicado…Queda otro libro de arte editado por Bagó, por lo menos para pasar el verano.