DISMINUYO VENTA DE MEDICAMENTOS CON RECETA

Visto: 1461

La venta de medicamentos bajo prescripción médica disminuyó 1,49 por ciento entre enero y noviembre del año pasado, comparado con igual período de 2013, a contramano de la tendencia de los últimos años que había arrojado un incremento de las unidades/promedio dispensadas a través de las farmacias. Voceros de la industria pronostican crecimiento cero  para 2015.

 

El estudio aportado por la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), indica que el promedio mensual de unidades vendidas en 2014 hasta noviembre fue de 42.843.364 unidades dispensadas, mientras que en 2013 fue de 43.492.120 unidades.

Durante los primeros once meses de 2014, sólo en enero y septiembre hubo una demanda mayor que en iguales meses de 2013.

Julio y agosto fueron los meses de mayor demanda de medicamentos de venta bajo receta, tanto en 2013 como en 2014, con una dispensa que se aproximó a los 50 millones de unidades mensuales.

El informe de la COFA basado en fuentes “propias” y de la consultora IMS indica que la dispensa de medicamentos de venta bajo prescripción retrocedió 1,49 por ciento en el período apuntado.

Voceros de la industria confirmaron esta tendencia e incluso anticiparon que el informe de IMS a fines de diciembre arroja un retroceso del 2 por ciento en las ventas bajo receta durante 2014.

“La gente no tiene plata para gastar tanto en medicamentos”, fue  una de las explicaciones.  

La consultora IMS en su informe parcial de agosto pasado había indicado un leve crecimiento de en el segmento del mercado ético del  0,75 por ciento  en unidades y del 35,4 por ciento en facturación, durante los primeros ocho meses del año comparado con igual período del 2013.

Los voceros de la industria estimaron para 2015 un crecimiento “cero” en unidades y del 25 por ciento en facturación  

De acuerdo al informe de la COFA en cuanto a la evolución de los precios promedio durante 2014, se evidenció un aumento cercano al 56 por ciento, pasando de 57,07 pesos en enero de 2013 a 89,36 pesos en noviembre.

Los analistas de la industria estiman que ese cálculo es correcto pero sesgado ya que incluye los medicamentos oncológicos de alto costo y que en realidad el aumento de los precios promedio fue del 35 por ciento.

El gobierno autorizó un incremento promedio del 3  por ciento para fin de año,  promedio que ha sido considerado como insuficiente por los propios colegios farmacéuticos para sostener la rentabilidad de las farmacias.

En ese sentido, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Río Cuarto, Guillermo Palacios, afirmó que existe un desfasaje del 80% entre el costo que tienen los remedios y el que deberían tener para que la actividad sea realmente rentable.

El aumento autorizado del 3 por ciento “para nosotros es insignificante” afirmó el directivo y “este afecta directamente a las farmacias unipersonales que, si bien no han cerrado, se están volviendo más precarias, ya que tienen dificultades para mantener el stock”.  

Entonces, cuando el cliente acude con su receta a la farmacia, el farmacéutico le pide que regrese más tarde para ir hasta la droguería a conseguir el medicamento que el paciente necesita. Además, hay que decir que los dueños de las farmacias chicas no vivimos  únicamente de esto, recurrimos a otras alternativas para complementar nuestros ingresos”, explicó Palacios.

Palacios calculó que el aumento de los medicamentos durante 2014 fue del 23 por ciento y las farmacias “terminaron cobrando ese incremento con 6 meses de demora y en el medio hubo subas que debieron ser absorbidas por los comercios. Por ejemplo, yo vendo un medicamento a 5 pesos, pero cuando lo termino de cobrar ese mismo producto cuesta 5,50. La diferencia de 50 centavos que hay que abonar para reponerlo es absorbida por las farmacias”.