BIOSIMILARES NACIONALES SERAN PRIORIDAD PARA OBRAS SOCIALES

Visto: 1322

Los ministerios de Salud y Comercio mediante una resolución conjunta decidieron que los biosimilares de origen nacional tendrán prioridad para los vademécum de las obras sociales y de los Agentes del Seguro de Salud, a través de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), siempre que ingresen al mercado con “un precio final de venta significativamente inferior al precio promedio de los similares de origen extranjero”.

La resolución conjunta 1710/2015 y 406/2015 rubricada por el ministro de Salud, Daniel Gollán y el secretario de Comercio, Augusto Costa, constituye un impulso para el desarrollo de biosimilares en Argentina, al garantizar a sus productores un mercado de millones de pacientes, que se atienden a través del sistema de obras sociales.
Por ahora, “hay muy pocos fabricantes nacionales de biosimilares”, explicaron a Pharmabaires voceros de la industria nacional. En todo caso, los que resultarán golpeados de avanzar esta disposición serán las multinacionales que ya en voz baja  comenzaron a denunciar “discriminación” en el mercado.
También genera interrogantes a que diferencia de valores aspiran el Ministerio de Salud y la Secretaría de Comercio, cuando sostienen que el biosimilar deberá ofrecer “un precio final de venta significativamente inferior al precio promedio de los similares de origen extranjero”.
“La resolución no dice si se considerará significativo que un biosimilar sea 20 o 30 por ciento más barato comparado con el original de la multinacional. Debería ser incluso más”, afirmó el director médico de una obra social a Pharmabaires.
Quizás el ministro Gollán estuviese pensando en esas significativas diferencias, cuando al día siguiente de conocerse esta resolución aseguró en una entrevista que con los medicamentos de última generación biotecnológicos “hay laboratorios que logran ganancias que llegan al 15.000%" y que la fijación de precios obedece a una "especulación financiera".
Gollán, sin nombrarlo apuntó otra vez contra Gilead al afirmar que “hay remedios que en los Estados Unidos cuestan 1.000 dólares, en la Argentina 100 dólares y en un grupo de 90 países 10 dólares. Y aún 10 dólares generan ganancias del 300%”.
El único que se vende a mil dólares en Estados Unidos y a 10 dólares en India es Sovaldi de Gilead para la hepatitis C.
En tal sentido el ministro hizo un adelanto rutilante: en 30 a 40 días serán aprobados los medicamentos para la hepatitis C que reclaman los pacientes y que en Argentina tendrán un costo de 10 mil dólares el tratamiento.
La resolución conjunta de Gollán y Costa también afirma que desde 2003 se vienen implementando en el país “políticas que activamente fomentan e incentivan la producción nacional de medicamentos, contando como resultado con plantas  de alta capacidad tecnológica y productiva en el país”.
Y, al mismo tiempo, “el acceso a los tratamientos médicos de alto costo representa un grave problema de salud pública, tanto para los pacientes como para los prestadores de la salud, que debe ser atendido por el Estado Nacional,  de modo de posibilitar el acceso de toda la población a los medicamentos necesarios para prevenir o tratar enfermedades”, señala la resolución.
El texto completo de la resolución es el siguiente:

Obligaciones de cobertura de medicamentos de alto costo por parte de los Agentes del Seguro de Salud
Resolución Ministerial 1.710/15
Ministerio de Salud
Emitida el 30 de Septiembre de 2015
Boletín oficial, 1 de Octubre de 2015
Id Infojus: NV12897
http://www.infojus.gob.ar/descarga-archivo?guid=uvwnoved-ades-resc-1710-2015msyscpdf&name=resc17102015msysc.pdf