INCERTIDUMBRE SOBRE PRECIOS Y PAMI PARA DESPUES DEL 10 DE DICIEMBRE

Visto: 1039

Hay incertidumbre en la industria farmacéutica con la mirada en el día después del 10 de diciembre. Seguirá el actual convenio PAMI?. Que pasará con los precios hasta el recambio presidencial, si después del 25 de octubre se desmadra la situación económica y se dispara la inflación?. Y como si fuera poco, una reciente resolución de la ANMAT coloca a los directores técnicos de los laboratorios en una posición precaria ante la justicia penal pues pueden verse incolucrados en imputaciones de narcotráfico.

La industria farmacéutica no oculta que a medida que se acercan las elecciones  se acrecienta la incógnita de como funcionará el PAMI con el nuevo gobierno.
 
Por eso, en los próximos días habrá una reunión de las tres cámaras involucradas en el convenio. Será una reunión cumbre para  delinear alternativas para después del 10 de diciembre, cuando se sienten a negociar con las nuevas autoridades. Todos esperan que el convenio siga. Pero no es improbable que se imponga una dura renegociación.
 
Con el escenario de Daniel Scioli presidente, lo único cierto es que Alejandro Collia, su actual ministro de Salud bonaerense, asumirá como ministro de Salud acompañado de un equipo con raigambre en la universidad Isalud y el modelo de gestión del ex ministro Ginés González García, que orbita en los equipos técnicos del candidato oficialista, pero que ya descartó volver al Ministerio de Salud.
 
El candidato oficialista también confirmó a Miguel Peirano  para un Ministerio de Producción e Industria. Un interlocutor para la industria. que conoce el campo de juego, pues viene de la UIA.
 
Pero el futuro director del PAMI y su encuadramiento en la estructura de gobierno, es la incerteza mayor.
 
Pharmabaires pudo averiguar que la intención de Scioli  es que el PAMI pase a depender de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS). Curiosamente, Rubén Torres, principal asesor de Sergio Massa en salud, formuló una propuesta similar.
 
Con el PAMI en la órbita de la SSS, la siguiente incognita es quien ocupará su conducción. Suena fuerte Antonio La Scaleia, actual director del IOMA, de fluida relación con los farmacéuticos bonaerenses y que públicamente se pronunció a favor de la prescripción por genéricos.       
 
“Si Daniel Scioli fuese el presidente a partir del próximo turno, hay una certeza: el actual equipo del IOMA encabezado por Antonio La Scaleia se mudará a la Nación para encargarse de áreas claves, como el PAMI, la ANMAT y el Iname”,  anticipó Pharmabaires hace varios meses.
 
“Hay algunas lecturas tremendistas sobre el futuro del PAMI”, aseguraron voceros  cercanos a la conducción del IOMA,  mencionando como ejemplo que “hay laboratorios de marca que trabajan con nosotros y facturan muy bien”.
 
“El problema  de la industria es la incertidumbre”, reconocieron voceros del sector. Incertidumbre de quien será el futuro presidente y con quien dialogar el día después. O antes, de ser posible.
 
La misma incertidumbre que acompaña las negociaciones por el incremento de precios con el secretario de Comercio, Augusto Costa, que comenzó a citar a las cámaras para la previa de las elecciones.  Igualmente, el porcentaje al que accedería el funcionario –ya prometido de palabra- será del 3 por ciento de aumento.
 
Las empresas de medicina privada consiguieron el 9 por ciento este mes, el cuarto incremento del  año, con un  acumulado de 28,5 por ciento.
 
Al trazar una comparación entre los aumentos concedidos a la medicina privada y a los medicamentos, muchos directivos y dueños de laboratorios se preguntan que timbre debieron tocar. Que puerta golpear. En que fallaron durante  las negociaciones siempre ríspidas con el gobierno.
 
“Hasta con (Guillermo) Moreno recibíamos un trato más equitativo”, evocaron algunos negociadores al trazar comparaciones .
 
“La verdad es que este gobierno nos convirtió en enemigos (a los laboratorios) casi al nivel de Clarín y ese mensaje se trasladó a los medios de comunicación oficialistas", se lamentaron.
 
De nada sirvió, evidentemente, los cambios de timón en el sector que desplazaron a los negociadores más “duros” con el gobierno por industriales con más vocación “nacional y popular” y que se adjudicaban un trato privilegiado con los funcionarios.  

Algunos entendieron, tarde, que no había “amigos” que funcionaran como interlocutores en la Casa Rosada.
Por lo menos no para la industria. Quizás si, para las alfombras rojas de Cannes, Hollywood o Venecia.  
 
Y como si precios y PAMI no fueran suficiente rompedero de cabezas,  cayó como un baldazo la disposición 7721/15 sobre la fiscalización de  las sustancias manitol, lidocaína, benzocaína, cafeína, lactosa, levamisol, paracetamol e ibuprofeno, consideradas “sustancias de corte”.
 
Esa resolución, de aplicarse con severidad, podría terminar con los directores técnicos de los laboratorios que importan esas sustancias involucrados en investigaciones judiciales sobre el presunto desvio de insumos para la fabricación de estupefacientes, ya que es inevitable una merma lógica de 1 o 2 por ciento en el proceso de fabricación.

Algunos laboratorios importan toneladas de ibuprofeno y  paracetamol. Otros importan cantidades siderales de manitol. Y la merma de fabricación es inevitable que se traduzca en varios kilos, de la que deberán rendir explicaciones ante la Dirección de Vigilancia de Sustancias Sujetas a Control Especial del INAME, que a su vez deberá informar al Sedronar.
   
Por ese motivo ya hubo reuniones con las autoridades del INAME para explicarles cuales son las deficiencias y las peligrosidades potenciales que genera la disposición.