MINISTRO GOLLAN BAJA INTENSIDAD A LA AMENAZA POR GENERICOS

Visto: 1248

A  dos meses de dejar el cargo, el ministro de Salud Daniel Gollán le bajó intensidad a su amenaza de quitar la matrícula profesional a los médicos que no prescriban genéricos que, según un informe de la COFA, representaron este año apenas el 3 por ciento del mercado.

Gollan “se fue de boca” admitieron funcionarios del Ministerio de Salud, cuando hace dos semanas, en vísperas de un encuentro de los equipos de salud kirchneristas en la ex ESMA con su presencia y del ministro de Economía y candidato a diputado Axel Kicillof, amenazó con quitarle la matrícula a los médicos si se negaban a prescribir por genérico.
No fue magia. No fue un invento. Fue un despacho de la agencia Telam, a su vez reproduciendo declaraciones de Gollán a Radio10. Y tampoco fue un desliz. El ministro optó por un título fuerte que rebotara en los medios y que movilizara a su tropa al día siguiente a la ex ESMA.  
El despacho de Telam difundió : MEDICAMENTOS. Gollán advirtió que habrá sanciones a los médicos que no cumplan con la Ley de Genéricos. El ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollán, advirtió hoy que los médicos que no cumplan con la denominada “Ley de Genéricos” recibirán sanciones y hasta podrían llegar a perder la  matrícula en caso de recurrir la infracción. (Extracto del original  disponible en la web).
Sin embargo, cuando hace diez días desembarcó en la Ciudad de Santa Fe aclaró al diario UNO que “hubo medios nacionales que dijeron que estábamos amenazando a los médicos y la verdad es que no hicimos más que recordar la vigencia de una ley que data de 2002 y busca defender el acceso universal a los medicamentos a un precio razonable que todos puedan pagar”.
Aquellas declaraciones de Gollán que sonaron a amenaza, aunque luego minimizara el conflicto, tampoco fueron descolgadas. Una semana antes Pablo Kohan, subsecretario de Política, regulación y Fiscalización, y Federico Kaski, secretario de Promoción y Programación Sanitaria del Ministerio de Salud, habían anticipado que los médicos que no recetaran genéricos serían convocados por el ministerio, al exponer ante varias centenas de farmacéuticos reunidos en el colegio profesional de la CABA, tal como anticipo en exclusiva Pharmabaires.
“Vamos a llamar a los médicos, a partir de un relevamiento de las recetas que detectemos en las farmacias que se prescriben por marcas y no por genéricos”, adelantó Kohan y explicó que la citación tendría como finalidad “convencerlos” de que utilicen la lapicera de otro modo. El funcionario, es cierto,  no amenazó con quitarle la matrícula a nadie.
Y si es por quitar la matrícula a quienes no receten genéricos, la lista debe ser abrumadora, pues un reciente informe de la COFA precisó que entre enero y agosto de 2015 el porcentaje de medicamentos genéricos del total del mercado fue de 3 por ciento en unidades y 2 por ciento en pesos.
En el mismo informe se precisa que según datos de la cámara de laboratorios genéricos CAPGEN “considerando tanto las ventas a instituciones como en el punto farmacia, su participación en unidades es del 10 por ciento del mercado aproximadamente”.
“Con respecto al medicamento hospitalario, CAPGEN abastece el 80 por ciento de las unidades consumidas llegando al 100 por ciento de los hospitales, clínicas y sanatorios de todo el país, ya sea de manera directa o a través de la red de droguerías”, reprodujo COFA.
En el mismo informe la confederación farmacéutica hizo una aclaración oportuna: “no existe todavía un mercado netamente de genéricos por la sencilla razón de que aún no existe un marco legal para su comercialización”.
Los laboratorios de CAPGEN “producen medicamentos de bajo costo y comercializados principalmente a instituciones, aunque lo hacen con marcas comerciales por lo que siguen siendo similares o copias”, completó el informe de la COFA.
Es previsible que si Daniel Scioli accede a la presidencia, seguirá impulsando la política de prescripción de genéricos que reconoce como autor intelectual al ex ministro Ginés González García, hoy asesor del candidato oficialista, y como se aplica en el IOMA bonaerense.
Además, Scioli ya anticipó que su ministro de Salud será Daniel Collia, surgido de la “cantera” de Isalud, la universidad que preside González García y cuyo rector es Rubén Torres, asesor del candidato Sergio Massa y con una experencia en el tema de las obras sociales y la SSS que podría conducirlo nuevamente a la función pública.   
O sea, el único que no ingresa en este esquema de prescripción por genéricos y vinculaciones políticas, profesionales, amistades y cofradías universitarias, es Jorge Lemus, el eventual ministro de Salud de Mauricio Macri. Su posición sobre los genéricos es de baja intensidad. Y la de  Macri desconocida, aunque se puede intuir. Salvo que la cadena Farmacity, uno de los patrocinadores sustanciales de sus campañas electorales, quisiera incursionar en el mercado. En ese caso se desataría otra guerra…de consecuencias impredecibles.
Mientras tanto en el Ministerio de Salud “hay más declaraciones del ministro que hechos concretos” y una dinámica que no parece mirar el calendario y que  el tiempo se acaba.
Es el propio Gollán quien intenta marcar la cancha para después del 10 de diciembre, dando por descontado que el presidente será Scioli. Durante el encuentro de la ex Esma  afirmó que "Cristina Fernández de Kirchner, va a seguir siendo la líder política del país y de la región y los compañeros Daniel Scioli y Carlos Zannini van a tomar la posta, porque no hay un proyecto de salud si no hay un proyecto de país".
“A veces los muchachos que rodean al ministro toman resoluciones y sacan disposiciones sin darse cuenta que les quedan dos meses”, analizan voceros ministeriales.
También hay una conclusión que desde el mismo entorno del ministro suena a reproche, pero en voz baja: “Estas políticas de Estado demandaban tiempo y Daniel (Gollán) debió haber asumido el 10 de diciembre de 2011. Es un misterio porque Cristina (Fernández)  prefirió seguir con (Juan) Manzur. Solo ella tiene esa respuesta”.  Y nadie se animó, nunca, a pedirle explicaciones. Ni se animará.