ARGENTINA ENTRE LOS PAISES MENOS COMPROMETIDOS EN LA REDUCCION DE GASES

Visto: 710

2015 puede ser el año más caluroso registrado

Tormentas y sequías extremas, derretimiento de glaciares, contaminación, son todos resultado del impacto que el cambio climático está teniendo en el mundo. Estas catástrofes ponen vidas en peligro, causan daños a las propiedades, destruyen puestos de trabajo y economías enteras.

Del 30 de noviembre al 11 de diciembre, se llevará a cabo en París, la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, con la presencia de líderes de todo el mundo. A los representantes gubernamentales, se sumarán del comercio, instituciones financieras y otros que han prometido ayuda a los países en su implementación de los convenios.

Durante la reunión, se intentará llegar a un acuerdo para frenar los efectos del calentamiento global, limitando a 2°C el aumento promedio de la superficie del globo. Para garantizar el éxito de la reunión, Perú, país anfitrión de la última Conferencia de las Partes (COP, por sus siglas en inglés), y Francia, anfitrión este año de la COP 21, han unido sus fuerzas para exhortar a los demás países que se comprometan en París a lograr resultados.  Cada país debe presentar sus metas para ayudar a garantizar que se logre ese objetivo. Algunos han planteado propuestas audaces, mientras que otros no han hecho suficiente.  

Las negociaciones climáticas tienen cuatro pilares clave: un acuerdo global, las promesas climáticas de los países (contribuciones previstas determinadas a nivel nacional), el financiamiento para lograr resultados positivos y las medidas que tomen las autoridades locales y los agentes no estatales.

Estos pilares­­­­­ se basan en los Acuerdos de Copenhague, Cancún y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC). Al mismo tiempo, se proponen obtener compromisos aún mayores, por parte de los países, luego de 2020, en especial para los países desarrollados (como Estados Unidos y Europa) y, en la medida de sus respectivas realidades, para las economías emergentes.


El compromiso latinoamericano

Si bien el 80 por ciento de su población vive en ciudades, los países de Latinoamérica han mostrado, lenta y progresivamente, su disposición a tomar medidas con respecto al cambio climático. Estos pueden producir beneficios reales para sus ciudadanos creando empleos verdes, mejorando la salud al reducir la contaminación y creando condiciones económicas más equitativas.

“Este es el momento para que todos los actores principales tomen medidas y formen un futuro sin amenazas climáticas para el pueblo de Latinoamérica. Abordar el tema del cambio climático conlleva mucho más que llevar la cuenta de las emisiones. Conlleva mejorar el transporte público, crear ciudades más saludables, garantizar comunidades resistentes, estimular innovaciones, aumentar empleos, proteger nuestros recursos naturales y enviarle el mensaje al resto del mundo de que Latinoamérica es una fuerza que ejerce acción, busca soluciones y merece respeto hoy y en años venideros”, aseguró Adrianna Quintero, directora de Voces Verdes y del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales.

14 países latinoamericanos, de 150 totales que representan el 90% de la emisión de gases de efecto invernadero, han presentado sus metas, sus compromisos. Muchos de ellos pueden fortalecerse y mejorarse para lograr una presencia significativa en la COP de París.

Los que mostraron mayores expectativas fueron Brasil, que promete reducir sus emisiones de gases en un 37% para 2025 y un 43% para 2030; Chile, con un 30% y República Dominicana con el 25% para el mismo año.

En un nivel intermedio se encuentran México 22%, Colombia y Perú con el 20%.

Costa Rica se ha comprometido a ser un país carbono neutral para 2021, a pesar de depender del apoyo económico externo, lo que fue una noticia de alto impacto.

Argentina buscará lograr una reducción incondicional de un 15% (La reunión de París sería una de las últimas presencias de Cristina Fernández como presidenta de la Argentina en el exterior aunque, finalmente, decidió no participar de la misma), al igual que Honduras.

Finalmente, Guatemala con un 11.2  y Paraguay y Uruguay, con el 10%, fueron los que se mostraron menos empeñados en reducir sus emisiones.  

Además, México, Perú, Colombia, Panamá y Chile, prometieron más de 10 mil millones de dólares al Fondo Verde para el Clima, lo que fue una sorpresa en los países desarrollados.

París será, para todos, la gran oportunidad para intentar comenzar a sanear nuestro planeta y recuperar el tiempo perdido desde el comienzo de la Revolución Industrial hasta nuestros días. Los países deberán ampliar, sin más, sus metas futuras y reveerlas a mediano plazo para realizar los ajustes necesarios.

La Conferencia fomentará la transparencia y responsabilidad de cada Nación, con reportes orientados a garantizar el cumplimiento de sus compromisos.

 

Matías Bíscaro
Colaboración especial