El cambio climático es un problema de hambre

Visto: 1161

El cambio climático es un problema de hambre, pero se puede y lo debemos solucionar

El hambre sigue siendo un reto diario para casi 800 millones de personas en el mundo entero. Según un reporte sobre el estado de la inseguridad alimentaria en el mundo que fue publicado este año, el número de personas que sufren de hambre disminuyó a 167 millones de personas aunque queda mucho por hacer para seguir reduciendo esta proporción. Uno de los objetivos del desarrollo sostenible la ONU para el 2030 es acabar por completo con el hambre y para lograrlo, necesitamos hacer llegar alimentos nutritivos a los que más lo necesitan. Sin embargo, los efectos del cambio climático, el clima extremo, las infestaciones que afectan la ganadería y los cambios impredecibles en el abastecimiento de agua, ahora más que nunca dificultan la tarea de producir alimentos.  
En varios países de Latinoamérica, la sequía del 2015 afectó los cultivos y la ganadería. En un informe del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) se muestra que más de 2 millones de centroamericanos necesitarán asistencia alimentaria, mientras que en Colombia se reporta que la sequía cobró la vida de 30 mil reses. Según Lauren Kubiak, experta en política energética, en Kenia, están sufriendo los estragos de temperaturas erráticas que afectan la producción de café. Las alteraciones al sistema alimenticio debido al cambio climático afectan a todo el mundo y de mantenerse, los beneficios al sistema alimenticio serían afectados también.
En un informe del Programa Global de Seguridad Alimenticia (Global Food Security programme), sobre un proyecto recién realizado por un grupo de investigadores en los Estados Unidos y el Reino Unido sobre el impacto del clima extremo y la capacidad de recuperación del sistema global de alimentos afirma que el impacto debido al cambio climático implica las bajas en la producción del maíz, la soja, el trigo y el arroz. La reincidencia de bajas en producción demasiado frecuentes podría desestabilizar las economías en desarrollo y causar conflictos derivados de los bajos recursos como el agua, los alimentos y la tierra donde se producen, además del hambre en la población. La escasez de alimentos es una de las causas por las cuales se estima que 200 millones de refugiados climáticos serán forzados a abandonar sus tierras para el año 2050.
Mientras tanto, un reporte sobre las preparaciones en la producción agrícola en California, para enfrentar el cambio climático dice que es necesario más progreso en el desarrollo de métodos sostenibles. California produce más del diez por ciento de toda la producción agrícola en los EE.UU. y después de cinco años de sequía no existe un agricultor que no haya sido afectado por este cambio climático.
Todos podemos contribuir para disminuir los efectos del cambio climático usando más energía limpia y menos combustibles fósiles. Juntos podemos ayudar a reducir la polución que no solo afecta la producción de alimentos nutritivos en nuestras tierras sino en todo el mundo. Los acuerdos climáticos en Paris deben garantizar acción climática que nos ayude a erradicar el hambre y reducir los más graves efectos que pongan nuestros alimentos en peligro.   

Carmen Cordova,  Microbióloga, Científica de Plantilla
(Columnista Invitada)
NRDC  La Onda Verde de NRDC