SAFYB REALIZARA EVALUACIONES PARA OBRAS SOCIALES Y SSS

Visto: 1195

El Sindicato Argentino de Farmaceúticos y Bioquímicos (SAFyB) evaluará la efectividad terapéutica de los nuevos medicamentos de alto costo a pedido de un grupo de obras sociales, a partir de la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías, que anunció el ministro de Salud, Jorge Lemus.

La Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías, tanto para medicamentos y equipos médicos como para los procedimientos, funcionará a semejanza del NICE de Reino Unido y de las agencias evaluadoras de otros países desarrollados.
La existencia de la agencia requerirá -en la órbita de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS)-  la conformación de equipos profesionales de evaluación, aportados por los actores del sistema.
Es decir, por el organismo oficial que regula las obras sociales y las prepagas, y también por  las obras sociales que serán sometidas a tirones entre pacientes y prestadores, como ocurre actualmente.
Marcelo Peretta, titular del SAFyB, detalló que el sindicato cuenta “con el soporte científico” aportado por sus afiliados y por equipos de la UBA.
La prestación del SAFyB como soporte científico será aportado –en primera instancia- a un grupo de 14 obras sociales, agrupadas en las “62 Organizaciones” que lidera el sindicalista Gerónimo Venegas, que a su vez está alineado con la CGT Azopardo, de Hugo Moyano.
Marcelo Peretta destacó que esta convergencia con los obras sociales para garantizar la calidad de las prestaciones, se inscribe en la etapa de crecimiento del sindicato del que “todos somos trabajadores”.
Precisamente, esos ejes enmarcaron su discurso, durante la cena de fin de año del SAFyB.

El texto completo de ese discurso es el siguiente:
FARMACÉUTICOS Y BIOQUÍMICOS TAMBIÉN SOMOS TRABAJADORES
Discurso de Marcelo Peretta en la cena SAFYB 2015
En 2005 teníamos un sueño y en 2015 tenemos un sindicato, con personería gremial, dos convenios colectivos de trabajo, y más de 1200 afiliados en todo el país.
No fue fácil, por eso agradezco a esos audaces que se atrevieron a transitar un camino diferente. Las grandes instituciones las crean y hacen fuerte los rebeldes (y la degradan los obsecuentes). La palabra sindicato daba miedo. Hoy ya no tanto.
Somos todos trabajadores. Los que usan el cuerpo y los que empleamos la cabeza. Por eso, mientras muchos obreros se capacitan, los universitarios nos sindicalizamos.
Los sindicatos de profesión u oficio están proliferando: no solo hay de farmacéuticos y bioquímicos, también hay de médicos, psicólogos, veterinarios y odontólogos, entre otros.
El primer sindicato argentino, creado en 1887, fue “La Fraternidad”, conductores de trenes. Como suele decirse “todo lo nuevo tiene muchos años de antigüedad”.
Si bien hemos tenido éxito combatindo el monotributo y el trabajo fuera de convenio. Es una “batalla contra el egoísmo y el individualismo.”
Algunos compañeros creen que se van a salvar solos. Dicen que “no les interesa SAFYB”, que “no quieren afiliarse”, pero sí aprovechan las escalas, convenios y beneficios logrados por SAFYB para negociar sus propias condiciones laborales.
"Yo no quiero tener problemas, por eso no menciono al sindicato" dicen. Por el contrario, la mejor manera de tener problemas es ocultando a SAFYB, porque cuando el trabajador está solo, el empleador abusa.
Es notable la miseria de algunos compañeros directivos de colegios profesionales: publican “honorarios” sin valor legal, y no lo hacen para “beneficiar” a los colegiados, lo hacen para perjudicar a quienes conducimos este sindicato. Pero se equivocan porque la personería de SAFYB no está a nombre de “Peretta” y los dirigentes pasamos, pero SAFYB permanecerá, porque cada vez son más los farmacéuticos y bioquímicos que lo necesitan.
Podemos pensar diferente y trabajar juntos.
Las principales asocaciones ya nos reconocieron: Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de la República Argentina – AFMYSRA, Confedración Farmacéutica Argentina – COFA, Confederación Argentina de Mutualidades – CAM y Federación Farmacéutica – FEFARA. Sin embrago, otras asociaciones (como CUBRA, Confederación  Unificada Bioquímica) dudan, dicen que no pueden, que prefieren mantenerse al márgen.
Nada hay peor que una supuesta “neutralidad”. En tiempos de lucha e injusticia, el que permanece neutral está del lado del poderoso.
Nuestro desafío es que el salario de los farmacéuticos y bioquímicos, lo decidamos los farmacéuticos y bioquímicos. Y vamos a seguir luchando por eso.
Hay entidades ajenas que pretenden cooptarnos (con ayuda de algunos propios, claro). Ni somos empleados de farmacia, ni somos empleados de sanidad. No somos cadetes, ayudantes, camilleros, secretarios, cocineros ni técnicos: Somos profesionales, con funciones y responsabilidades específicas devenidas de un título y una matrícula, y ya tenemos nuestro propio sindicato, el que corresponde a nuestra propia actividad. Por eso, no nos dejemos confundir.
Es curioso: primero dejamos de pelear por las pequeñas cosas y luego dejamos de pelear por las grandes cosas. Debemos tener agallas, los sueños no se hacen realidad sin previos fracasos. La decepción te derriba o te levanta.
No solo estamos frente a un cambio de presidente, estamos frente a un cambio de modelo: la farmacia y el laboratorio no volverán a ser propiedad del profesional. Por eso necesitamos, nuevas asociaciones, porque con un sindicato fuerte podemos ejercer con dignidad y autonomía.
Éramos una élite a la que ni se le ocurría sindicalizarse. Hoy nos agremiamos, porque nuestros ayudantes ganan más que nosotros. Debemos comprender que ser trabajador no es menos, sino más.

Video discurso:  https://www.youtube.com/watch?v=Lsh85b1S55I&feature=youtu.be