PARITARIAS, PAMI Y PRECIOS, EN LA AGENDA DE LA INDUSTRIA

Visto: 1359

La industria espera a marzo para renegociar el convenio con el PAMI que de acuerdo a los anticipos viene con propuestas de cambios. Al mismo tiempo hay expectativas por las paritarias de este año, las primeras sin un gobierno peronista. Los aumentos de precios se han instalado en los supermercados, las tarifas y las carnicerías. Pero fue la industria farmacéutica la única que “voluntariamente” debió retrotraer sus precios,  a partir de la asunción del nuevo gobierno.

El gobierno de Mauricio Macri tiene una estrategia para discutir las paritarias, reconocieron voceros del Ministerio de Trabajo. Primero, acordar con los sindicatos más poderosos, como los metalúrgicos, UPCN, camioneros y de la construcción.
Acordar por debajo del 30 por ciento. En principio la intención era una cifra más cercana al 20 por ciento. A esta altura admiten que será difícil que los sindicalistas, aún aquellos con mas “afinidad” con el gobierno, acepten una cifra que los descolocaría frente a sus afiliados.
A menos que se discutan paritarias en dos tramos. Y eliminación del Impuesto a la Ganancias como condición no negociable.
El gobierno no comparte esa propuesta de una paritaria dividida en dos tramos. “Será desgastante y generará expectativas inflacionarias”, dicen los voceros del Ministerio de Trabajo.
Pero si consiguen “cerrar” por menos del treinta con los sindicatos poderosos que marcan el rumbo, el resto deberá “domesticarse”. Y el que pida una actualización salarial superior, quedará pedaleando en el vacio.
En el caso de la industria farmacéutica, las paritarias se discuten con FATSA/ATSA(Sanidad) y los AAPM, con quienes siempre son conflictivas,  pero recien a partir de julio, o sea en el segundo semestre del año cuando los precios y los aumentos estarán mas acomodados.
Entonces, la prueba de fuego será FATSA/ATSA de Héctor Daer, diputado nacional alineado con Sergio Massa, que por ahora no ha adelantado una cifra, pero si la intención de discutir sin techo.

"La expectativa es que no nos pongan limitaciones para negociar", afirmó Daer, para El Intransigente, en vísperas de la reunión de Macri con la cúpula sindical.  
Y a continuación un tweet concluyente: @HectorDaer: "No podemos permitir que el salario pierda poder adquisitivo"
"Antes de dar un porcentaje de aumento hay que esperar que se terminen de acomodar las variables macroeconómicas", twitteo Daer en las semanas previas.
"El salario no es un costo de producción, para nosotros es lo que mueve el desarrollo del país", expuso Daer en su Twitter.  “No fueron los salarios los que impidieron el crecimiento económico ni los que generaron la crisis que vivimos", agregó.
“Las familias tienen precios del 2016 con salarios todavía del 2015", se quejó.
 Y en una implícita respuesta al ministro Adolfo Prat Gay, que advirtió que este año la opción será discutir aumentos de salarios o preservación de los puestos de trabajo, afirmó: "Hay una vieja teoría que es que si todos trabajamos por un plato de arroz, entonces todos tendríamos empleo".

Los AAPM a su vez están enrolados en la CTA Autónoma que se encamina a una unificación con la otrora CTA oficialista. Ambas quedaron afuera de la convocatoria del presidente Mauricio Macri.
Ambas se proponen pelear por aumentos superiores al 30 por ciento. Hasta del 35 por ciento. Todo depende del clima social y laboral. Pueden quedar aislados o sumarse a la cresta de la ola. Son meses inquietantes.
Mientras tanto, en líneas generales el clima en la industria farmacéutica es mucho mejor y más tranquilo que con el gobierno anterior, aunque hay muchos matices.
Pero, aflige, particularmente a la industria, la deuda con PAMI ya que data de agosto, cuando los medicamentos se producían con materias primas con un dólar de  9 pesos aproximadamente contra el valor actual del dólar que superó los 14 pesos, lo que ya produce una pérdida significativa.
La gran “batalla”que se está dando ahora es la renovación que el mes próximo debe producirse del Convenio de Pami. Por ello las tres cámaras ya están dialogando entre si para hacer un frente común.
Por el lado del PAMI la idea es limitar la cobertura ya que se han detectado muchos abusos, algunos se hicieron públicos en estos días. Por ejemplo que no haya una cobertura irrestricta en el caso de que un jubilado pida 50 medicamentos .
 
Si bien a la industria aparentemente los abusos podrían convenirle porque vende mas, lo cierto es que esto se transforma en un arma de doble filo: el beneficio es solo aparente porque el volumen de ventas se acrecienta indebidamente y luego PAMI no puede pagar.
Hay un punto en particular, que es la cobertura irrestricta y total del medicamento dispuesta por la disposición 337, que estará en el epicentro de las negociaciones entre el PAMI y la industria.
Otra preocupación para la industria y el gobierno: La ANMAT tiene un grado de destrucción complejo y considerable. A tal punto que a su titular, Carlos Chiale, se lo ha visto preocupado ya que el mes próximo el organismo deberá aprobar una revalidación internacional de la OPS y Chiale teme no aprobar el examen. Para tomar en cuenta.
En cuanto a los precios, la industria considera que desde los medios se le está dando un tratamiento desconsiderado en el actual contexto inflacionario, apelando a la sensibilidad que siempre origina el tema de los medicamentos, los jubilados y los enfermos.
Todos los sectores –o casi todos- aumentaron y siguen actualizando los precios. Pero los medios comparten como mensaje una  especie de consenso de que el aumento de los remedios es exagerado.
Tal es así que, por ejemplo, en el  programa de Nelson Castro en TN, él y el periodista Ismael Bermudez, jefe de economía de Clarín, coincidieron que la baja del 5% en el precio de los medicamentos era una “burla” cuando solo en diciembre, aseguraron, los medicamentos aumentaron el 18 por ciento (04.02.16 a las 22.55 hs).
En este punto, algunos sectores de la industria ven una “confabulación” del grupo Clarín para instalar el tema, no se sabe si buscando publicidad o queriendo marcar la cancha.
En el orden oficial,  la gestión de Francisco Cabrera está muy lejos de lo que fue la temida subsecretaría de Comercio Interior de Guillermo Moreno. El actual secretario es un hombre con muy buenas referencias a nivel humano y personal. Sin embargo a algunos laboratorios los reconvino por el aumento de precios.
Cabrera sin embargo podría no tener el poder con el que al principio se especulaba. Un área clave del comercio exterior pasó a  la órbita de la canciller Susana Malcorra, en tanto que el nuevo secretario que es interlocutor de los empresarios, no fue invitado al Foro de Davos.