SALUD YA TIENE SU PROYECTO DE AGENCIA EVALUADORA DE MEDICAMENTOS

Visto: 1112

El Ministerio de Salud completó la redacción del proyecto de la Agencia Nacional de Evaluación de Medicamentos y Tecnologías Sanitarias, que en breve sería enviado al Congreso Nacional, para su aprobación durante el presente período de sesiones. Oficialismo y oposición, obras sociales y prepagas, coinciden en la necesidad de su rápida instrumentación.

El proyecto ha sido debatido durante meses con colegios profesionales de médicos y farmacéuticos, las cámaras farmacéuticas, la SSS, las obras sociales, las prepagas y entidades académicas, que aportaron a la redacción del texto, en el ámbito de una comisión constituida por el Ministerio de Salud y en estrecha vinculación con la ANMAT.

Las obras sociales y las prepagas fueron las más enfáticas en la necesidad de implementar una Agencia Nacional de Evaluación de Medicamentos y Tecnologías Sanitarias, para frenar la judicialización de las prestaciones y la espiral presupuestaria impactante de los medicamentos y tratamientos de alto costo que, sentencia judicial mediante, deben pagar.
“Los jueces quieren que alguien científicamente avale su dictamen, cuando digan que no a un recurso de amparo”, señaló un integrante de la comisión que redactó el proyecto.

A partir de la existencia de la Agencia Nacional Evaluadora, sus dictámenes serán vinculantes para la justicia y será un “paraguas” contra los recursos de amparo “que hoy son los que ordenan y deciden la política sanitaria”, anticipó uno de los miembros redactores.

El texto redactado en Argentina se inspira en The National Institute for Health and Care Excellence (NICE) de Reino Unido, la Canadian Coordinating Office for Health Technology Assessment (CCOHTA) y la agencia del País Vasco Osakidetza.euskadi, consideradas las más eficientes del mundo.

También un especialista de la OMS se sumó a la redacción del proyecto y aportó las experiencias exitosas que la organización exhibe como modelos.

De acuerdo al nuevo sistema, la ANMAT podrá aprobar la comercialización en el país de un nuevo medicamento, pero será la agencia la que determinará si debe ser cubierto y financiado por el Estado, las provincias, las obras sociales o las prepagas, a semejanza del modelo que se aplica en Reino Unido con la intervención del NICE.

La Agencia, a semejanza de Reino Unido o Canadá, realizará evaluaciones de costo/beneficio, ofertas de financiamiento y ventajas terapéuticas comparativas con medicamentos similares existentes  en el mercado, antes de incorporarlo al listado de fármacos de cobertura obligatoria, pública, sindical o privada.

Precisamente, a modo de ejemplo, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido retiró recientemente de sus listados nueve fármacos contra el cáncer por su alto precio y su escasa ventaja terapéutica, ya que extendía la vida de los pacientes por algunos meses.

Esos medicamentos formaban parte del Cancer Drug Fund, un fondo creado por el gobierno conservador para acabar con las quejas de que algunos medicamentos innovadores quedaban fuera de la oferta del Servicio Nacional de Salud, porque no eran aprobados por el NICE.

La medida dejará a 7 mil pacientes sin su medicación, pero The Independent justificó la medida porque esos medicamentos habían aumentado cuatro veces por encima de la inflación anual.

Algunos de los participantes de los debates resaltaron que el proyecto se propone terminar “con la industria del juicio” y cuenta con el respaldo del ministro Jorge Lemus, el titular de la ANMAT, Carlos Chiale – de actividad participación en los debates- y el titular de la SSS, Luis Scervino.

El proyecto debería contar con viento a favor en el Congreso, ya que la creación de la agencia evaluadora fue una iniciativa compartida por los principales referentes sanitarios de los candidatos durante las elecciones. Por ejemplo Alejandro Collia, ministro de Salud del gobernador Daniel Scioli, fue de los primeros en anunciar su creación de llegar al gobierno.

Pero, los tiempos políticos son ajenos a las decisiones académicas y profesionales, advierten desde el Ministerio de Salud, que ahora enfoca una segunda etapa en la formación de los recursos humanos.