EL CANDIDATO SANDERS TAMBIEN SE ENOJO POR EL LOBBY NORTEAMERICANO

Visto: 804

El senador Bernie Sanders, precandidato presidencial demócrata, también envió una carta al representante comercial de Estados Unidos, Michael Froman, en la que dijo sentirse “alarmado” por los informes que revelaban la presión sobre Colombia para “desanimar” la emisión de una licencia obligatoria de una versión genérica de Imatinib (Gleevec o Glivec).

En la carta enviada por Sanders y acompañada también por el senador Sherrod Brown (demócrata por Ohio), calificaron de “inconcebible” que senadores norteamericanos - igual que ellos pero del Comité de Finanzas-, hubiesen amenazado a Colombia con cancelar una ayuda de 450 millones de dólares prometida por Barack Obama.
Sanders y Brown resaltaron que la emisión de licencias obligatorias está "expresamente permitida" en virtud de las normas comerciales internacionales y "puede ser un medio eficaz para hacer de los medicamentos disponibles y asequibles".

Los senadores demócratas se sumaron así a los quince legisladores de la Cámara de Representantes que también le enviaron una carta a Froman quejándose de los funcionarios norteamericanos que hicieron lobby en defensa de la patente del Glivec en Colombia.(ver nota adjunta).

A principios de este mes, dos cartas escritas por Andrés Flórez, diplomático de la Embajada de Colombia en Washington, y filtradas al periodismo, revelaron que Everett Eissentat, abogado principal de comercio internacional del Comité de Finanzas del Senado había presionado con amenazas para que Colombia no avanzara  con la licencia obligatoria de Imatinib (Glivec).
El representante del comité de Finanzas habría amenazado a los diplomáticos colombianos que la medida podría dar lugar a que se cancelara la financiación de  450 millones de dólares prometida por Obama para el plan "Paz Colombia".
"Nos oponemos a cualquier esfuerzo para intimidar y desalentar el gobierno de Colombia de tomar medidas para proteger la salud pública de los colombianos de una manera que sea apropiada, eficaz y coherente con el comercio del país y las obligaciones de salud pública", escribieron Sanders y Brown.
Los senadores pidieron a los funcionarios de la oficina de comercio USTR que "inmediata y públicamente” aclararan  que las licencias obligatorias están autorizadas, en los acuerdos comerciales internacionales.
 
Sanders y Brown también pidieron a los funcionarios que emitieran una declaración que subrayara “su compromiso con la salud pública y el libre comercio”.
"Con estas precisiones, creemos que el gobierno de Colombia puede decidir sin la influencia indebida si una licencia obligatoria para Glivec es de interés para la salud pública de Colombia",  escribieron los senadores.
Las autoridades colombianas han intentado trabajar con Novartis para bajar el precio de Glivec. Un comprimido de 400 mg de la droga cuesta 129.000 pesos colombianos, aproximadamente  43 dólares.
El gobierno de Colombia quiere bajar el precio a 18,50 dólares, pero según los informes, Novartis ha rechazado esa demanda con el argumento de que está por debajo de sus costos.
El gobierno de Colombia dijo recientemente que el reloj no se detiene en un acuerdo. "No hemos cerrado la puerta a las negociaciones, la mantenemos abierta, pero no por mucho tiempo”, dijo el ministro de Salud de Colombia, Alejandro Gaviria, a Reuters la semana pasada.
La carta de los senadores Sanders y Brown: