BREXIT: LA EMA DEBERA MUDARSE DE LONDRES

Visto: 828

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) tiene su sede en Londres, pero ahora que los británicos votaron a favor del Brexit deberá buscarse un nuevo hogar. Y los fabricantes de genéricos están preocupados porque perderán sus licencias europeas.

La EMA deberá mudarse desde sus oficinas londinenses, inauguradas hace apenas dos años, hacia un nuevo destino comunitario. Es solo uno de los innumerables problemas que afectan a la industria farmacéutica tras la decisión de Gran Bretaña de renunciar a la unidad europea.

El actual director general de la EMA es el italiano Guido Rasi y su compatriota Luca Pani, director general de la agencia de medicamentos de Italia, AIFA, ya ofreció a Roma como futura sede de la agencia reguladora europea.

Si en la Bolsa de Londres estalló el pánico luego de aprobarse el Brexit, para la industria farmacéutica la reacción fue moderada, ya que la dimensión de la ruptura podrá ser amortiguada, según explicó la consultora de análisis de inversiones Evercore ISI, también con sede en la capital británica.

Mark Schoenebaum de la consultora Evercore señaló que la mayoría de las compañías farmacéuticas obtienen menos del 3% de sus ingresos de las ventas en el Reino Unido. Por eso era factible mantener la calma.

Sin embargo, Warwick Smith, director general de the British Generic Manufacturers Association y the British Biosimilars Association, alertó que se perderá el certificado único de comercialización para el continente europeo que ha reducido “la complejidad y el costo para los fabricantes de medicamentos” y propuso “seguir trabajando a través de la EMA”.
"Por consiguiente, la industria de los medicamentos genéricos y biosimilares Reino Unido insta al gobierno a hacer todo lo posible para mantener este sistema de autorización de comercialización europea en las próximas negociaciones con la Unión Europea", pidió Smith.

La consultora Dechert LLP explicó que “las empresas que operan o tienen intereses comerciales en el Reino Unido están tratando de resolver las muchas incertidumbres legales y reglamentarias que Brexit podría traer, incluyendo cambios en la propiedad intelectual, protección de datos, el empleo, el medio ambiente, la competencia y el derecho mercantil. Otras dificultades se vislumbran para la industria de servicios financieros y otros sectores de la industria altamente reguladas”.

Dechert LLP analizó que con el Brexit también se pierde “la voz que el Reino Unido ha proporcionado para la industria en la mesa de la UE”.
Sobre la propiedad intelectual, Dechert LLP estimó que los propietarios de marcas que han confiado en la aprobación de la UE pueden perder su protección hasta que puedan reconvertir a una marca en Reino Unido que “vendrá a un costo adicional”.

El Brexit afectará el futuro de la "patente unitaria", que iba a entrar en vigor con el Acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patentes de la UE, anticipó el informe de la consultora.
Sobre los derechos de propiedad intelectual, la consultora estimó que el régimen vigente en Reino Unido “es poco probable que cambie significativamente”.
“Sin embargo, ciertas protecciones a nivel europeo, tales como marcas europeas y derechos de diseño pueden no estar ya disponibles, y el estado futuro de la protección de ámbito europeo existente puede llegar a ser incierto”, vislumbró la consultora.