PAMI: OTRA VICTORIA DE QUINTANA Y OTRO AJUSTE QUE SE VIENE

La eyección de Carlos Regazzoni del PAMI ha sido interpretada como otra victoria de Mario Quintana que sigue concentrando poder en su puja histórica con los laboratorios farmacéuticos. Incluso el diario La Nación habló de la “voraz industria farmacéutica” como causa de su caída en desgracia. La única certeza es que se viene otro ajuste que golpeará en el bolsillo de los jubilados y en la facturación de la industria.

La coincidencia sustancial de los medios sobre el despido de Regazzoni fue que lo desplazaron porque no hizo el ajuste que ordenó el gobierno y en consecuencia le  pasó lo mismo que a Isela Costantini en Aerolíneas Argentinas.  

Detrás de la decisión estuvieron los viceministros Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, el ex CEO de Farmacity que dice haberse automarginado de los temas vinculados con la salud y la industria farmacéutica. Pero nadie le cree.

Y si fue  así, sería una victoria pírrica de Quintana, en la misma semana que un fiscal lo imputó por su participación en negocios aeronáuticos que parecen ser su nueva pasión. 

Carlos Pagni del diario La Nación incluso especuló que a Regazzoni lo despidieron por haber firmado “los contratos con la voraz industria farmacéutica”. Referencia al convenio recientemente renovado y que ahora entra en un terreno incierto.

La Política OnLine a su vez publicó que Regazzoni fue eyectado del cargo porque se plegó a la posición de los laboratorios, el Colegio de Farmacéuticos y la COFA contra el desembarco de Farmacity en la provincia, cuestión que llegó a la Corte Suprema de la Nación a mediados del año pasado y desde entonces no hay novedades.

Regazzoni había estado reunido con las cámaras farmacéuticas 48 horas antes de su despido y no sabía que se acercaba el final. Nada de lo que dijo o prometió en esa reunión ya planificada con antelación sobre el convenio indicaba que estaba sentado de prestado en la presidencia del PAMI.  “Y el que diga lo contrario miente”, afirmó uno de sus interlocutores de esa reunión.

Lo que se viene es un “ajuste violento” en el PAMI - pronosticaron voceros de la obra social de los jubilados- que no pasa exactamente por los medicamentos -ya ajustados- aunque  el convenio firmado recientemente por Regazzoni con la industria está en la mira de Quintana y Lopetegui.

“Ajuste en clínicas, en empleados, en ambulancias, en  gastos administrativos de las delegaciones regionales, en todo”, precisaron gerentes allegados al ex presidente, que se había negado a ajustar drásticamente como le pedían los poderosos viceministros.

El nuevo titular del PAMI, Sergio Cassinotti, llega con buenas referencias entre los dirigentes de los colegios farmacéuticos y de la industria, por su paso previo por la obra social de UPCN y por la Cámara Argentina de Droguerías y Distribuidoras, además de su conducción de la obra social IOMA que ejerció desde la asunción de la gobernadora María Eugenia Vidal.

La duda de muchos es si Cassinotti llega para aplicar el modelo de “precios de referencia” del que es partidario. O sea,  armar un listado de medicamentos con cobertura del PAMI y si al afiliado le recetan o prefiere otra marca comercial más cara, deberá pagar la diferencia.

“Este sistema tira para abajo los valores y podrá ajustar los gastos en medicamentos, aunque el jubilado se encontrará con opciones limitadas”, explicó un experimentado dirigente farmacéutico.

También deberá ajustar en otros gastos que han excedido la capacidad de pago de PAMI, durante la gestión de Regazzoni.

Por ejemplo, a los laboratorios de análisis clínicos de la Ciudad de Buenos Aires se les adeuda 8 millones de pesos. Son empresas pymes, hasta familiares. No tienen la espalda de los laboratorios farmacéuticos.

A un importador de lentes ópticos, a mediados de marzo el PAMI le adeudaba 4 millones de pesos, en otro ejemplo.

Cuando hubo reclamos de los laboratorios de análisis clínicos, un funcionario del PAMI les respondió que estaban sufriendo de “un estres financiero”. Le respondieron que el estrés “mediático” lo sufriría el PAMI si decidían cortar las prestaciones.

La diferencia que los directivos de las cámaras industriales y los colegios farmacéuticos marcan entre el nuevo presidente y Regazzoni es que “Cassinotti no tiene ambiciones políticas ni tampoco contactos o intereses vinculados a la industria”.

En tal sentido, hay quienes aseguran que Quintana le sopló al presidente Mauricio Macri que el último convenio PAMI  fue “direccionado por la industria” que “le hablaba al oído a Regazzoni”.

“Quintana quiso tener más injerencia en el tema del PAMI, pero Regazzoni no le hizo caso. Esa es una de las causas de su declive”, aseguraron esos voceros oficiosos.

Manuel Agotegaray, titular de federación de farmacéuticos FEFARA, sostuvo a Pharmabaires que “Regazzoni venía cumpliendo” con los términos del nuevo convenio y que “es muy pronto para hablar” si habrá algún cambio.

Idéntica posición deslizaron voceros industriales que confían en que el convenio seguirá en los términos acordados por Regazzoni, aunque nada es seguro hasta que se sienten a la mesa con el nuevo titular del PAMI.

“Nosotros conocemos a Sergio Cassinotti, de su paso por la obra social de UPCN y sabemos que es un buen funcionario. Esperemos que sigan los compromisos institucionales” asumidos por su antecesor, pidió Agotegaray.