RECLAMARON LA INTERVENCIÓN ACTIVA DEL ESTADO PARA REGULAR EL PRECIO DE LOS MEDICAMENTOS DE ALTO COSTO

Diputados de la oposicin de las comisiones de Salud y Comercio pidieron la intervención activa del Estado a través de la Secretaría de Comercio para regular el precio de los medicamentos de alto costo durante una audiencia parlamentaria a la que faltaron los legisladores de Cambiemos, las cámaras farmacéuticas y, precisamente, la Secretaría de Comercio.

No es de nuestra competencia el control de precios”,  fue la escueta carta que la Secretaría de Comercio envió al plenario de comisiones, cuyas presidentas Carolina Gaillard por Salud y Liliana Mazure por Comercio, no pudieron ocultar su fastidio por el contenido de la misiva.

Liliana Mazure (FpV) expresó que “sorprende la respuesta de la Secretaría de Comercio a nuestra invitación, porque hay resoluciones que hacen que el control de precios de los medicamentos esté dentro de su ámbito. Deseamos que de aquí salga alguna estrategia para el control de precios de los medicamentos que han sufrido la inflación, pero sus precios la han superado”.

Gallard (FPV) advirtió que “las tres cámaras de laboratorios muchas veces cartelizan el mercado y el Estado se convierte en rehén”.

La presidenta de la Comisión de Salud subrayó que “hay poca política del Estado, debería haber una política activa por parte de la Secretaría de Comercio”.

En este sentido, la diputada resaltó que “lamentamos que la Secretaría de Comercio haya respondido por nota que no corresponde a su competencia el control de precios. Nos ha sorprendido esta respuesta”.

Gaillard anticipó que la Comisión de Salud comenzará a analizar a partir de ahora comenzará a analizar tres proyectos que proponen regular (dos) y directamente prohibir (el tercero) la publicidad de medicamentos.

La diputada Berta Arenas (Compromiso Federal San Luis) , vice de la comisión de Salud, coincidió que “la decisión es política” y aseveró que “no podemos dar solución a todo pero podemos hacer propuestas para medicamentos de alto costo y lo peor sería no hacer ninguna”.

El ex ministro Ginés González García advirtió que “los precios no tienen barrera sino  el Estado no regula el mercado” y lamentó que el Ministerio de Salud hubiese eliminado el Observatorio de Precios creado durante su gestión.

Durante la audiencia pública el ex ministro González García dijo que tenía “mucho respeto” por la industria  farmacéutica argentina porque “no vendieron en los 90 como hizo el dueño de Terrabusi"

“Roemmers y Bagó no vendieron pese a que les ofrecieron mucho dinero", elogió el ex ministro de Salud entre enero de 2002 y diciembre de 2007.

Ginés González García, al mismo tiempo, comparó que la industria farmacéutica a nivel mundial aumentó sus precios por encima del promedio general del gasto en salud y de la economía en general.

“Considero que se necesita más y mejor regulación estatal, y el PAMI es determinante para contener los precios”, continuó Ginés y agregó: “es útil la política de establecer un precio de referencia atado al sistema de seguridad social, y a la vez, reconstituir los sistemas de provisión pública de medicamentos a todo el país con políticas como el Remediar que hoy lamentablemente está bastante desarticulado, ya que pasó de 45 millones de tratamientos repartidos a diciembre de 2015, a 26 millones de tratamientos en 2016. Este es un tema muy serio porque afecta a unos 15 millones de argentinos que, cualquiera sea el precio de los medicamentos, no pueden acceder a ellos”.

“El problema es lo que se viene”, agregó, en referencia a los medicamentos biológicos y remarcó que ya en Argentina tres de los diez medicamentos de mayor facturación “son biológicos”.

Sobre el PAMI analizó que “tiene una cobertura muy generosa (de medicamentos), no hay otra similar en el mundo, pero sin competencia de precios”.

En tal sentido, propuso precios de referencia y mencionó como ejemplo que “de Losartan hay entre 35 y 40 presentaciones pero si el PAMI paga el 100 por ciento siempre se optará por el más caro a partir de la creencia que por ser caro es el mejor”.

Alejandra Clemente, técnica del INDEC del área de las mediciones del IPC confirmó entre abril de 2016 y abril de 2017 los medicamentos aumentaron 32,4 por ciento mientras que el promedio general de precios al consumidor se incrementó 27,5 por ciento.

La funcionaria del INDEC mencionó que el anticonceptivo Yasmin de Bayer aumentó 93 por ciento en el período apuntado y la Lovastatina el 94 por ciento.

Alfredo Stern, ex secretario de Salud de la Ciudad de Buenos Aires durante la gestión de Anibal Ibarra y actual responsable médico de la obra social del sindicato de la Sanidad, detalló que debido a los medicamentos de alto costo siete pacientes consumen el 10 por ciento del gasto anual de su obra social y que un tratamiento con Factor VIII cuesta 1.200.000 pesos anuales.

En coincidencia con la advertencia de González García sobre lo que se viene, Stern afirmó que los medicamentos biológicos “constituyen un gasto imposible de absorber”.

Por ejemplo, citó el Orkambi para la fibrosis quística que implica un desembolso de un millón de pesos por bimestre.  Cuando este medicamento ingresó al mercado estadounidense a un precio de 259 mil dólares por paciente al año, desató una andanada de críticas sobre el abuso de precios.

Pero,  Stern también mencionó el “efecto murciélago”  en los genéricos,o sea que sus precios también trepan lo más alto posible y casi se pegan a los originales de marca.

Los representantes de las obras sociales provinciales agrupadas en COSSPRA coincidieron que el 30 por ciento de sus presupuestos se destinan a medicamentos y de esa cifra el 43 por ciento corresponde a oncológicos.

Fernando Cañete, uno de los directivos de COSSPRA pidió la anulación del decreto 150/92 de la gestión de Menem-Cavallo por el cual se habilita todavía la comercialización automática de un medicamento en Argentina si antes fue aprobado en uno de los diez países incluidos en la lista anexa.

La farmacéutica Gabriela Bes, del Observatorio de Precios de Medicamentos y  miembro de ADEF, denunció desmedidos aumentos de precios que superaron ampliamente la inflación, los aumentos salariales, las jubilaciones y pensiones o asignación, y dio ejemplos concretos de aumentos de noviembre de 2015 a mayo de 2017: Actron 67%, Tafirol 130%, Pervinox 86%, Aspirineta 224%, Bayaspirina 153%, Anapril 86% y T4 106%.

“Con la situación económica actual en la que los aumentos están muy por encima de las paritarias y los salarios, mucha más gente se vuelca al sistema público con la gravedad de que hay falta de insumos”, concluyó.

 La Fundación Grupo Efecto Positivo (FGEP) le apuntó a Dámaso Pardo, el presidente del INPI por los recientes acuerdos para la aprobación de patentes por la vía rápida con Estados Unidos y la UE y advirtió que “acá vamos a tener las mismas patentes que en Estados Unidos donde se patente a rolete”.

De paso invitó a sumarse a la campaña “CAEME abandoná el caso”, que propone repudiar los juicios por derechos de propiedad intelectual iniciados por la cámara de las multinacionales en Argentina”.