NUEVO PLAN ESTRATÉGICO DE LA OMS PARA EL ACCESO A LOS MEDICAMENTOS

El acceso a medicamentos asequibles y de calidad para todos, mediante un esquema de precios justos y de cambios en los modelos de investigación y desarrollo (I + D) y de propiedad intelectual, son los principales objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su nuevo plan estratégico para 2030, anunciado recientemente en Ginebra.

El nuevo Marco Estratégico del Programa de Medicamentos y Productos de Salud de la OMS 2016-2030 "Toward Access 2030" subraya la necesidad de garantizar “el acceso a medicamentos esenciales, de alta calidad, seguros, eficaces y asequibles para todos”. Las Naciones Unidas han acordado una serie de Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG) para el año 2030.

El documento señala que el precio que se debe pagar por los nuevos productos así como los existentes "debe ser justo para todos - asequible para los países que trabajan hacia UHC [cobertura de salud universal], y suficiente para asegurar una industria sostenible para producirlos".

“El establecimiento de este modelo de precios justos es urgente, ya que muchos productos recién disponibles, como los de cáncer o hepatitis C, son inasequibles incluso para los países de altos ingresos ", añade el documento.

La cobertura universal de salud es fundamental ante el aumento de las enfermedades no transmisibles, con un tratamiento a largo plazo, afirma el documento, y agrega que muchas necesidades de salud pública en los países en desarrollo "siguen siendo insuficientemente atendidas por los mercados y la I + D".

El marco estratégico establece una visión para "un mundo donde cada niño, hombre y mujer tenga acceso a los medicamentos esenciales de calidad, vacunas y otros productos de salud que necesitan para llevar una vida saludable y productiva".

El documento también advierte que el acceso universal a los medicamentos encuentra una barrera en el aumento de los precios de los nuevos productos farmacéuticos, el rápido cambio de los mercados para las tecnologías de salud y la falta de incentivos de mercado para los medicamentos más antiguos.

“Esos factores están desafiando a los sistemas de salud en el cumplimiento de su misión de proporcionar un acceso completo y asequible a la atención médica”, afirma el documento.

La falta de capacidad reguladora en muchos países y el aumento de los productos médicos deficientes y falsificados en todos los mercados sólo se suman a esos desafíos, asegura.

Según el documento, la OMS seguirá su visión y misión a través de dos "agendas estratégicas interrelacionadas y que se refuerzan mutuamente". La primera es apoyar la innovación basada en las necesidades y la segunda es fortalecer la capacidad y las prácticas de regulación.

El plan estratégico se refiere al Sustainable Development Goal 3 (Objetivo de Desarrollo Sostenible (SDG) 3) y, en particular, a “alcanzar la cobertura universal de salud, incluida la protección del riesgo financiero, el acceso a servicios esenciales de salud de calidad y el acceso a medicamentos esenciales y vacunas eficaces, de calidad y asequibles para todos ".

Según el marco estratégico, los medicamentos y los productos de salud "constituyen a menudo la mayor parte" del gasto sanitario de los países y de los hogares “y la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos pagan por sus medicamentos, lo que a menudo conduce a dificultades financieras".

Entre las iniciativas para lograr un mejor acceso a los medicamentos y fomentar la I + D, el documento cita la aplicación de la Estrategia Mundial y el Plan de Acción sobre Salud Pública, Innovación y Propiedad Intelectual (GSPOA)  que funciona en el ámbito de la OMS.

El documento se propone realizar un seguimiento del informe del Grupo de Trabajo Consultivo de Expertos en Investigación y Desarrollo y de las recomendaciones del Grupo de Alto Nivel sobre Acceso a Medicamentos del Secretario General de las Naciones Unidas, que integró, entre otros, el argentino Carlos Correa.

Esas iniciativas han puesto de relieve "la necesidad de cambiar la forma en que se financia la I + D", dice el documento. "Sin embargo, ya pesar de muchos esfuerzos, todavía no hay un acuerdo global sobre cómo asegurar nuevos productos”.

La Organización Mundial de la Salud estimó que la mayoría de los países tendrán la capacidad tecnológica y financiera para alcanzar la cobertura universal de salud en los próximos 13 años.

El estudio de la OMS estima que "un gasto adicional de  274 mil millones de dólares en salud es necesario por año hasta 2030 para avanzar hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible (SDG) 3, garantizando “vidas saludables y promover el bienestar para todos en todas las edades”.

La cifra de 274 mil millones al año se describe como un "escenario de progreso", mientras que un escenario "ambicioso" para alcanzar los objetivos del sistema de salud costaría 371 mil millones de dólares anuales, según el estudio de la OMS.

“Ese escenario ambicioso ahorraría unos 97 millones de vidas y aumentaría significativamente la esperanza de vida”, calculó la OMS.

Agnès Soucat,  Directora de  Sistemas de Salud, Gobernanza y Financiamiento de la OMS en Ginebra y hasta hace poco Jefa de Prestación de Servicios Globales en el Banco Mundial, afirmó que “el documento nos da esperanza de que la mayoría de los países puede financiar sus servicios de salud para todos en 2030.

“Sólo un puñado de países de muy bajos ingresos todavía necesitan ayuda para el desarrollo para la salud”, aseguró Soucat, una de las autoras del estudio.

Según el estudio, todos los países "necesitarán fortalecer las inversiones en los sistemas de salud para ampliar la provisión de servicios para alcanzar los objetivos de salud del SDG 3, “pero incluso los más pobres pueden alcanzar algún nivel de universalidad".

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un artículo publicado  en The Lancet titulado "Todos los caminos conducen a la cobertura universal de salud", dijo: "Sé por experiencia personal que es posible que todos los países alcancen cobertura universal de salud”.

"La cobertura universal de salud es en última instancia una elección política. Es responsabilidad de cada país y gobierno nacional perseguirlo", aseveró.

La OMS planea actualizar las estimaciones cada cinco años e incluirá otros objetivos y enfermedades relacionadas con la salud a medida que se disponga de más evidencia, completó Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Recientemente, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó  una resolución que incorpora el derecho a la salud entre  los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas 2030 y propone limitar los derechos de propiedad intelectual mediante el uso de las flexibilidades contempladas en la Declaración de Doha de la OMC.

Estados Unidos aprobó en general la resolución pero anticipó que confrontará con las conclusiones del Panel de Alto Nivel sobre Acceso a Medicamentos del Secretario General de la ONU que, precisamente, recomienda flexibilizar los sistemas de patentes farmacéuticas y rechazar las exigencias de los tratados de libre comercio para extender los derechos exclusivos.

En la resolución, el Consejo "insta a la comunidad internacional a que siga prestando asistencia a los países en desarrollo para promover la plena realización del derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, incluso mediante el acceso a medicamentos, en particular Medicamentos esenciales y vacunas”.

También pidió a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que elabore un informe en el  marco del derecho a la salud,  “para la aplicación efectiva y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud”.

También reiteró la necesidad de apoyar la investigación y el desarrollo de vacunas y medicamentos para las enfermedades transmisibles y no transmisibles que afectan principalmente a los países en desarrollo, y proporcionar acceso a medicamentos y vacunas esenciales asequibles, de conformidad con la Declaración de Doha sobre el Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública,

Estados Unidos aceptó la resolución general, pero expresó su disidencia en incluir las flexibilidades a los derechos de propiedad intelectual en  "el marco del derecho a la salud".

También se opuso a lo que consideraba una amenaza para los derechos de propiedad intelectual.