ONCÓLOGOS ADVIERTEN SOBRE LOS PRECIOS ASTRONÓMICOS DE LOS NUEVOS MEDICAMENTOS

Oncólogos europeos advirtieron que los nuevos medicamentos se tornan inaccesibles para los sistemas de salud. Una advertencia similar habían lanzado sus colegas estadounidenses en agosto pasado. IMS calculó que las terapias oncológicas superaron la barrera de los 100 mil millones de dólares anuales y crece a un ritmo de casi 10 por ciento anual.

“Los costes del tratamiento del cáncer se están disparando”, advirtió el presidente de la Sociedad Europea de Oncología (ESMO), el catalán Josep Tabernero, durante un reciente congreso internacional sobre el cáncer que reunió en Madrid a más de 23 mil expertos de 130 países.

Tabernero afirmó que “es normal que haya un beneficio aceptable, pero no lo es el negocio que existe ahora”.

El doctor Miguel Ángel Martín, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, también vaticinó que “el excesivo coste de los medicamentos hace insostenible el sistema de salud. Esto provoca un grave problema económico, ya que estos cuestan cada vez más y hay más pacientes”.

Coincidentemente, la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO en sus siglas en inglés) durante su congreso anual de agosto pasado, advirtió que “los costos de los medicamentos están creciendo rápidamente, y caras nuevas terapias están atacando el mercado, algunas más eficaces y más avanzadas que otras”.

"Estas opciones de tratamiento a menudo difieren por sólo pequeños grados de efectividad clínica y toxicidad. Sin embargo, a menudo hay una gran disparidad en costo para los pacientes y los contribuyentes ", explicó ASCO.

Como alternativa ante esta aceleración de los costos, durante su congreso anual ASCO lanzó una herramienta de software que los médicos pueden utilizar para ayudar a los pacientes a tomar decisiones sobre el tratamiento en base a ecuaciones de efectividad y valor.

ASCO recibido más de 400 comentarios sobre su propuesta, con "una mayoría de los encuestados que dijo apoyar  tratamientos que evalúen un marco para la efectividad y la seguridad, en el contexto de sus costos”, dijo la asociación.

"El costo de los medicamentos es sólo un componente de los costos generales de atención del cáncer. Pero la evidencia muestra que los costos de los medicamentos son el componente que crece más rápidamente en la atención del cáncer y figura entre las mayores preocupaciones de los pacientes, en gran parte porque pagan una parte significativa de estos costos a través de co-pagos ", dijo el presidente de la ASCO, Julie Vose.

El software también añade puntos para los tratamientos que ayudan a controlar el cáncer a largo plazo para una "parte significativa" de los pacientes. Se considera la gama completa de efectos secundarios relacionados con cada tratamiento, en lugar de centrarse en los más graves, como lo hizo la primera propuesta de efectividad/costo que había presentado ASCO en un congreso precedente.

"Este cambio refleja la opinión de los pacientes que hicieron hincapié en que los efectos secundarios, incluso leves pueden tener un impacto importante en la calidad de vida," dijo Vose.

Las mejoras en la calidad de vida ofrecen puntos de bonificación para la calificación total del fármaco.

El método de ASCO ofrece dos métodos de abordaje. El primero para el tratamiento de la enfermedad avanzada y el segundo para los cánceres que son potencialmente curables.

“Esa es una forma de modelo de evaluación de ASCO que se aleja de la discusión de precios que pone a las compañías farmacéuticas y los costos de los medicamentos bajo un foco desde el verano pasado”, señalaron los voceros de la asociación.

Un estudio de investigadores de centros científicos de primera línea de Estados Unidos publicado el año pasado, demostró “la escandalosa subida de los precios de los fármacos contra el cáncer, a pesar de que su eficacia sea muy limitada, con muy cortos periodos de tiempo de esperanza de vida añadida”.

El estudio ‘Pricing in the Market for Anticancer Drugs’, realizado por David H. Howard, Peter B. Bach, Ernst R. Berndt, and Rena M. Conti, expertos de salud pública y coste sanitario, analizó la evolución de precios y su eficacia en 58 medicamentos contra el cáncer autorizados por la FDA en Estados Unidos entre 1995 y 2013.

El resultado mostró que los medicamentos más recientes no han aumentado significativamente la esperanza de vida respecto a los más antiguos, que debían sustituir.

“Sin embargo en el nivel de precios los avances eran brutales, de más del 10% anual, de tal suerte que un año de vida de prolongación costaba 54.000 dólares a mediados de los años noventa, y diez años después conseguir ese año de supervivencia al cáncer costaba casi 140.000 dólares y el último ejercicio estudiado, 2013, la factura ascendía a  207.000 dólares (siempre en dólares constantes)”, señaló el estudio.

La consultora internacional IMS informó recientemente que los tratamientos oncológicos facturaron 107 mil millones de dólares en 2015 a nivel global.

El costo de los medicamentos oncológicos terapéuticos aumentó a una tasa anual promedio del 9,8% en los últimos cinco años, mientras que el costo de los tratamientos de atención de apoyo aumentó sólo 0,7%, informó la consultora.

El proceso de investigación y desarrollo de un nuevo fármaco lleva más de una década y cuesta 2.200 millones de euros, según aseguró el centro de estudios especializado en este campo de la Universidad Tufts (Estados Unidos), cifra que refleja la posición de la industria.

Sin embargo, los investigadores, Vinay Prasad, de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón, y Sham Mailankody del Centro de Cáncer Sloan Kettering de Nueva York, han analizado los informes financieros de las compañías para estimar que las farmacéuticas recuperaron hasta diez veces su inversión en I+D.

El estudio abarcó a diez empresas farmacéuticas que sacaron un fármaco oncológico al mercado de Estados Unidos cada una entre 2006 y 2016 con un gasto en I+D que osciló entre los 159 millones y los 1.950 millones de dólares.  

Las  conclusiones del estudio publicado  en Jama Internal Medicine, señaló “que en 9 de las 10 drogas analizadas se produjeron más beneficios que gastos en I+D y cuatro de ellas generaron 10 veces más dinero del que se gastó en desarrollarlas”.

“Esta es una de las primeras estimaciones transparentes sobre el gasto en I+D en medicamentos oncológicos, y que tiene implicaciones en el actual debate sobre el precio de los fármacos”, afirmaron los autores del estudio.

El estudio es limitado porque abarcó apenas el 15 por ciento de todos los fármacos contra el cáncer aprobados por la FDA entre 2006 y 2016. En consecuencia solo constituye un “muestreo”, reconoció Prasad.

Sin embargo, los diez laboratorios analizados alcanzaron para detectar que “no hay transparencia sobre la inversión en investigación y desarrollo de las empresas y no se puede calcular el coste exacto de desarrollar nuevas medicinas”

Jerry Avorn, profesor de Medicina de la Universidad de Harvard, analizó que el estudio “es un paso en la dirección adecuada para explicar si es justo que los nuevos fármacos contra el cáncer alcancen precios tan increíblemente altos que muchos pacientes no pueden pagar”,

Avorn advirtió que “la situación es especialmente grave en Estados Unidos, ya que los precios los fijan las empresas y no se negocian con los gobiernos”.