HOLANDA AMENAZA CON LICENCIAS PARA COMBATIR LOS ABUSOS DE PRECIOS

Mientras la UE presiona al Mercosur para que extienda las patentes farmacéuticas, el gobierno holandés anunció que recurrirá a las licencias obligatorias para combatir el abuso de precios, a pocos días de obtener la sede la Agencia Europea de Medicamentos.

En la misma dirección, una treintena de organizaciones de la sociedad civil europea pidieron en una carta pública a las autoridades de Bruselas que revise su legislación monopólica sobre propiedad intelectual y reclamaron de presionar a terceros países en las negociaciones por tratados de libre comercio.

El nuevo ministro de Salud de los Países Bajos, Bruno Bruins, del Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), anunció recientemente ante el Parlamento de su país que está dispuesto a "cambiar las reglas del juego" para hacer frente a lo que calificó de "absurdo" el precio de los medicamentos.

Específicamente anticipó ante el parlamento holandés que planea "explorar exhaustivamente" el uso de la licencia obligatoria de patentes de medicamentos que “son demasiado caros”.

El ministro aseguró que también explorará si puede autorizar a los farmacéuticos a preparar medicamentos a menor costo para pacientes individuales.

La ley de patentes holandesa estipula la concesión de licencias obligatorias, incluso por razones de interés público, pero las reglamentaciones sobre medicamentos de la UE pueden obstaculizar los planes del ministro,  porque las reglas de exclusividad de datos impiden el registro del medicamento genérico.

El ministro dijo seguir las recomendaciones del Consejo Holandés para la Salud Pública y la Sociedad, un organismo consultivo oficial del gobierno, que publicó un informe el 8 de noviembre sobre el precio abusivo de los medicamentos en los Países Bajos.

El informe del Consejo titulado “Desarrollo de nuevos medicamentos: Mejor, más rápido y más barato” - describe una serie de medidas que el gobierno holandés puede tomar para abordar de inmediato el alto precio de los medicamentos, incluido el uso de licencias obligatorias para fortalecer la posición del gobierno en las negociaciones de precios.

El nuevo gobierno holandés- conformado por el VVD en alianza con los socialistas- y la oposición comparten la necesidad de tomar medidas firmes para garantizar el acceso a medicamentos nuevos y costosos.

Tres partidos de la oposición presentaron el 21 de noviembre su informe sobre la industria farmacéutica en el que recomiendan una serie de medidas destinadas a reducir el precio de los medicamentos:

Entre las recomendaciones figuran la prohibición sobre la extensión interminable (perenne) de las patentes y la creación de un Fondo Nacional de Investigación de Medicamentos, para la investigación médica independiente.

Las prioridades de investigación “estarán determinadas por el gobierno y no por las compañías farmacéuticas” a través del Fondo Nacional de Investigación de Medicamentos.

También propusieron “evitar conflictos de intereses entre el médico y la industria farmacéutica al restringir el marketing agresivo y aplicar activamente la prohibición de la publicidad”.

Y en especialmente reclamaron “el uso de licencias obligatorias ya que las compañías farmacéuticas se niegan a bajar los precios absurdamente altos”.

Algunas versiones disparadas por la propia industria alegaron que Amsterdam podría fracasar en su intento de convertirse en el hogar futuro de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) que deber abandonar Londres,  si avanzaba con el proyecto de las licencias obligatorias.

Sin embargo la capital holandesa acaba de ser elegida como sede futura de la EMA.

El camino que se propone adoptar Holanda es asimétrico a las presiones que ejerce la UE en sus negociaciones por un tratado de libre comercio con el Mercosur como denunciaron 28 eurodiputados en una carta publicada la semana anterior por Pharmabaires y  a la que se le suma una misiva de 33 organizaciones de la sociedad civil que piden terminar con el monopolio de mercado a favor de los Big Pharma.

En la carta dirigida a la Directora General de Industria, Pymes y desarrollo, Lowri Evans y a Xavier Prats-Monné, Director General de Sanidad, las organizaciones alertaron que los certificados de protección suplementaria (SPCs, en sus siglas en inglés) para los medicamentos en la Unión Europea tiene un impacto negativo “en el acceso a medicamentos asequibles para los pacientes”.

“Los precios cobrados por las empresas por los nuevos medicamentos han aumentado considerablemente en la última década, hasta el punto que se han vuelto inaccesibles para muchos pacientes europeos y amenazan la sostenibilidad de los sistemas nacionales de salud”, afirmaron.

“Los monopolios reforzados a través de la propiedad intelectual y otras exclusividades del mercado, como las SPCs, han desproporcionado los intereses comerciales y las necesidades de la salud pública”, subrayaron en su carta.

“La exclusividad prolongada a través de las SPC ha permitido a las empresas evitar la competencia de los medicamentos genéricos y cobrar precios no asequibles, como se demostró, en detalle y con ejemplos concretos”, reforzaron las entidades.

En consecuencia pidieron a la Comisión Europea que elimine los certificados de protección suplementaria, ya que “crean incentivos para que las empresas se centren en la prolongación de los monopolios”.

También pidieron a Bruselas que deje de “fomentar la inclusión de  SPCs - o mecanismos similares, como extensiones de términos de patentes - en acuerdos de libre comercio con otros países”.

La carta está suscripta por Médicos sin Fronteras, Oxfam,  European AIDS, Treatment Group (EATG), Health Action International (HAI), PRAKSIS, Global Justice Now, Médecins du Monde, Commons Network, .EKPIZO,  UAEM Europe,  Salud por Derecho,  All-Ukrainian Network of PLWHA,  Access to Medicines Ireland (AMI),  BUKO Pharma-Kampagne y AIDS Action Europe, entre otras.