Humanoides “casi” humanos para simulación médica de Roemmers

 

"Aldo" y "Simón", dos humanoides que hablan, tienen pulso, pueden transpirar, pestañear o llorar, reconocer un medicamento o sufrir una neumonía como cualquier humano, son los principales “habitantes” del  flamante Centro de Simulación Médica Simmer inaugurado por Laboratorios Roemmers en su planta de Olivos.

El nombre de "Simón" es el simulador Simman3g y el de  "Aldo" es ALS Simulator, ambos de origen noruego y que integran el Centro de Simulación Médica inaugurado por el laboratorio Roemmers y que replica el centro de simulación "stratus" de la Escuela de Medicina de Harvard.

“Estos simuladores son una copia de los simuladores aeroespaciales y mejoran la calidad del médico, al disminuir el riesgo de su etapa de aprendizaje”, explicó Angel Scapin, director general de Simmer.

El Centro de Simulación Médica ya ha comenzado a funcionar pero la versión definitiva que construye Roemmers ocupará 1.800 metros cuadrados con siete salas de simulación, agregó Scapin.

El simulador diseñado para la capacitación de los médicos argentinos, también incluye a “Nicolás”, cuyo nombre técnico es Gaumard Nweborn y replica a un bebé de 40 días, desarrollado por una empresa estadounidense.

El centro de simulación de enfermedades "reemplaza al paciente real y reproduce los síntomas de las enfermedades”, además de cirugias, ecografías, laparacospias, explicaron las autoridades del laboratorio argentino.

"Aldo" y "Simón", además de otros simuladores como Cath Lab VR, permiten reemplazar válvulas cardíacas,  realizar endoscopias, laparoscopias y "recrear cualquier escenario médico, desde el más simple como sacar sangre a la colocación de un tubo endotraqueal para conectarlo a un respirador artificial", explicó Claudio Perretta, director ejecutivo de Simmer.

El ALS (Aldo) puede recrear escenarios clínicos y tiene sonidos cardíacos, respiratorios e intestinales, mientras que el simulador Videmix (Fax) está destinado a las ecocardiologías y las ecografía abdominal y el En Do VR (ambos procedentes de Canadá) es un simulador de endoscopias respiratorias y digestivas.

Estos humanoides tienen ojos reactivos a la luz, cambian la coloración de sus labios por falta de oxigeno, se les puede tomar la tensión o someterlos a una endoscopias respiratoria y digestivas.

“Muchos países exigen horas en simulación, antes de pasar al paciente real”, agregó Perretta,  destacando que el Centro de Simulación Médica estará “abierto” a médicos provenientes de universidades públicas o privadas, que requieren perfeccionamiento.

Otra de las "utilidades" es que con ellos se pueden ensayar habilidades básicas o el efecto de los medicamentos porque "responden a estas como lo haría un ser humano", agregó Angel Scapin.  

Scapin también destacó el crecimiento del portal IntraMed que ha cumplido 15 años y ha sido consultado por 520 mil médicos, desde Estados Unidos a Argentina, pasando por México y otros países latinoamericanos. 

Roemmers también entrega desde 1988 tres mil libros por año a médicos residentes elegidos por ellos mismos, “como colaboración al médicos joven”.