GENERICOS Y PRODUCCION PUBLICA EN LA AGENDA DEL MINISTRO GOLLAN

Visto: 2098

La prescripción por genéricos y la producción pública de medicamentos figuran entre las prioridades del nuevo ministro de Salud, Daniel Gollan, quien suele repetir un concepto: “hay que alinear los planetas”, en referencia al gasto en medicamentos en Argentina que considera excesivo. Su proyecto compartido por “Unidos y Organizados en la Salud” y “Carta Abierta” apunta a instalar políticas de Estado que se proyecten más allá de diciembre venidero.

A diferencia de la gestión de su predecesor Juan Manzur, quien aplicó una política de aguas mansas y sin provocar conflictos, el nuevo ministro tendrá una gestión proactiva para los próximos diez meses que inevitablemente en algún momento confrontará con la industria,  las prepagas o el PAMI, porque se propone romper esquemas vigentes desde hace tiempo y que en su momento Ginés González García sacudió a medias.
Podría decirse que comienza una “etapa superior” del modelo de Gines y con raigambre en la experiencia de Floreal Ferrara, aquel ministro de Salud del gobernador Antonio Cafiero en la década del 80, que a causa de sus conflictos con los sanatorios privados, terminó dejándole su lugar a González García.
Ferrara terminó sus días como director médico de la obra social de los visitadores médicos, desde donde intentó combatir el modelo del sindicalismo tradicional. Es difícil predecir si Gollan comparte tal audacia en un año electoral.
Pero en otras iniciativas ya está abonado el terreno desde que asumió como viceministro. Por ejemplo, la prescripción por genéricos y la fabricación pública. La recientemente creada Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP), proyecto de la diputada Carolina Gaillard, contó con el apoyo de Gollan desde el inicio y en varias ocasiones insistió en que constituía una herramienta vital para su proyecto.
Esa agencia que muchos pronostican que funcionará de “Precios Cuidados” en los medicamentos tiene destino de un protagonismo activo en el mercado, ahora con Gollan como ministro que además articulará mucho más con el secretario de Comercio Augusto Costa que durante la gestión de Manzur.
Precisamente, “Unidos y Organizados en la salud” organizó un plenario nacional el 29 de noviembre en la exEsma que fue un éxito de asistencia y en donde se discutió un modelo de salud basado en la producción pública, los genéricos y la eliminación de gastos de marketing y publicidad.
En esa jornada hubo también un mensaje conciliador para la industria. Básicamente que ese espacio político no buscaba la confrontación con la industria nacional sino una articulación. De la multinacional ni hablar.
“Cuando yo estaba en la ANMAT les decía a los laboratorios nacionales que ellos debían dedicarse a investigar y producir nuevas moléculas en vez de copiar a los extranjeros”, comentó Gollan cuando era viceministro, a mediados del año pasado, en una charla con el periodismo.
En esa misma charla utilizó varias veces la expresión “hay que alinear los planetas” en referencia a un sistema integrado de compras y precios desde el Estado evitando la dispersión entre organismos oficiales, especialmente el PAMI que a su entender pagaba un precio superior por el mismo medicamento.
“En la Argentina un tercio del gasto en salud se deriva a la medicación. Un porcentaje muy alto si lo comparamos con casi todos los países del mundo. En Europa es entre un 7 y 10%. Esto tiene tres causas fundamentales: la primera es la gran incidencia que están teniendo los medicamentos de alto costo, que están representando en algunos países latinoamericanos hasta casi el 50% del gasto en medicamentos. Estamos hablando de una cifra que podría rondar los 20 o 25.000 millones de pesos anuales y que probablemente una buena parte no los estemos utilizando correctamente”, afirmaba Gollan en enero pasado, para la revista de la COFA.
“Una ley de genéricos es algo más complicado porque hay una posición muy fuerte de los laboratorios de seguir manteniendo las marcas. Considero que el tema va a seguir debatiéndose por mucho tiempo”, agregaba en la oportunidad.
Uno de los mecanismos para bajar el costo de los medicamentos es para Gollan reducir o directamente eliminar los gastos de marketing y publicidad que calculó en aquella oportunidad en alrededor del 20 por ciento del costo final.
Y mientras Manzur aplicaba el “piloto automático” en Buenos Aires y ansiaba volverse a Tucumán para dedicarse a la campaña electoral para gobernador, Gollan se dedicó a viajar por el interior del país para tejer alianzas y respaldos a su modelo.
Y no solo recorrió el interior fortaleciendo a “Unidos y Organizados en la Salud”. Su último destino fue acompañar a la presidenta Cristina Fernández a China para firmar convenios marcos de cooperación entre ambos países en materia de salud.
Al margen de la letra del convenio, Gollan avanzó en China en la posibilidad de que los laboratorios públicos de Argentina puedan acceder al intercambio de tecnología y  materias primas de ese país destinadas a la producción local. Una especie de asociación industrial de laboratorio público a laboratorio público.
“Cumpas¡¡, Un compañero de Carta Abierta al Ministerio de Salud” fue la bienvenida que recibió del núcleo de intelectuales kirchneristas que lideran Ricardo Foster y Horacio González. De paso recordaron que Gollan es un discípulo de los sanitaritas Floreal Ferrara y Mario Testa, decano de Medicina durante la primavera camporista de 1973 y que después de 1976 terminó exiliado en Brasil, mientras que el propio Gollan partía hacia Alemania después de varios meses de detención y torturas.
  Gollan con su estilo austero y poco afecto a las corbatas, tendrá con la industria una vinculación diferente a la de Manzur, que solía almorzar con un grupo de empresarios amigos quienes creyeron que la continuidad del ministro o por lo menos sus políticas “blandas” estaban aseguradas hasta diciembre.
Pero se equivocaron y ahora deberán elaborar otra estrategia. Una tarea urgente en virtud de la articulación que se propone Gollan con el secretario de Comercio, Augusto Costa, el titular de la ANMAT, Rogelio Lopez, y la flamante directora del Iname, Raquel Mendes.
Es probable que ahora avance a más velocidad la aprobación de biosimilares para reducir el desfasaje de la balanza comercial. Para eso China puede ser un punto de referencia.
Pero tampoco será una concesión gratuita: Gollan tiene como referencia el sistema de “riesgo compartido” que aplica la seguridad pública en Reino Unido, que paga el medicamento una vez que haya demostrado su efectividad.
En aquella charla con el periodismo Gollan también cuestionó la resolución 150 de la época de Menem-Cavallo-Araoz. “No es justo que a los extranjeros le den la comercialización inmediata y a los nacionales los tengan juntando orina durante seis mes”, comparó.
Otro dato para tener en cuenta en esta nueva etapa:  Gollan, en nombre de la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SECyT), hizo la presentación de la Red de Laboratorios de Producción Pública de Medicamentos (PPM) en septiembre de 2007, proyecto alentado entre otros por Jorge Rachid, actual director de los laboratorios de las Fuerzas Armadas y un hombre de predicamento entre los legisladores oficialistas de la comisión de Salud de la Nación.
Es previsible que ahora vuelva a tomar fuerza el proyecto de genéricos que quedó estancado el año pasado en la Cámara de Diputados y que se active el proyecto de los diputados de La Campora para prohibir la publicidad de medicamentos.
“Creo que debemos avanzar en el mundo hacia un sistema donde los Estados financien completamente los nuevos desarrollos farmacéuticos, sacar el tema de la rentabilidad y poner un criterio de Salud Pública. Pero es difícil, probablemente sea una utopía”, es otra de las definiciones de Gollan.
Menos utópico es vislumbrar el escenario de los próximos meses. Un ministro que viene con intenciones de dejar instalado un modelo que marque una duradera política de Estado y que  propone alinear los planetas. Ríspido es el escenario donde giran esos planetas.


Convenio Cooperación con China en Salud y Ciencias Médicas
Descargar:
http://prensa.argentina.ar/download.php?id=112179